Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

¿Cuál es la importancia del diseño curricular por competencias en relación al mejoramiento de la calidad institucional?

Por José María Ruiz Ruiz
Magisterio
23/11/2016 - 15:30
0
Foto de Ultra-lab. Tomada de Flickr

En principio, para tratar este tema se puede considerar una innovación impuesta y externa, introducida por la administración europea en el sistema educativo, a fin de incrementar el carácter activo del aprendizaje y su vinculación a las tareas de la vida cotidiana. El diseño de la elaboración de programas por competencias, especialmente en países que como Canadá, Bélgica y Portugal, ha adoptado intensamente este modelo de planificación, en el que se identifican una serie de etapas que, según Tardif (2008), serían las siguientes.
 

+Conozca el libro Cómo diseñar un currículo por competencias

 

  • Determinar qué competencias componen el programa. En este primer momento los profesores se han de poner de acuerdo en las competencias a desarrollar por los alumnos, que variarían en función del nivel de enseñanza. Así, en los primeros niveles se ha de proyectar la estimulación de su desarrollo cultural, cognitivo, social, afectivo y físico. En el ámbito de la formación profesional, las competencias a desarrollar serán evidentemente hacia la profesionalización, destinadas a capacitar al alumno para la realización efectiva de determinadas tareas.
  • Identificar las características de desarrollo de cada competencia. Dado que evolucionan a lo largo de toda la vida y se aprenden de forma permanente; en cada nivel y ámbito formativo los profesores han de identificar características indicadoras de su desarrollo. Así, las competencias para el mantenimiento de relaciones interpersonales pueden presentar distintas características.
  • Concretar los recursos a movilizar en el aprendizaje de las competencias. Dichos recursos pueden ser internos y externos. Los primeros están formados por conocimientos, habilidades y actitudes que el alumno dinamiza en el ejercicio de las competencias. Los recursos externos son aquellos medios que el contexto aporta a la persona. Hay una tendencia a pensar que los alumnos pueden disponer de los recursos internos, sin embargo, también podemos pensar en las competencias como instrumentos para la adquisición de dichos conocimientos, habilidades y actitudes.

 

+Conozca el libro Currículo y planeación educativa. Fundamentos, modelos, diseño y administración del currículo

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_4_0.png

 

  • Organización funcional y ubicación de las competencias en el proceso de formulación. Para esta organización hay que conocer cuál es la dinámica de desarrollo de cada competencia en cada alumno, prever su evolución, la coordinación de cada competencia con otras y, en este contexto, estimular su aprendizaje.
  • Determinar las características de la metodología. En la configuración de la metodología, como organización de actividades para el aprendizaje de competencias, se ha de tener en cuenta la naturaleza de las mismas y el nivel y características del alumno. En general se estimula una metodología activa con mayor protagonismo del alumno, tal como se manifiesta en la solución de problemas y en el método de proyectos.
  • Determinar las características de la evaluación. También en la planificación de la evaluación es necesaria la coherencia con las características de las competencias y de la metodología por la que se ha optado. En la evaluación, hay que plantearse quien realiza la certificación, y con qué medios y técnicas. Implica evaluar los recursos movilizados, y por lo tanto, los conocimientos, habilidades y actitudes. Dado el carácter de aprendizaje permanente de las competencias, es muy importante la práctica de una evaluación de procesos. La evaluación debe proyectar también al profesor, a los recursos y a la organización institucional.
  • Realización de cambios en el trabajo del profesor y en la organización. El profesor ha de colaborar estrechamente con los otros profesores, ya que las competencias abarcan contenidos correspondientes a distintas materias o áreas. Respecto al alumno, ha de actuar más como orientador y estimulador que como directivo. Una actitud nueva en el profesor de universidad respecto al aprendizaje de competencias es la del seguimiento cuidadoso del aprendizaje con la utilización de técnicas basadas en la observación y el análisis de trabajo.

 

Referencia

Tardif (2008). Desarrollo de un programa por competencias. De la intención a la puesta en marcha. Profesorado, 12, 3.

 

Título tomado del libro: Cómo mejorar la institución educativa. Evaluación de la innovación y del cambio educativo: análisis de casos.  Autor: José María Ruíz Ruíz. pp: 58-60

 

Foto de Ultra-lab. Tomada de Flickr