Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Alineación del examen SABER 11

Magisterio
07/06/2016 - 17:00
0
Tomado de Revista Internacional Magisterio 78

En términos generales, los cambios propuestos en SABER 11° consisten en:

 
Alinear el examen
Por “  alinear”   el examen se entiende, en pocas palabras, modificar su estructura de manera que los resultados que arroje sean directamente comparables con los de los otros exámenes del SNEE: SABER 3°, SABER 5°, SABER 9° y SABER PRO. Esta  alineación  puede  conseguirse  mediante  una  reestructuración  en  torno  a  la evaluación  de  competencias genéricas.  Se propone,  en  primer  lugar,  introducir una  prueba  de  Competencias Ciudadanas.  En  segundo  lugar,  distinguir  en  la prueba de Matemáticas entre lo que es genérico y lo que no lo es. Y, finalmente, fusionar diferentes pruebas en torno a las competencias genéricas que evalúan en común: Lenguaje  y  Filosofía  se  fusionarían  en  una  prueba de  Lectura  Crítica;  Física, Química y Biología se fusionarían en una prueba de Ciencias Naturales (que incluiría  un  el  componente  de  Ciencia,  Tecnología  y Sociedad  establecido  en  los Estándares); y las competencias ciudadanas se evaluarían a través de una prueba de Sociales y Ciudadanas.
 
+Lea: 10 consejos para preparar a los estudiantes para la Prueba Saber 11

Introducir mejoras

El nuevo examen  mejoraría, con respecto al vigente, gracias a la implementación de  tres  modificaciones:  se aumentaría  el  número  de  preguntas  por  prueba,  se incorporarían preguntas abiertas, y se eliminaría el componente flexible. Además, se  divulgarían  las  especificaciones  de  las  competencias  evaluadas  en  cada prueba del nuevo examen SABER 11° con el objeto de informar detalladamente a la comunidad educativa sobre aquello que se evaluaría.
  
+Conozca la Colección Saber Mejor

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_4_0.png

Modificaciones propuestas para SABER 11°

En  primer  lugar  se  propone —de  acuerdo  con  lo  expuesto  anteriormente—estructurar el  examen SABER 11° sobre el eje de la evaluación de competencias genéricas.  Esto  se  puede lograr  a  través  de  la  fusión  de algunas  de las  pruebas actuales  alrededor  de  las  competencias  que  evalúan  en  común,  y  mediante  la distinción en el interior de algunas pruebas de aquello que es genérico frente a lo que no lo es. Concretamente, se propone:
 
•  Fusionar  las  pruebas  de  Lenguaje  y  de  Filosofía  en  una  prueba  de Lectura  Crítica. Por un lado, desde la reestructuración del examen realizada en el año 2000 la prueba de Filosofía está orientada hacia la evaluación de competencias de lectura crítica. No exige  conocimientos  propios  de  la  historia  de  la  filosofía,  y  los conceptos filosóficos  involucrados  se  explican brevemente  en  la  formulación  de  las  diferentes preguntas. Por otro lado, la prueba de Lenguaje evalúa competencias que, al final de la educación media, deben haber alcanzado el nivel propio de la lectura crítica. La  diferencia  entre las  pruebas  de  Lenguaje  y  de  Filosofía  concierne  entonces únicamente  el  tipo  de  textos  que  se  utilizan:  textos  filosóficos  en  la prueba  de filosofía.
 
•  Fusionar  las  pruebas  de  Física,  de  Química  y  de  Biología  en  una  prueba  de Ciencias.  Las  tres  pruebas actuales  difieren  en  algunos  de  los  conocimientos  y temas  que involucran,  pues  corresponden  a  diferentes áreas disciplinares.  Sin embargo, evalúan un mismo tipo de competencias.
 
• Incluir  el  área  de  Ciencia,  Tecnología  y  Sociedad  en  la  nueva  prueba  de Ciencias, y responder así a lo que se encuentra establecido en los Estándares.
 
• Reemplazar la prueba de Ciencias Sociales por una que incluya la evaluación de Competencias   Ciudadanas: Sociales   y   Ciudadanas. Por   un   lado,   se   han desarrollado pruebas de Competencias Ciudadanas para SABER PRO, SABER 5° y  SABER  9°  y,  por  otro  lado,  se  tiene  una  prueba  de  Ciencias Sociales  en  el examen SABER 11° actual.
  
Ahora  bien,  esas  pruebas  evalúan  unas  mismas  competencias  e  involucran algunos  conocimientos  y  temas comunes.  En  esa  medida,  puede  realizarse  una evaluación  conjunta  de Sociales  y  Ciudadanas.  Sin embargo,  también  es  cierto que  el  ejercicio  de  las  competencias  en  el  contexto  de  las  ciencias  sociales involucra algunos conocimientos no-genéricos propios de esas ciencias. Por esta razón,  la  prueba  arrojaría  dos resultados  uno  de  Competencias  Ciudadanas, derivado  de  la  evaluación  de  contenidos  genéricos exclusivamente,  y uno  de Sociales,  derivado  de  la  totalidad  de  la  evaluación  (contenidos genéricos  y  no-genéricos).
 
Es  importante  señalar  que  la  incorporación  de  la  evaluación  de  competencias ciudadanas responde además a una necesidad apremiante: desde hace varios años constituyen una línea central de la formación en todas sus etapas. El ICFES ha invertido entonces esfuerzos importantes en esta dirección, y desde 2012 cuenta con pruebas de  competencias  ciudadanas consolidadas  que  han demostrado cumplir  cabalmente  con  su  objetivo evaluativo.  Este  no  es  un logro  menor,  si  se tiene en cuenta que dada la naturaleza de este tipo de competencias es muy difícil evaluarlas, y más aún mediante pruebas de selección múltiple.
  
Distinguir  en  la  prueba  de  Matemáticas  entre  aquello  que  es  genérico  (el razonamiento  cuantitativo)  y aquello  que  no  lo  es,  y  producir dos resultados:  uno de Razonamiento Cuantitativo derivado de la evaluación de contenidos genéricos exclusivamente, y uno de Matemáticas, derivado de la totalidad de la evaluación (contenidos genéricos y no-genéricos).
 
En segundo lugar, se propone introducir en el examen SABER 11° tres mejoras y acompañarlas  con  la divulgación  de  las  especificaciones  de  cada  una  de  las pruebas  que  lo constituirían.  De  esta  manera aumentaría  la  confiabilidad  del examen. Estos puntos se describen a continuación.
 
La  primera  mejora  consistiría  en  incluir  más  preguntas  por  prueba  pues,  como vimos  anteriormente,  a mayor  número  de  preguntas  mayor  la  confiabilidad.  En efecto,   el   examen   actual   no   alcanza   niveles   plenamente   satisfactorios   de confiabilidad  debido  al  bajo  número  de  preguntas  (24)  que  incluye  cada prueba. Esta situación ha sido identificada por los análisis estadísticos desarrollados por el ICFES, y fue reportada en un informe realizado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).
 
Ahora  bien,  podría  pensarse  que  aumentar  el  número  de preguntas  por  prueba traería un aumento en la extensión del examen y, con ello, un aumento en la carga de  esfuerzo  de  los evaluados.  Sin  embargo, recordemos  que  también  se propone fusionar algunas de las pruebas actuales. En esa medida, resulta posible aumentar el número de preguntas por prueba sin aumentar la longitud del examen.
 
La  segunda  mejora  sería  la  inclusión  de  preguntas  abiertas.  El  ICFES  ha desarrollado  en  los  últimos  años la  capacidad  de  aplicar  preguntas  abiertas  de respuesta  corta —aquellas que  se  responden  en  dos  líneas a  lo  sumo—  en  un examen  censal  como  lo  es  SABER  11°.  Gracias  a  la  presencia  de  preguntas abiertas, como vimos, se reducirían las distorsiones derivadas de la posibilidad de responder  correctamente  una  pregunta por  azar,  y  se  reduciría el  efecto  de  la preparación artificial. Nótese que reducir el efecto de este tipo de preparación es algo muy positivo. La preparación artificial, por un lado, pervierte el objetivo de la educación: desarrollar  competencias  académicas;  y  por  otro,  afecta  la  veracidad de los diagnósticos que se establecen a partir de los resultados de los exámenes.
 
La  tercera  mejora  consistiría  en  eliminar  del  examen  el  componente  flexible.  En primer  lugar, incluir módulos  opcionales  no  es  consistente  con la idea  de  que  un examen sea estandarizado.
 
Como  vimos,  las  ventajas  de  la  estandarización  se  derivan  precisamente  del hecho de que todos los evaluados presentan el mismo examen. En segundo lugar, los resultados que arroja el componente flexible no contribuyen para el objetivo del examen de seleccionar estudiantes para la educación superior. Por un lado, como se señaló anteriormente, es el desarrollo de competencias genéricas en el colegio lo que resulta fundamental para el  éxito en la educación superior, y la evaluación debe  entonces  centrarse  en  diagnosticar  esas  competencias. En efecto,  los  análisis  comparativos  realizados  por  el  ICFES  de  los  resultados  individuales  de algunos estudiantes que presentaron los exámenes SABER 11° y de su desempeño  en  la educación  superior,  apoyan firmemente  la  siguiente  tesis:  al  evaluar  la educación  media,  los  resultados  que  conciernen  a competencias genéricas  son mejores   predictores   del   desempeño   en   la   educación   superior   que  los   que conciernen a lo  no-genérico.  Por  otro  lado,  encuestas  realizadas  con las  oficinas de admisión muestran que menos del 15% de instituciones de educación superior se sirven de los resultados de esas pruebas. En tercer lugar, en la medida en que las    competencias    evaluadas    con    las    profundizaciones    y    los   módulos interdisciplinares no son de carácter genérico ni se derivan de los Estándares (por esa  razón  constituyen  un componente  flexible),  su  eliminación  tampoco  impacta negativamente los  otros  dos  objetivos  del  examen: medir  el  valor  agregado de la educación  superior  frente  a la  media  y  evaluar la  calidad  de la  educación media. De hecho, esas pruebas no se utilizan para monitorear la calidad de la formaci ón impartida  por  las instituciones  ni  para  clasificarlas  en  categorías de  rendimiento. En la medida en que todas las instituciones deben evaluarse sobre la misma base, únicamente se tienen en cuenta las pruebas que todos los estudiantes toman. Ahora  bien,  la  alineación  de  SABER  11°  y  la  introducción de  las  tres mejoras expuestas irían acompañadas  de  la  divulgación  de  las  especificaciones  de  cada una  de  las  pruebas  que  lo  conformarían. A  continuación  se  explica  qué  son  las especificaciones y qué ventajas traería su divulgación.
 
Especificaciones de las pruebas y su divulgación
En  los  últimos  años  el  ICFES  ha  avanzado  en  la  tarea  de  focalizar  y  especificar detalladamente  cada prueba, incluidas las  del  examen  SABER 11°  vigente.  Por “  especificar”     se entiende   determinar   con   exactitud   en   qué   consisten   las competencias que se evalúan y cómo se evalúan.
 
El  ICFES  desarrolla  especificaciones  para  cada  prueba  siguiendo  el modelo basado  en  evidencias, desde su introducción  en  Colombia  para  el  diseño  de SABER   5°   y   SABER   9°en   2009.   De   acuerdo   con   este   modelo   en   las especificaciones se formalizan, en un primer paso, las afirmaciones que es posible sostener o refutar a propósito de las competencias que posee un estudiante dado su  desempeño  en  la  prueba.  En  un segundo  paso,  se  formalizan  las evidencias que soportan o refutan cada una de las afirmaciones. Y, por último,se formalizan las tareas que  se  le  pide  realizar  al  evaluado  para  obtener  las  evidencias que soportan las afirmaciones.
 
La   formalización   de   las   especificaciones   busca   garantizar   una   completa comparabilidad   de   los   exámenes   que   se   construyan   respondiendo   a   ellas, independientemente   de quienes   sean   las   personas   que   participen   en   la construcción de las preguntas que los conforman.  
 
El  uso  y  divulgación  de  las  especificaciones  tiene  varios  beneficios.  En  primer lugar,  la  divulgación  de  las especificaciones  reduce  el  efecto  de  la  preparación artificial. Si se cuenta con ellas, resulta una mejor estrategia para alcanzar buenos resultados  en  el  examen  ejercitarse  en  las  competencias  que  corresponda, en lugar de hacerlo en el uso de estrategias para seleccionar la opción de respuesta que “  debe”   ser la correcta, dadas sus características formales. En segundo lugar, la  divulgación  de  las  especificaciones  reduce  las inequidades  que existen  entre quienes  acceden  a  mecanismos  de  entrenamiento  para  el  examen  y  quienes no pueden hacerlo.
FRAGMENTOS ICFES. (2013). Alineación del examen SABER 11. p. p. 27-30. Bogotá, Colombia: ICFES.