Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
editorial_magisterio_cajiao.png

4 claves para aprender: emoción, curiosidad, atención y memoria

Magisterio
02/08/2019 - 15:00
0
Foto de Pixabay

"Hoy solo se debe y se puede enseñar a través de la alegría,

porque conocemos bien los sustratos cerebrales de estos procesos"

Francisco Mora (@morateruel)

El objetivo de cualquier docente es enseñar cada día de forma más eficiente en la escuela. Y está claro que una misma fórmula estandariza no sirve para todos los alumnos y alumnas.

Por tanto, no existen fórmulas infalibles ni recetas mágicas sobre cómo enseñar a nuestros alumnos y mucho menos en el mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo en el que vivimos. Por este motivo, la educación es igualmente compleja e incierta y solo puede ir en la dirección correcta si tiene siempre presente la realidad en la que se lleva a cabo, el contexto en el que se aplica, las características cognitivas y de carácter de los alumnos y, por supuesto, sus circunstancias, intereses y motivaciones.

La realidad de la educación del siglo XXI nos obliga a derribar las puertas y los muros de las aulas para dejar entrar a otras personas, enriqueciendo la experiencia de aprendizaje de los alumnos y alumnas. La escuela debe ser una comunidad creativa de aprendizaje.

Esta complejidad manifiesta en la manera de educar obliga a los docentes a colaborar, intercambiar experiencias... a conectar ideas y hechos. Ya no tiene sentido el docente solitario que se encierra en su aula como en un castillo y se "defiende" del exterior levantado el puente levadizo e impidiendo que nadie ni nada pueda entrar allí. La realidad de la educación del siglo XXI nos obliga a derribar las puertas y los muros de las aulas para dejar entrar a otras personas, enriqueciendo la experiencia de aprendizaje de los alumnos y alumnas. La escuela debe ser una comunidad creativa de aprendizaje.

¡Qué importante es compartir prácticas educativas de éxito! Que no se queden aisladas y ocultas en un aula concreta de una escuela concreta. ¡Qué importante es evaluar las experiencias que llevamos a cabo y obtener evidencias de su aportación positiva en el proceso de enseñanza/aprendizaje!

Ante esta necesidad ineludible de transformar la educación y la evidencia de que no existen fórmulas mágicas, tan solo cabe señalar algunas claves, en concreto cuatro, que pueden ayudar a mejorar el aprendizaje de nuestros alumnos: emoción, curiosidad, atención y memoria.

+Conozca el libro Educando niños felices

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

La emoción es muy importante en educación porque posibilita la curiosidad y la atención. Y estos tres aspectos son fundamentales para conservar en la memoria de nuestros alumnos los aprendizajes que llevan a cabo. Sin memoria, no hay aprendizaje. Pero lo que se aprende se fija en ella siempre y cuando se comprende, se entiende su aplicación en contextos de realidad.

Una escuela basada en el placer por el aprendizaje y la curiosidad innata de los alumnos y alumnas es el mejor fundamento para que puedan aprender de forma autónoma a lo largo de toda su vida. Y esa es la mejor herramienta de vida que les podemos aportar porque vivir es adaptarse constantemente a los cambios que nos presenta la vida.

El anterior  artículo es tomado de la web  El blog de Salvaroj para visitar el contenido original haga click en el siguiente enlace: http://www.salvarojeducacion.com/2018/11/4-claves-para-aprender-emocion.html

Foto de Pixabay