Tópicos

26/04/2017 - 15:15

Engranajes y piel en la escuela

0 comentarios

Gladys Marina Casadiegos Aponte
Makyerlin Borja Maturana
Roberto Esteban Hoyos Martínez
Rubén Darío Gómez Lorduy
,

Palabras clave: prácticas pedagógicas, calidad educativa y narrativas escolares.

 

Relato

Era necesaria esta reunión con el grupo, ya que algunos estudiantes habían tenido una riña durante un partido. No imaginaba era lo que iba a pasar en aquel encuentro…

Muchachos, hagamos una mesa redonda, organicemos las sillas, hablemos de lo que pasó en el partido— dije en tono sereno.

La reunión comenzó, muchos llegaron tarde, algunos comiendo. Entre saludos y regaños, los invité a que habláramos de los acontecimientos. Evité fijar mi atención en las malas posturas en las sillas y en el mal porte del uniforme; llevaba poco tiempo como director de grupo y no quería que la reunión fuera sólo de reprimendas. Varios chicos empezaron a participar, les fui dando la palabra de manera paulatina. El discurso transcurría sin muchos sobresaltos, hasta que una estudiante que muchas veces se mostró apática a mis actividades dijo:

Usted no sabe qué es lo que nos pasa a nosotros, no se ha preocupado por saber de nuestras vidas.

La niña contó una parte de su historia de maltrato y abandono, lo que me conmovió e incluso hizo que el resto de compañeros llorara. Pensé: ¿por qué hasta ese momento había centrado mi trabajo en cumplir con formalismos administrativos? y reflexioné sobre mi papel como educador en estos tiempos de la eficacia y la eficiencia escolar”.

 

En fragmentos de relatos como el anterior podemos inferir que la realidad no está prescrita en las aulas escolares, porque en ellas convergen un sinnúmero de acontecimientos, de emergencias cotidianas; así que es el maestro quien a partir de su experiencia y su sabiduría las tendrá que afrontar y encarar desde su saber pedagógico. En esos momentos de plena humanidad es cuando no existen manuales, ni cartillas que permitan otear un horizonte diferente para educar a nuestros estudiantes. Duschatzky (2011), al hablar de una escuela ya estipulada y controlada, argumenta que “la realidad vivida en lo cotidiano ya no se deja atrapar en esta clase de pensamientos, cargados de supuestos”.

 

+Conozca el libro De la teoría a la práctica. El pensar y el hacer en la ciencia y en la educación

 

En este orden de ideas, es necesario vivir la escuela colombiana actual para sentir y tratar de comprender cómo en las reformas educativas de los últimos años se ha favorecido la atenuación del discurso pedagógico en las instituciones educativas, a cambio de la promulgación de un discurso empresarial que ha permeado los escenarios escolares en todos los niveles de la educación pública colombiana. Al maestro ahora no se le concede su condición de pedagogo, sino el de operador de un currículo cuya esencia parece atarse al favorecimiento de las exigencias mercantilistas de los aparatos productivos del país, con lo que se deja al margen la formación humanística de los estudiantes, pues como lo expresa Giroux (1997), los profesores quedan reducidos al papel de técnicos sumisos que ejecutan las instrucciones.

 

+Conozca el libro Pensamiento docente y práctica pedagógica. Una investigación sobre el pensamiento de los docentes

 

Lo anterior, se ejemplifica en el llenado de formatos y recolección de evidencias, muchas de ellas solo por dar cumplimiento a instructivos con poca esencia reflexiva y pedagógica; de lo que se infiere que estas nuevas tareas impuestas al maestro marcan y afectan su práctica pedagógica a razón de la implementación de un sistema de gestión de calidad que tiene como uno de sus propósitos la certificación a través del cumplimiento de indicadores encaminados a lograr mejores resultados y por ende la supuesta “excelencia educativa” que puede tender a desconocer lo humano y pedagógico de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

 

En este sentido, Vasco (1990) propone que se considere la pedagogía no como la práctica pedagógica misma, sino como el saber teórico-práctico generado por los pedagogos a través de la reflexión personal y dialogal sobre su propia práctica pedagógica; de manera específica en el proceso de convertirla en praxis pedagógica a partir de su propia experiencia y de los aportes de prácticas y disciplinas que se intersectan con su quehacer.

 

Por su parte, Ospina (2011) expresa, en alusión a las reformas educativas de los últimos años, que la pedagogía no es considerada un dominio fundamental o inherente a la profesión sino aledaño, dado que todo aquél que tiene un saber específico, tiene implícito el saber pedagógico.

 

Ahora bien, relatar permite validar todo aquello que nos acontece como maestros, aquello que escuchamos, vivimos y sentimos y que se queda en nuestro cuerpo y no solo en un formato con una reflexión que nadie lee o le interesa. Somos contadores de historias por naturaleza, entonces cómo ignorar lo que sucede día a día en nuestras aulas de clase y en cualquier espacio de nuestra institución, ¿por qué no atrevernos a “describir esas vidas, recoger y contar historias sobre ellas, y escribir relatos de la experiencia?” (Connelly y Clandinin, 1995).

 

En este sentido, nos apropiamos del relato para captar “la riqueza y detalles de los significados en los asuntos humanos (motivaciones, sentimientos, deseos o propósitos) que no pueden ser expresados en definiciones, enunciados factuales o proposiciones abstractas, como hace el racionamiento lógico-formal” (Bolívar, 2002). Las narrativas escolares son puertas que se abren para conocer el mundo de la escuela, más que respuestas a los problemas, interroga por la realidad; querer darnos cuenta de los asuntos humanos siempre será una búsqueda racional para comprender lo que nos acontece.

 

Conclusión

El Ministerio de Educación y las escuelas deben dialogar con la praxis y saber del maestro en la construcción de políticas públicas educativas. Por tanto, es necesario consultar a los maestros acerca de sus ideas, emociones, percepciones, es decir, sus experiencias pedagógicas, sino se quiere caer en la implementación de sinsentidos adheridos a la labor docente y, como consecuencia, convertir al maestro en un operario de un currículo que él no conoce porque intereses no pedagógicos lo han fabricado.

 

Ante un panorama tan complejo, los relatos pedagógicos son una herramienta que permite al maestro, además de contar lo que sucede al interior del aula y la escuela, reflexionar sobre su quehacer pedagógico, es ir más allá de dictar una clase, es ahondar en ese mundo diverso de emociones, sentimientos, aprendizajes, enseñanzas, los cuales están inmersos en la cotidianidad de la escuela, pero que necesitan ser narrados para poner en cuestión aquello que lo cotidiano ha naturalizado, lo anterior permite reeducar la mirada con el fin de mejorar las prácticas pedagógicas para no convertir en simples cifras los saberes y lo acontecido en nuestra escuela. Se necesita escuchar y leer a ese ser que nos habla y que tiene mucho que decir.

 

Finalmente, recobrar nuestra esencia como maestros será una tarea constante ante la complejidad de las presentes políticas educativas que nos enceguecen y aprisionan haciéndonos creer que no tenemos escapatoria. Es en el aula de clase donde tenemos nuestro mayor reto para hacer de la enseñanza un ejercicio político, caracterizado por acciones críticas que permeen la vida de nuestros estudiantes, con el propósito de hacer de la escuela un lugar distinto, otro mundo posible.

 

Referencias

Bolívar, A. (2002). “¿De nobis ipsis silemus?”: Epistemología de la investigación biográfico narrativa en educación. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 4 (1). En: http://redie.uabc.uabc.mx/vol4no1/contenidobolivar.html

Connelly, M., Clandinin, J. (1995). “Relatos de experiencia e investigación narrativa”. En Larrosa, J. y otros, Déjame que te cuente. Ensayos sobre narrativa y educación. Barcelona: Laertes.

Duschatzky, S., Sztulwark, D. (2011). Imágenes de lo no escolar: en la escuela y más allá. Argentina: Paidós.

Giroux, H. (1997). Los profesores como intelectuales: hacia una pedagogía crítica del aprendizaje. España: Paidós.

Vasco, C. (1990). Algunas reflexiones sobre la pedagogía y la didáctica. Recuperado de http://ineduga.webcindario.com/pedagogiadidactica.pdf 5 de enero de 2014.

 

Tomado de Revista Internacional No. 82

 

Foto de Gaelx. Tomada de Flickr

 

Agregar comentario

Debes iniciar sesión o registrarte para poder realizar comentarios.
PUBLICIDAD

Recibe nuestras novedades

PUBLICIDAD