Tópicos

24/08/2017 - 10:00

Las salidas pedagógicas como estrategia de aprendizaje

0 comentarios

Carlos Santos Henao
,

Buses llenos de estudiantes, parejas de niños agarrados de la mano, esquelas con nombres y números de contacto, loncheras y paciencia, mucha paciencia; esa es la imagen más vívida de una salida de campo en la escuela. Pero reflexionemos un poco sobre el potencial enorme que tienen los viajes como experiencias que permiten dinamizar espacios de aprendizaje significativo en el contexto escolar.

 

Lo que experimentamos con nuestros estudiantes cuando los enfrentamos a un contexto fuera del aula se podría denominar como pedagogía de la experiencia, este contacto directo con la sociedad en la cual habitan, permite realizar reflexiones sobre su entorno y el de sus pares, entonces cualquier situación puede ser un hilo conductor para brindar un espacio de aprendizaje en el que se problematicen situaciones cotidianas: contaminación, deforestación, inseguridad.

 

Estos tópicos mencionados anteriormente, permiten elaborar espacios donde la enseñanza de la historia se articule con las ciencias naturales, la ética y la clase de física, en fin, surge un abanico de posibilidades que permite que se elaboren reflexiones complejas acerca de lo que se ve y se siente cuando salimos de las aulas.

 

+Conozca el libro  La escuela en el museo. Unidades didácticas en Física. Desafiando el uso de los museos en la enseñanza de las ciencias

 

Planear pedagógicamente

 

  • Elegir un destino es el primer paso, pero lo fundamental es pensar a qué tipo de situaciones queremos enfrentar a nuestros estudiantes y cómo estas van a ser un detonador de aprendizaje. Uno de los tópicos más importantes de este primer momento es vincular a los docentes de diferentes áreas en la elaboración del plan de viaje. Con esto se potencializa el ejercicio y se permite el diálogo de saberes en el trabajo previo y la ejecución de la actividad.

 

  • El trabajo preparatorio en el aula nos presenta dos posibilidades: la primera, tiene que ver con elaborar un plan de trabajo donde los estudiantes deben adquirir una gran cantidad de información acerca del lugar a visitar, con esto se garantiza la elaboración de ejercicios que permitan confrontar la información a la realidad, con lo cual los ejercicios investigativos serán más ricos en su etapa reflexiva. En segundo lugar, los estudiantes no tendrían un contacto muy extenso sobre el lugar a visitar, con esto se garantiza que su aprendizaje será más auténtico y vivencial, en este caso los ejercicios que se planteen como retroalimentación deben estar direccionados con relación a la exploración y el descubrimiento como experiencia de aprendizaje.

 

  • Finalmente, el trabajo de balance y retroalimentación no puede ser entendido como una evaluación tradicional, ya que a partir de los viajes no podemos evaluar las experiencias de manera tradicional, es importante entender que el desarrollo de salidas pedagógicas se configura en una oportunidad invaluable para fijar reflexiones en nuestros estudiantes. Por lo tanto, el balance tiene que estar direccionado en el análisis de los problemas, situaciones, acciones y lugares que para los estudiantes hayan resultado significativos.

 

+Conozca el libro La escuela en el museo. Unidades didácticas en Biología. Desafiando el uso de los museos en la enseñanza de las ciencias

 

 

Foto de Eduardo Robles Pacheco.  Tomada de Flickr

 

 

 

Agregar comentario

Debes iniciar sesión o registrarte para poder realizar comentarios.
PUBLICIDAD

Recibe nuestras novedades

PUBLICIDAD