Tópicos

11/08/2014 - 16:15

Publicado en

Emprendimiento, creatividad y TIC.

Tres retos del docente del siglo XXI, una relación inseparable

0 comentarios

Patricia Cardona López
,

En la construcción de una cultura del emprendimiento, el proceso de aprendizaje del estudiante en la escuela juega un papel fundamental y el docente es el agente significativo en el proceso, pues es él quien, mediante su práctica, promueve propuestas emprendedoras en los jóvenes; lo hace posible cuando convierte sus aulas en ambientes creativos de aprendizaje, promueve el uso de Tecnologías de Información y Comunicación y recrea espacios en donde se desarrolla el pensamiento creativo de los estudiantes, con el objeto de configurar seres humanos propositivos y gestores de conocimiento.

 

Introducción

 

Ubicar el emprendimiento, la creatividad y las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en un solo marco, permite relacionar de manera compleja el acto educativo que tiene lugar en el proceso de reflexión para propiciar la modificación del pensamiento, la evolución frente a la visión del mundo y la apertura hacia el camino de las posibilidades de los estudiantes. El presente artículo busca abrir un espacio de debate frente a la práctica docente en torno al emprendimiento, su relación con el desarrollo de pensamientos creativos y el uso de las TIC como herramienta innovadora y potencializadora en el emprendedor y las metas emprendedoras.

 

Emprendimiento y docencia

 

Desde hace algún tiempo se ha invitado al docente a incorporar estrategias que favorezcan las nuevas formas de aprender de los estudiantes no solo desde lo tecnológico. El avance en el conocimiento, en la creación de nueva información y en la tecnología, ha hecho que tengamos un acercamiento diferente a la información; ahora se plantea que el conocimiento se construye mediante una red de conexiones y el aprendizaje consiste en la capacidad de construir esas redes; y, no solo en las tecnologías o Internet, sino en las acciones que establece el docente para permitir a los estudiantes construir su propio conocimiento a partir de relaciones y conexiones previamente identificadas y seleccionadas.

 

Hoy en día, aprender de forma memorística no encaja para el tipo de estudiante con el que contamos, entender o recordar un dato no lo hace más competente en la sociedad y en los requerimientos actuales, en un mundo complejo, con un sinnúmero de posibilidades se requieren mentes emprendedoras, creativas e innovadoras.

 

En este sentido, dirigir la intención pedagógica del docente hacia modificar la forma de pensar, orientar el cómo comprender y relacionarse con el mundo, ayudar a descubrir las fortalezas que cada uno de los estudiantes tiene, es, posiblemente, el mayor aporte que un docente puede dar a la educación y es desde allí donde se lograría forjar las actitudes de un emprendedor. Posiblemente se ha errado con alguna frecuencia en la forma de entender el emprendimiento, cuya representación más cercana es la creación de una empresa.

 

Pero existe un emprendimiento que parte del ser, aquel que nos obliga a devolver la certeza y la confianza a los ciudadanos de este siglo; un emprendimiento desde el desarrollo integral de la persona perteneciente a una comunidad, en donde la autonomía, el sentido de pertenencia a su comunidad, el trabajo en equipo, la autogestión y la autoestima son factores clave para estimular la investigación, el gusto por la innovación y el aprendizaje permanente, para la vida y durante la vida.

 

En resumen, lo anterior nos invita a pensar en el docente que acompaña a los estudiantes por el transitar en la Escuela, hacia dónde orientan los espacios educativos, qué esperamos de los estudiantes y ciudadanos de este siglo, qué hacemos para formarlos en las necesidades actuales.

 

En primer lugar, la reflexión comienza por los docentes. Requerimos un cambio que nos convierta en ejemplos inspiradores y dinamizadores para el estudiante hacia el emprendimiento como una opción de vida.

 

En segundo lugar, la práctica docente incorpora iniciativas e innovaciones que invitan a promover el emprendimiento desde cualquier área del conocimiento. En este sentido el docente se proyecta como un ejemplo a seguir: reconocido, apreciado, admirado y exitoso.

 

En tercer lugar, el mejor ejemplo de emprendimiento lo hace el docente desde la incorporación de elementos cercanos al estudiante y es en el aula de clase donde el docente puede mostrar el emprender como un cambio posible de alcanzar. Es este espacio en donde somos capaces de influenciar positivamente al estudiante, en donde nos preocupamos por ellos, no solo como estudiantes sino, también, como personas.

 

En este sentido, es indispensable comprender al docente como gestor del cambio para ser coherente con el emprendimiento, por lo que es necesario desarrollar otro tipo de virtudes y competencias, esforzarse para que sus estudiantes aprendan y se transformen. Ser coherente con lo que decimos, hacemos y exigimos.

 

Alcaraz[1] (2006) señala que “… para el académico, emprender es un vocablo que denota un perfil, un conjunto de características que hacen actuar a una persona de una manera determinada y le permiten mostrar ciertas competencias para visualizar, definir y alcanzar objetivos” y concluye afirmando que “… son individuos que realizan actividades novedosas, que se caracterizan por su capacidad para crear e innovar, es decir, salen de lo convencional haciendo cosas diferentes con los recursos disponibles, asumiendo el compromiso y la responsabilidad, agregando valor al proceso o actividad en la que intervienen…”

 

En este sentido, y como contribución a la formación de docentes emprendedores, la Cámara de Comercio de Bogotá[2] propone el perfil del docente como promotor del emprendimiento en donde se conjugan tres factores esenciales:

  • Formador: transmite saber, conocimiento y experiencia sobre el emprendimiento y la capacidad de emprender, que el estudiante aplica en su proyecto de vida.
  • Facilitador: contribuye a que el estudiante desarrolle su vocación emprendedora y sus competencias empresariales, dándole orientación y recomendaciones entregándole herramientas y medios que hagan más fácil su labor.
  • Promotor: incentiva el desarrollo de trabajos y proyectos en los cuales el estudiante aplica y pone a prueba su iniciativa empresarial.

 

Al mismo tiempo, determina los quehaceres del docente como promotores del emprendimiento:

 

  • Identificación de las expectativas del estudiante, tanto desde la perspectiva académica como desde la perspectiva del emprendimiento.
  • Construcción de un ambiente que propicie interés y confianza en el estudiante alrededor del emprendimiento como opción de vida.
  • Planeamiento de proyectos que promuevan el emprendimiento, como un elemento transversal en el marco del plan educativo.
  • Selección de escenarios, herramientas y métodos de trabajo.
  • Coordinación de eventos y actividades específicas relacionadas con el emprendimiento, para desarrollar competencias empresariales, elaborar planes de negocio como requisito académico y dar a conocer programas que promueven el emprendimiento.
  • Apoyo, orientación y recomendaciones al estudiante para que avance en su proceso emprendedor.
  • Vinculación del núcleo familiar del estudiante al proceso de promoción del emprendimiento.

 

Finalmente, define las características del docente como promotor del emprendimiento así:

 

  • Sobresale por su capacidad de inspirar confianza y credibilidad.
  • Logra motivar al estudiante para que vea en la actividad emprendedora una opción de vida para el futuro.
  • Tiene iniciativa, es innovador y flexible, lo que le permite sobresalir como docente que impulsa proyectos que promueve el emprendimiento, sin sacrificar la agenda académica que le corresponde desarrollar.
  • Es un docente reconocido, apreciado y exitoso.

 

Configuración de ambientes creativos de aprendizaje

 

¿Qué es la creatividad y qué relación tiene con el emprendimiento y la docencia? Dos buenas preguntas que nos invitan, nuevamente, a reflexionar sobre la práctica docente y la responsabilidad que tenemos al ser los guías del espíritu emprendedor de nuestros jóvenes.

 

La primera relación apunta a que todos los emprendedores tienen un alto grado de pensamiento creativo; la segunda, empodera al docente como el gestor de ese pensamiento creativo en los estudiantes.

 

La responsabilidad del docente se enmarca, entonces, en la configuración de ambientes de aprendizaje creativos en donde, tal como afirma Torrance[3], “el profesor ideal para favorecer la creatividad es una persona sensible, con abundantes recursos, flexible; es aquel que no da demasiada importancia a las evaluaciones memorísticas, respeta a sus estudiantes y los trata como personas únicas” , en últimas, es quien fomenta “la originalidad, la inventiva, la necesidad de preguntar, la autodirección y la percepción sensorial” (Kneller, 1965, P15)[4].

 

Rogers[5], por su parte, supone crear aulas en donde se favorezca el desarrollo de tendencias naturales y los docentes deberán ser capaces de crear espacios que inviten a los estudiantes para aprendan a aprender, a crecer, a descubrir, a crear y, claro, a renovar los métodos convencionales de evaluación.

 

En estos ambientes creativos de aprendizaje el docente debe velar por incorporar elementos pedagógicos e intencionalmente planeados para que el estudiante tenga la capacidad de producir cosas nuevas y valiosas en donde se incluye el conocimiento. En este ambiente cuenta con actividades que permitan aflorar:

  • La fluidez, entendida como la cantidad de ideas que una persona puede producir respecto a un tema específico.
  • La flexibilidad, que hace relación a la heterogeneidad de las ideas producidas, lo que permite al “creador” realizar diversas conexiones para abordar los problemas desde diferentes ángulos.
  • La originalidad, que aduce la innovación, diferencia o particularidad de las ideas producidas.
  • La viabilidad, que hace referencia a la capacidad de realizar las ideas en entornos reales.

 

Estos son cuatro factores en los que debe pensar el docente en el momento de planear sus clases, sin importar la disciplina en la que se encuentre.

 

El docente puede construir y planear sus ambientes creativos de aprendizaje a partir de momentos que se relacionan con el proceso creativo[6] y que incluye los siguientes momentos: el cuestionamiento, el acopio de datos, la incubación, la iluminación y la comunicación.

  • Momento 1. El cuestionamiento: dentro de este tipo de ambientes la reflexión, la curiosidad, el interés por conocer, deben ser elementos que permitan que los jóvenes establezcan compromisos con el conocimiento. El docente puede utilizar la duda y la expectativa como un recurso pedagógico que motive al estudiante a emprender una aventura en un tema específico.

 

  • Momento 2. El acopio de datos: es en este momento en el cual el docente integra todas las fuentes de información posibles para que el joven dé respuesta a las preguntas generadas en la etapa inicial; aquí se integran lecturas, entrevistas, videos, testimonios que den pistas al estudiante sobre cómo resolver sus cuestionamientos.
  • Momento 3. La incubación: en esta fase, el docente debe generar espacios de reflexión, de confrontación frente a lo que se ha cuestionado el estudiante y lo indagado. Es una etapa que parece quieta pero realmente es muy productiva para el joven, está organizando la información, clasificándola, analizándola, en últimas, creando un nuevo conocimiento para él.
  • Momento 4. Iluminación: es el momento en el que da respuesta a sus preguntas, construye su propio concepto. El ambiente de aprendizaje que se cree debe permitir que el estudiante llegue por sí mismo a responder sus preguntas, que configure un nuevo conocimiento y que sea tan significativo que lo represente a través de una nueva idea, un nuevo concepto, una nueva representación. Es el momento en el cual elabora su propia teoría.
  • Momento 5. La comunicación: un ambiente creativo de aprendizaje invita a sus actores a expresarse libremente en un marco de participación activa y respetuosa, en donde los medios y recursos utilizados son novedosos y creativos.

 

Lo anterior es una propuesta para la configuración de ambientes creativos de aprendizaje en donde el estudiante desarrolle, desde las diferentes áreas del conocimiento, su espíritu emprendedor que lo llevé a cuestionarse, a observar su entorno, a generar ideas, a tomar decisiones y a materializarlas.

 

La formación de E-mprendedores

 

Finalmente, hablaremos de un tema que no puede ser ajeno a la función del docente como promotor del emprendimiento en los estudiantes, y son las Tecnologías de Información y Comunicación y cómo orientar al estudiante en el uso de estas herramientas en favor de su formación como un E-mprendedor.

 

Al hablar de TIC, nos referimos al Internet y al señalarlo estamos hablando de un gran abanico de posibilidades que tiene el estudiante de hoy para informarse y para comunicarse. Encontramos en este gran abanico opciones como las redes sociales que hacen parte de la web 2.0 y a través de las cuales los E-mprendedores pueden promocionar sus productos y servicios. Franco Capurro, director del Centro de Emprendimiento y Negocios Internacionales de la Facultad de Emprendimiento y Negocios, de la U. Mayor de Chile afirma que en Facebook las fanpages son herramientas tecnológicas que “generan visibilidad en la web gratuitamente y se pueden integrar servicios tales como ventas online, reservas de hoteles, cupones, etc.”.

Pero ¿qué es una Fan Page?, esa es una pregunta simple que un docente de estudiantes del siglo XXI debería estar en capacidad de responder; sin embargo, con la avalancha de servicios, productos y términos tecnológicos, posiblemente no se tenga claro. Las FanPage son páginas que se abren en los perfiles personales y que permiten promocionar productos y servicios, son páginas “especializadas” que generan comunidades de tipo comercial.

 

Las Fan Page hacen parte de la red social más grande del mundo “FaceBook”; tiene una serie de ventajas que permiten que los E-mprendedores gestionen su concepto de marketing en medios sociales y digitales, exige, a su vez, la planificación de estos medios e invita a E-mprendedores a estudiar cómo promocionarse en este escenario, que en últimas es el más usado en el mundo.

 

Otra opción para los E-mprendedores es Linkedin, una red que permite que profesionales de todos los sectores hagan conexiones entre sí para generar negocios y nuevas oportunidades laborales dentro y fuera del país. Hacer parte de esta comunidad obliga a los usuarios a estar actualizados y a participar de listas de intereses en donde se publica información sobre empleos, tendencias y experiencias exitosas.

 

Estas dos sencillas estrategias permiten a los E-mprendedores darse a conocer en el mundo cibernético, establecer estrategias de comunicación, conocer las tendencias mundiales, innovar en sus productos y aprovechar las experiencias globales en pro de sus propios intereses y, sin lugar a dudas, son conceptos y estrategias que el docente debe conocer para orientar y aplicar en sus prácticas formativas.

 

En otro sentido, es importante que los docentes conozcan sobre lo que se desarrolla actualmente en el país. En Colombia existen diversos frentes interesados en fomentar la cultura del emprendimiento en los procesos académicos, nombraremos algunos muy significativos:

 

El Ministerio de Educación Nacional cuenta con la Guía 39. La Cultura del Emprendimiento en los Establecimientos Educativos: en ella se dan orientaciones dirigidas a docentes y directivos docentes de los establecimientos de educación básica y media para que puedan avanzar en el proceso de conceptualización de la cultura del emprendimiento a partir de una mirada integral que involucre las actitudes emprendedoras y la empresarialidad, referenciados en valiosas experiencias que han adelantado algunos establecimientos del país.

 

Igualmente, el Ministerio de Educación Nacional ha implementado los “Proyectos Pedagógicos Productivos” que buscan promover el emprendimiento y el proyecto de vida de los estudiantes a partir del desarrollo de competencias básicas; en cada proyecto los estudiantes aplican sus conocimientos y desarrollan propuestas empresariales acordes con su región, y esto aplica para todo el país.

 

El Ministerio de las TIC por su parte, ha desarrollado diversas estrategias: dentro de las más acogidas por los E-mprendedores se encuentra Apps.co una propuesta que integra el Plan Vive Digital para promover y potenciar la creación de negocios a partir del uso de las TIC, poniendo especial interés en el desarrollo de aplicaciones móviles, software y contenidos.

 

Innpulsa es la estrategia del Gobierno Nacional para promover la innovación empresarial y el emprendimiento dinámico en Colombia. El emprendimiento dinámico es entendido como una manera rentable, rápida y sostenida, capaz de reinvertir y lograr un nivel de ventas significativo en una década.

 

Como se puede observar son muchas las posibilidades que hoy existen para los jóvenes colombianos. La obligación del docente, en este caso, se orienta a la necesidad de desarrollar competencias digitales que le permita guíar los requerimientos de los jóvenes de hoy, conocer las distintas estrategias propuestas por el Gobierno y sus Ministerios, motivar la participación de los jóvenes en cada una de ellas y acompañarlos en su aventura de emprendimiento, brindar las herramientas y motivarlos con constancia y respeto.

 

A manera de conclusión, fomentar una cultura de emprendimiento requiere un compromiso por parte del docente, compromiso orientado a transformar su práctica, haciéndola más contundente, conociendo y utilizando las Tecnologías de Comunicación e Información y configurando ambientes creativos de aprendizaje que permitan a los estudiantes conocer y reconocer las fortalezas con las que cuentan para ser grandes emprendedores y transformar la realidad de sus vidas, de su región y del país.

 

 

Referencias

 

Alcaraz, R., (2006). El Emprendedor de éxito. México: McGraw Hill. Tercera Edición.

 

Guía básica: el docente como promotor y formador del emprendimiento. (2009). Programa de Emprendimiento en la Región de Bogotá - Cundinamarca. Cámara de comercio de Bogotá.

 

Kneller, G. F. (1965). The Art and Science of Creativy. New York: Holt.

 

Rodríguez, M. (s.f.). El pensamiento creativo integral. México: Ed. McGraw Hill.

 

Rogers, C. & Jerome Freiberg, H. (1996). Libertad y creatividad en la educación. Ecuador: Paidós.

 

Torrance. (1978). Implicaciones educativas de la creatividad. Salamanca: Ed. Anaya.

 

Notas

 

[1] Alcaraz, R., (2006) El Emprendedor de Éxito. México: McGraw Hill. Tercera Edición.

2 Guía básica: el docente como promotor y formador del emprendimiento. Programa de Emprendimiento en la Región de Bogotá - Cundinamarca. Cámara de comercio de Bogotá, 2009.

3 Torrance. (1978). Implicaciones educativas de la creatividad. Ed. Anaya, Salamanca.

4 Kneller, G. F. (1965). The Art and Science of Creativy. New York: Holt.

5 Rogers, C. & Jerome Freiberg, H. (1996). Libertad y creatividad en la educación. Paidós Ecuador.

6 Rodríguez, Mauro. El pensamiento creativo integral. Ed. McGraw Hill. México.

 

 

            *Reseña de las autoras

 

El Grupo G&A Ltda., es una compañía dedicada al análisis, diseño y desarrollo de proyectos educativos mediados por las TIC, en los sectores educativo y corporativo. Entre los principales intereses educativos del Grupo se encuentran: la formación docente, el diseño de material educativo, la incorporación de TIC en la educación, el emprendimiento y el desarrollo de programas educativos a través de medios audiovisuales, todos desarrollados con un alto interés social.

 

Gloria Patricia Cardona. Directora Académica del Grupo G&A es Psicóloga y Magíster en Educación, cuenta con amplia experiencia en el sector de la educación en donde se ha desempeñado en cargos directivos orientando proyectos de gestión educativa. Tiene un alto conocimiento en formación docente y en el desarrollo de pensamiento creativo.

 

Adriana Araque Bermúdez. Directora de Producción de Materiales Educativos del Grupo G&A es Comunicadora Social y Periodista y Magíster en Docencia; implementa proyectos relacionados con TIC para el sector educativo y el corporativo, es experta en el diseño de materiales y producción de programas educativos para televisión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agregar comentario

Debes iniciar sesión o registrarte para poder realizar comentarios.
PUBLICIDAD

Recibe nuestras novedades

PUBLICIDAD