Tópicos

11/08/2017 - 14:15

En los países más felices del mundo también hay bullying

0 comentarios

,

El presente artículo da cuenta del fenómeno del bullying en Costa Rica; el objetivo es describir el estado de la cuestión en un país que está pronto a celebrar un congreso internacional que incluye esta temática y que además se posiciona a nivel internacional como uno de los países más felices del mundo. A través de los medios de comunicación masiva como redes sociales, televisión y prensa escrita se evidencia la violencia ocurrida en los centros educativos públicos y privados, de primaria y secundaria, que golpean a la sociedad.

 

Palabras clave: índice de felicidad, bullying, medios de comunicación, tendencias.

 

Sabía usted que hay un indicador que mide la felicidad en los países alrededor del mundo. Sí, indicadores de felicidad y se le conoce como HIP por sus siglas en inglés (Happy Planet Index), y pertenece a la Fundación para la Nueva Economía o New Economics Foundation (NEF) un centro británico de estudio, investigación y acción independiente, creado en 1986 en el Reino Unido.

 

En 2009, esa fundación, dedicada a medir el HIP, ubicó a Costa Rica en el primer lugar, dentro de 149 países del mundo, pues sus resultados desvelaron que Costa Rica era el país que reunía más factores que propiciaban la felicidad. Hasta donde se sabe, dicha fundación realiza su estudio cada dos años y cada vez se busca aumentar el número de los países participantes.

 

En junio de 2012, diferentes medios de comunicación costarricenses, entre ellos La Nación, informaba que de forma consecutiva en una muestra que incluyó un total de 151 países, Costa Rica volvía a ser primera en lista de esa medición del índice del planeta feliz, seguida por Colombia y Vietnam, mientras que países como Alemania y España se encontraron en el puesto cuarenta y siete y sesenta y dos respectivamente. Rodríguez, quien labora para dicho medio de prensa, indica que el índice Happy Planet (HIP) mide tres aspectos a saber: el bienestar que los habitantes de una nación dice tener, la esperanza de vida al nacer y la huella ecológica de una nación. Al mismo tiempo, menciona que para esta fundación, en una escala de 0 a 100, el objetivo de las naciones es alcanzar un 89 en 2050, teniendo como base los niveles alcanzables de la esperanza de vida y consiguiendo frenar la huella ecológica. Sin embargo, los resultados confirman que todavía no vivimos en un planeta feliz y que además, ningún país es capaz de combinar el éxito a través de los tres objetivos dados: la alta esperanza de vida, alta experimentación de bienestar y vivir dentro de los límites ambientales (2012).

 

El asunto se ha tornado tan popular que empresas como Gallup y la misma Naciones Unidas han realizado sus propias valoraciones al respecto; por ejemplo, cita Oppenheimer en su blog de noviembre, basados en lo que llaman el Índice de Emociones Positivas la empresa encuestadora Gallup, señaló recientemente que Paraguay es por tercer año consecutivo el país donde el mayor número de personas dice haber experimentado emociones positivas. La encuesta preguntó a ciudadanos de 138 países si tuvieron emociones positivas como estar divertidos, reírse, sonreír, sentirse bien descansado y ser tratados con respeto, esto en las últimas 24 horas (2014).

 

Así, sigue el autor, en Paraguay, el 87 % de los encuestados reportó haber tenido experiencias positivas en la mayoría de los rubros el día anterior, seguida de Panamá (86 %), Guatemala, Nicaragua y Ecuador (83 %), Costa Rica, Colombia y Dinamarca (82 %), y Honduras, Venezuela y El Salvador (81 %).

 

Entonces, si el índice del planeta feliz (HPI) determina qué países ofrecen la vida más feliz a sus habitantes, lo mismo que el índice de emociones positivas, cabe cuestionarse la veracidad de sus resultados al considerar que en muchos de ellos existen altos índices de violencia. Violencia de todo tipo y hacia todas las poblaciones, lo cual a todas luces no es un indicador de felicidad y mucho menos de bienestar. Pues en septiembre de 2014, un nuevo informe de UNICEF, denominado “Ocultos a plena luz”, con datos de 190 países, asegura que una de cada diez niñas sufre algún tipo de acto sexual forzado y uno de cada tres estudiantes entre trece y quince años sufre acoso escolar y mientras especialistas en Derechos de la Niñez de la ONG Plan Internacional anunciaban un año atrás que siete de cada diez niños en Latinoamérica sufre acoso escolar.

 

Con lo cual, por qué si todos esos estudios hablan del bienestar, las emociones positivas, el grado de respeto que dice la gente sentir y los índices de violencia escolar están en aumento, ¿será acaso que las personas que responden desconocen y/o niegan el dolor, la sensación de vació y el irrespeto que conlleva el bullying para las víctimas?

 

Será que no ven esas cifras de investigaciones y estas otras de Europa de Menesini y Nocentini (2009), que indican que un 20 % de la población estudiantil está involucrada en el acoso escolar; y de Ng. W.Y. y Tsang (2008), que da porcentajes sobre el caso de Australia 17 %, Inglaterra 19 %, Japón 15 %, Noruega 14 %, entre otros.

 

Como indiqué, en 2013, una especialista en derechos de niñez de la ONG Plan Internacional ya hablaba respecto del bullying en Latinoamérica, y enfatizaba en que “La situación es grave, todos los estudios demuestran que el bullying afecta directa o indirectamente al 70 % de los estudiantes en la región”. “América Latina no solo es la región donde más se registra acoso en las escuelas sino que también es la región más violenta del mundo; cuando vemos los estudios internacionales de los diez países más violentos, hay seis o siete países de América Latina en esa lista”. Por esta razón, me sigo preguntando frente a este dato ¿cómo es que estamos los latinoamericanos dentro de la lista de los países más felices del mundo?

 

Y Costa Rica, que figura como el país más feliz del mundo, no escapa a la situación del bullying, cuyas cifras anunciadas en los diferentes medios masivos de comunicación señalan que está en aumento y se teme que continúe creciendo, pues tan solo a finales de 2013 y en lo que llevamos de este 2014, las autoridades del Ministerio de Educación Pública (MEP) han informado sobre el alarmante aumento de las denuncias de casos de acoso escolar. A lo largo de los últimos cinco años, se reportaron veintiún casos de suicidio en menores de edad, por culpa del bullying.

 

Continuando con las cifras, en octubre de 2013, la Contraloría de Derechos Humanos del Ministerio de Educación Pública (MEP) alertaba, según sus datos, que en menos de un mes habían aumentado a setenta y dos los casos confirmados de bullying, y para ellos, lo más alarmante era que se superaba el total de denuncias que habían recibido durante todo 2012, las cuales contabilizaron en cincuenta y nueve. Así, según sus datos revelados en agosto de 2013, que indican fue su último corte, de los casos atendidos por ese ministerio, cuarenta y tres correspondieron a bullying físico y verbal, veintitrés exclusivamente a bullying verbal y el resto de los casos a ciberbullying que ascendieron a seis.

 

Para las autoridades de dicho Ministerio, el aumento, que ellos llaman “exagerado”, responde a que tanto los estudiantes como los padres tienen mayor información sobre la diferencia entre conductas normales de los adolescentes y las situaciones de bullying. Lo cual supone, desde mi apreciación, un gran paso en esta lucha por romper con el mito de la naturalización y vanalización de la violencia entre jóvenes.

 

Pero qué hacer como país, como sociedad, a quiénes les corresponde iniciar la labor de frenar y prevenir este flagelo que deteriora y anula la idea de vivir feliz y con bienestar para una población que se torna vulnerable ante la violencia que vive en manos de sus iguales y sus superiores. Un artículo que me compartieron del sitio web educarchile.cl, que es el extracto de otro llamado Formación socioafectiva y ética en la escuela: experiencias internacionales, de Romagnoli, C. y F. Holloway. Valoras UC, 2007, responde ampliamente a esta pregunta, pues hace referencia a las tendencias en el mundo sobre cómo enfrentar el bullying de manera integral y aunque está muy completo me referiré exclusivamente a su aparatado sobre las tendencias en latinoamérica.

 

En el artículo en mención, Sansaldo (s.f) sostiene que desde los inicios de la década de los noventa, comenzaron a realizarse una serie de conferencias y reuniones internacionales, que promovieron un marco de orientación básico y el impulso inicial para numerosas reformas educativas en Latinoamérica, debido a la evidente necesidad de adaptar el sistema educativo a las crecientes demandas de una sociedad en rápida transformación, incluyendo así reformas dentro de sus estructuras curriculares, temas y objetivos transversales de formación socio afectiva (p. 11).

 

El artículo destaca la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos (EPT) de Jomtien en 1990, la cual establece como acuerdo internacional el compromiso por satisfacer, a través de la educación, una serie de necesidades básicas de aprendizaje en el ámbito cognitivo, de valores, de actitudes y conocimientos, así como el establecimiento de planes y fijación de metas para cumplir los compromisos adquiridos. También menciona la reunión de la Comisión de Educación para el siglo XXI, en 1996, resumida en un informe llamado Informe Delors, donde se refuerzan los principios de acuerdos anteriores, se establece la importancia de la educación en la formación cívica, y se plantean cuatro pilares para la educación: el aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser (Sansaldo, s.f.).

 

Además, expone el caso de Colombia, donde al parecer se han elaborado estándares de competencias básicas en ciudadanía, los mismos que definen los niveles básicos de calidad de la educación que las escuelas deberían proveer, en relación con los conocimientos y habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas que permitan una integración constructiva en la sociedad, agrupados en torno a los temas de convivencia y paz, participación y responsabilidad democrática, pluralidad, identidad y valoración de las diferencias y desde los que se trabajan temas específicos como el bullying, inserto dentro de programas más amplios que buscan el desarrollo de las diversas competencias ciudadanas que se desarrollaron en 2003, en conjunto con la Asociación Colombiana de Facultades de Educación (ASCOFADE), que incluye investigadores universitarios y profesores de varias regiones de ese país (Sansaldo, s.f.)

 

En Costa Rica, los esfuerzos más comunes han sido en materia de divulgación, particularmente con foros, dirigidos por el Ministerio de Educación Pública (MEP), junto con diferentes entes públicos y privados interesados en la materia. Los cuales, a la vez, se han dado a la tarea de desarrollar un trabajo de sensibilización en las aulas tanto a profesores como estudiantes, mediante la aplicación de guías con pasos para saber cómo actuar: protocolos integrados para la atención de la violencia en los centros educativos de primaria y secundaria, que incluye, entre otros, un protocolo específico sobre el acoso, matoneo o bullying y el ciberbullying en los centros educativos de primaria y un protocolo específico sobre el acoso, matoneo o bullying y el ciberbullying en los centros educativos de secundaria. Ambos contemplan remitir a los estudiantes a la red de servicios de salud pública o clínicas privadas y universidades que colaboran con el MEP en la atención psicológica, para la resolución de los casos, además de que dicho Ministerio cuenta con una contraloría de derechos humanos, que es la encargada de canalizar las denuncias en esa materia.

 

Al respecto y en virtud de subrayar los esfuerzos costarricenses por tratar la problemática, se tienen importantes estudios como los de la psicóloga Hannia Cabezas de la Escuela de Orientación y Educación Especial de la Universidad de Costa Rica, quien concluye en su más reciente investigación de 2013 que “el acoso escolar en la escuela costarricense es un fenómeno que va en aumento […] por lo que, no solo debe verse como un fenómeno generado entre el alumnado, sino como una situación integral que involucra a la familia, a la escuela y a una sociedad, problema que, a su vez, tiene graves consecuencias en el desarrollo socio emocional[…]”

 

Entonces, no me queda más que acotar que aún cuando se están realizando importantes esfuerzos, en los países más felices del mundo, también se sufre acoso escolar o bullying,

 

Referencias 

(22 de noviembre del 2014). “Costa Rica es el país más feliz del mundo según un estudio”. Recuperado de http://www.antena3.com/noticias/mundo/costa-rica-pais-mas-feliz-mundo-se....

Cabezas, H. (2013). “Violencia escolar, un problema que aumenta en la Escuela primaria costarricense”. En: Revista actualidades Investigativas en Educación Universidad de Costa Rica, 13(2), 1-20.

García, D. (1 de octubre de 2013). “En el MEP reportan un aumento ‘exagerado’ de casos por bullying”. Recuperado de http://www.crhoy.com/en-el-mep-reportan-un-aumento-exagerado-de-casos-po...

Menesini, E. & Nocentine, A. (2009). El acoso en la escuela. En Francesco Mazzone y Querciolo Mazzonis (compiladores), Educación en Contextos de violencia y violencia en contextos educativos. Comitato Internazionale per lo Sviluppo dei Popoli. Roma, Italia.

Ng, Josephine W.Y. y Tsang, Sandra K.M. (2008). School Bullying and the Mental Health of Junior Secondary School Students in Hong Kong. En: Journal of School Violence, 7(2), 3- 20.

Notimex, (2013). “América latina el lugar con más bullying en el mundo”. Recuperado de http://www.aztecanoticias.com.mx/notas/internacional/155568/america-lati...

Oppenheimer A. (2014). “Los países más felices del mundo”. Recuperado de

http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/andres-oppenheime...

Rodriguez, I. (2012). “Costa Rica es nuevamente el país más feliz del mundo”. Recuperado de http://www.nacion.com/vivir/bienestar/Costa-Rica-nuevamente-Happy-Planet...

Sansaldo, (s.f). “Tendencias en el mundo sobre cómo enfrentar el bullying de manera integral”. Recuperado de http://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=204403

The New Economics Foundation (NEF). Sitio web: http://www.neweconomics.org/

UNICEF (2014) “Ocultos a plena luz: un análisis estadístico de la violencia contra los niños”. Recuperado de http://www.unicef.es/actualidad-documentacion/publicaciones/ocultos-plen...

 

 

La autora

Psicóloga, máster en trabajo y organizaciones, actualmente se desempeña como presidenta del III Congreso Internacional de Mobbing y Bullying, es docente universitaria en la Universidad Católica de Costa Rica e investigadora independiente a través de su firma Territorio Psicológico. San José, Costa Rica. ingrid.naranjo@territoriopsicologico.com

 

Tomado de Revista Internacional Magisterio No. 73

 

 

Agregar comentario

Debes iniciar sesión o registrarte para poder realizar comentarios.
PUBLICIDAD

Recibe nuestras novedades

PUBLICIDAD