Tópicos

22/04/2017 - 21:00

La enseñanza del inglés desde un enfoque intercultural

0 comentarios

Gladys Milena Vargas Beltrán
,

Enseñar inglés, a lo largo de la historia ha sido un reto para los docentes, partiendo de la baja motivación de los estudiantes frente al mismo y la apatía que se genera frente a lo desconocido. Desde esta perspectiva, el problema hay que estudiarlo de raíz y comprender por qué el inglés ha sido en muchas ocasiones, catalogado como el monstruo en la escuela.

 

Se enseña inglés de forma aislada de la realidad, se repiten y suman expresiones, se multiplican estructuras y se divide el saber. Esto genera que el estudiante tome el inglés desde una perspectiva de lejanía, de algo que no le pertenece, de un objeto del saber apartado de su realidad cotidiana y de su vida personal.

 

+Lea: El índice de bilingüismo: ¿una medición objetiva?

 

Para aprender algo, es necesario que este conocimiento se conecte desde lo cognitivo, pero también desde lo afectivo. En este orden de ideas, habrá que buscar un mecanismo para lograr esa conexión partiendo de un aspecto olvidado y poco desarrollado: el carácter intercultural del inglés. Para lograr este propósito es necesario ahondar en la perspectiva de interculturalidad, la cual se mueve en espacios de encuentro entre culturas, buscando un acercamiento entre los pueblos. En este sentido, la conexión parte de un conocimiento del otro, de su forma de vida, de sus costumbres, de su sentir y su esencia.  

 

Una propuesta así, llevaría a pensar que las dinámicas actuales de la enseñanza del inglés no responden a esa interculturalidad deseada, pues en las aulas, el inglés se enseña de forma aislada a esas realidades, a esos contextos, a esos sentires de quienes hablan inglés, por tanto la conexión no se logra y entonces, vale la pena preguntarse cómo lograr esa interacción cultural de forma natural en las aulas al enseñar inglés.

 

+Conozca el libro Evaluación por competencias. Lenguaje idioma extranjero -inglés-. Evolución de las pruebas de estado icfes

 

La competencia sociolingüística del inglés, alude a ello. Y es que en las aulas el maestro debe reformular curricularmente su propuesta a partir de un currículo que parte de situaciones propias de la realidad de los angloparlantes, de sus creencias, de las interacciones en sus contextos, de su forma de vivir y de pensar. Una clase en la que se logra conocer cómo viven los jóvenes en una región de Inglaterra, o los niños en la concurrida Nueva York, puede representar mayor significatividad si se logra que el estudiante conecte esas vidas a la suya y busque puntos en común con ellos, pero también desarrolle nuevas visiones desde la multiperspectiva para conocerles y aprender de su forma de pensar. Es vital que esos puntos de encuentro intercultural e interétnico se den para encontrar los puntos en común, algo que es fácil si se logra reestructurar la propuesta curricular, pasando de un inglés aislado a un inglés global, capaz de unir las culturas de sus hablantes. Sólo así es posible lograr que el inglés cobre vida en las aulas, que se conduzca al estudiante a un diálogo de saberes en torno a la vida de otros seres que culturalmente son distintos, pero humanamente iguales.

 

+Conozca el libro Cómo aprenden los niños una lengua extranjera

 

Foto de Bon Adrien. Tomada de Flickr

 

 

Agregar comentario

Debes iniciar sesión o registrarte para poder realizar comentarios.
PUBLICIDAD

Recibe nuestras novedades

PUBLICIDAD