Tópicos

26/04/2016 - 13:00

Cómo citar según las normas APA

0 comentarios

,

En tanto que las normas propuestas por los entes educativos o editoriales forman parte de manuales extensos, la síntesis que ponemos a la consideración de los lectores está orientada a proveer de los elementos básicos, al tiempo que se indican, en su momento, las referencias a las cuales el lector puede acudir para apoyarse más ampliamente si necesita hacerlo a la hora de concretar su trabajo. No obstante, quien escribe o quien edita recurre, con frecuencia, al trabajo profesional de corrección de estilo que puede brindar un apoyo importante a la hora de finiquitar el documento en ciernes. 

Si quieres más información sobre los textos académicos, citas, referencias, derechos de autor, normas y estilos más usados y pautas básicas de redacción libro El manual de escritura académica. Guía total.

Normas APA
En la actualidad, una de las más consultadas y exigidas orientaciones de estilo para publicaciones científicas es la obra que en este sentido ha elaborado la Asociación Psicológica Americana (American Psychological Association —APA), comúnmente conocidas como Normas APA. Con frecuencia se encuentran actualizaciones y adaptaciones que hacen distintas instituciones. La última versión oficial en inglés es la sexta y sobre ella planteamos aquí los aspectos más relevantes. Nos referimos al Manual de publicaciones de la American Psychological Association, en su tercera edición en español (2010), como traducción de aquella sexta. Dicho manual está actualizado a partir de la proliferación de publicaciones virtuales, que es donde se da a conocer una amplia gama de documentos y donde menor experiencia hay para la citación y el nombramiento preciso de las referencias. La facilidad de acceso a muchas publicaciones en la red hace más factible llegar al plagio, como se comprueba todos los días y el objetivo de esta normatividad provee ordenamientos que ayuden a evitarlo, dando el crédito adecuado a los autores y sus producciones. 

Sabemos que las nuevas tecnologías han transformado la forma en que concebimos, realizamos y consumimos la investigación científica. Por ello, la sexta edición en inglés (tercera edición en español) presenta los nuevos estándares de publicación y las nuevas prácticas en la divulgación de información, a fin de guiar a los lectores sobre el modo en que estos y otros avances han afectado las publicaciones académicas. (APA, 2010: xiii)

Como todos los manuales de estilo, la APA orienta sobre aspectos particulares de presentación (portadilla, márgenes, espaciamiento, etc.), estructura y hasta el proceso de publicación (Zavala, 2012). Algunas de estas cuestiones las hemos desarrollado a través del libro que el lector tiene en sus manos, por lo cual no transcribimos lo pertinente de la APA al respecto. Como fuente de letra, allí se propone Times New Roman, 12 puntos. Lo demás es bastante similar, sino igual, a otras normas o plantillas institucionales.

El Manual de publicaciones presenta requerimientos de estilo explícitos pero reconoce que las alternativas a veces son necesarias. Los autores deben equilibrar las reglas del Manual de publicacciones con el buen juicio. Puesto que el lenguaje escrito de la psicología cambia más lentamente que la psicología misma, el Manual de publicaciones no ofrece soluciones para todos los problemas estilísticos. En ese sentido, es un documento de transición ya que sus requerimientos de estilo se basan en la literatura científica existente, y no se imponen a ella. (APA, 2010: 5)

Tales criterios, consideramos que son válidos para todas ciencias y para todas las normas de estilo que se utilizan. Como partes esenciales del “manuscrito”, la APA propone las siguientes: título, nombre del autor y afiliación institucional, nota del autor, resumen, introducción, método, resultados, comentarios, referencias, notas a pie de página, apéndices y materiales complementarios. De ser necesarios, también la separación de los experimentos cuando se trata de exponer varios en el mismo documento, así como meta-análisis e ilustraciones de distinta índole. 

Citas
Cuando se trata de una cita directa, el criterio de la APA es el siguiente: Si tiene menos de 40 palabras, su texto se incluye, entre comillas, en el escrito corrido. La referencia se menciona de una de dos formas: a) al final de la cita, entre paréntesis, se señala el autor, el año y la página o el número o nombre del párrafo o la sección cuando no haya numeración de aquella; b) si la cita se introduce o finaliza con la mención directa del autor, a continuación de este, entre paréntesis, se indica el año y la página. Los autores se nombran por los apellidos.

Ejemplos

  • Algunos investigadores han tratado el asunto con cautela, en el sentido de “proponer distintas metodologías que no interfieran con el tratamiento” (Enríquez, 2004, 45). 
  • Algunos investigadores, como Enríquez (2004, 45), han tratado el asunto con cautela, en el sentido de “proponer distintas metodologías que no interfieran con el tratamiento”.
  • Algunos investigadores han tratado el asunto con cautela, en el sentido de “proponer distintas metodologías que no interfieran con el tratamiento”, como lo sugiere Enríquez (2004, 45).

El manual propone indicar la página con “p.” si es una o con “pp.” si son varias. Nosotros proponemos suprimir esta mención, pues, en general, salvo pocas excepciones, se sobreentiende fácilmente.

Si la cita directa tiene más de 40 palabras, el texto se transcribe aparte, sin comillas, con sangría de 2,54 cm desde la izquierda (nosotros proponemos un centímetro a ambos lados), con dos puntos menos del tamaño del texto general y con interlineado doble (nosotros, sencillo). La mención de la referencia se hace como se puede ver en los casos que siguen: 

  • Algunos investigadores, como Enríquez (2004, 45), han tratado el asunto con cautela, en el siguiente sentido:
    Proponer distintas metodologías que no interfieran con el tratamiento médico que se está aplicando en la clínica y que posibiliten, a su vez, la investigación más profunda sobre el paciente y la patología específica; no obstante, el equipo médico tendrá que orientar a enfermería sobre los cuidados pertinentes. 
  • Algunos investigadores, como Enríquez (2004), han tratado el asunto con cautela, en el siguiente sentido:
    Proponer distintas metodologías que no interfieran con el tratamiento médico que se está aplicando en la clínica y que posibiliten, a su vez, la investigación más profunda sobre el paciente y la patología específica; no obstante, el equipo médico tendrá que orientar a enfermería sobre los cuidados pertinentes. (p. 45)
  • Algunos investigadores han tratado el asunto con cautela, en el siguiente sentido:
    Proponer distintas metodologías que no interfieran con el tratamiento médico que se está aplicando en la clínica y que posibiliten, a su vez, la investigación más profunda sobre el paciente y la patología específica; no obstante, el equipo médico tendrá que orientar a enfermería sobre los cuidados pertinentes. (Enríquez, 2004, 45)

En las citas directas es obligatorio respetar la ortografía y puntuación originales del autor referido. Si a criterio de quien escribe hay un error que no compromete el contenido significativo de la cita, se señala con la notación [sic]. Si se interrumpe la cita para darle continuidad tras una parte no esencial para su comprensión, se recurre a la elipsis, utilizando puntos suspensivos entre paréntesis cuadrados. Ejemplo: “El suelo […] una vez se toma la muestra”.

Cuando las citas son indirectas, es decir, se recurre a la paráfrasis, solo es necesario mencionar el autor y el año de la misma forma como se señaló para la directa.

Cuando se trata de nombrar los autores u obras citadas se procede como se anunció arriba para el caso de un solo autor; cuando son varios de la misma obra se procede así:

Libro con dos autores

  • En muchas ocasiones la cita directa o la paráfrasis se refieren a un texto que tiene dos autores. Se nombran los dos todas las veces: (Granados y Mendoza, 1984, 87) o Granados y Mendoza (1984, 87) plantean… 

Texto con tres a cinco autores

  • Si son tres, hasta cinco autores, se les nombra a todos la primera vez: (Piaget, Ricoeur y Zazzo, 1971, 126) y en las siguientes menciones se acude a la forma (Piaget et ál.,1971, 102) .

Textos con más de cinco autores

  • Si los autores son seis o más, desde la primera vez se les cita nombrando al primer autor seguido por la abreviatura et ál.: (Zinn et ál., 1873, 554). Estos criterios son válidos también para los documentos diferentes a los libros.

 

Si quieres más información sobre los textos académicos, citas, referencias, derechos de autor, normas y estilos más usados y pautas básicas de redacción libro El manual de escritura académica. Guía total de Clarena Muñoz Dagua, Guillermo Alberto Sylva Sánchez y Martha Cecilia Andrade Calderón.

 

Puedes leer también: Errores comunes de redacción en los textos académicos.

 

Foto de Sam tomada de Flickr (se modificó el tamaño).

Agregar comentario

Debes iniciar sesión o registrarte para poder realizar comentarios.
PUBLICIDAD

Recibe nuestras novedades

PUBLICIDAD