Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

5 claves para liberarse de una educación equivocada

Por Pablo Romero Ibáñez
Magisterio
26/09/2019 - 14:15
0
By Freepik

Pablo Romero, autor de Cómo liberarse de una educación equivocada, nos comenta en la siguiente serie de vídeos, claves, habilidades y reflexiones que sirven para enriquecer su labor docente o directiva. En este caso hablará sobre "5 claves para liberarse de una educación equivocada".

¡Hola!

Soy Pablo Romero. Hoy voy a ofrecerles "5 claves para liberarse de una educación equivocada", basado en mi obra Cómo liberarse de una educación equivocada.

La primera claves es:

1. Propósito de una formación

En una ocasión me preguntaba un empresario: "Pablo tengo un capital voy a crear un colegio, ¿qué es lo primero que debo hacer? Es que por ahí me dijeron que hay que hacer un PEI y después un manual de convivencia y hay que armar unos estándares y unos logros y unos indicadores e inclusive me hablaron de unas competencias."

No, lo primero que hay que tener claro es qué tipo de persona quieres formar en tu institución y eso lo tienes que tener claro antes de poner la primera piedra, eso se llama propósito de formación. Incluso una pareja, un matrimonio antes de irse a la cama a fabricar su hijo, lo primero que debe tener claro es el propósito de formación, qué tipo de hijo vamos a formar.  Ese es el primer consejo si queremos liberarnos de una educación equivocada. Porque lamentablemente tanto en los hogares, como en los colegios se encuentra demasiada gente trabajando sin un propósito claro de formación. Y el propósito de formación no solo debe ser institucional en un establecimiento educativo, tiene que ser por área; cada área, antes de establecer sus estándares o sus desempeños, lo primero que tiene que tener cada área de matemáticas, ciencias sociales, es su propósito de formación. Así lo abordé con mucho detalle en mi libro Cómo liberarse de una educación equivocada

2. Organizar la casa

He encontrado numerosas instituciones educativas caóticas, es decir, funciona sin tener claro un sistema uniforme de planeación y fundamentado; sin tener una planilla, cada quien agarra, hace rayas y en una hoja va calificando, eso es un desastre. El boletín, un desastre, unos colocan desempeño, otros no tienen desempeño; otros solo se centran en desempeños en el saber, otros redactan desempeño en el hacer; no existe coherencia, es decir, es un solo desastre lo que he encontrado no solo en Colombia, sino en América Latina en lo que es la organización y la estructura de un informe académico o boletín, lo que es la planeación, lo que es la estructura de una guía, de un taller; incluso lo que es la organización de tareas, encuentro instituciones donde los niños se quedan hasta las 11 y 12 de la noche haciendo tareas. Con razón que un alcalde en Soledad, Atlántico decidió prohibir las tareas, hasta se le entiende, claro tanto padre de familia quejándose; claro que esa no es la solución, la solución no es quitar las tareas porque las tareas desarrollan memoria de trabajo; la idea es organizar, crear un proyecto de tareas donde el niño a las 6 de la tarde se desocupó hace rato de tareas para que pueda dedicarse a otras labores, así que, esa es la segunda clave que les recomiendo: organizar la casa. 

Es un ambiente donde el niño no se quiere ir, son las cinco de la mañana y no halla la hora de llegar a su institución educativa, porque allá lo tratan con dignidad, con buen trato, le dan oportunidades de aprendizaje, porque se siente en familia.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

3. Ambiente y clima escolar

¿Qué sucede con el ambiente y clima escolar? Nada podemos hacer si no creamos un ambiente y un clima agradable de aprendizaje y de trabajo. Es un ambiente que es incluyente, es un ambiente donde a todos se les trata bien, es un ambiente y un clima donde todos decimos buenos días, buenas tardes, con permiso, gracias, hasta luego. Es un ambiente donde no hay una persona que se destaca por encima del otro, es decir, el profesor no tiene preferencia, a todos les da sus oportunidades. Y es un ambiente incluyente en la medida en que el profesor a cada quien le da lo que necesita para acceder a su aprendizaje significativo. Es un ambiente donde el niño no se quiere ir, son las cinco de la mañana y no halla la hora de llegar a su institución educativa, porque allá lo tratan con dignidad, con buen trato, le dan oportunidades de aprendizaje, porque se siente en familia. Eso es clave en una institución educativa. Recuerden que las investigaciones dicen que el 49% del aprendizaje en los niños está dado por el ambiente y el clima escolar. 

4. Activar el asombro 

La filosofía nace del asombro, y parece ser que vivimos en una sociedad donde ya casi nadie se asombra. Necesitamos volver al asombro. Necesitamos volver a la pregunta, si es que alguna vez hemos tenido la pregunta. Necesitamos que la pregunta esté por encima de la respuesta. A veces se llevan respuestas de preguntas que no se han hecho. Necesitamos que el niño pregunte y el docente pregunte; pero para eso necesitamos formarnos, saber que hay preguntas literales, preguntas interpretativas, preguntas analíticas, preguntas propositivas, preguntas de inferencia, preguntas de opinión, preguntas de sensibilización, preguntas esenciales, preguntas complejas, preguntas para activar la clase, algunos le llaman preguntas de motivación, preguntas para el desarrollo de la clase, preguntas de conclusión, saber si el niño finalmente ha comprendido toda la clase. Necesitamos activar la crítica y necesitamos activar la innovación. Este es mi cuarto consejo para liberarnos de educación que esté equivocada. 

5. Profundizar

Y ahí sí le hago un homenaje a Oscar Wilde, que en alguna ocasión dijo “lamento decirle, vivimos de un mundo de superficies, es decir, solo enseñamos la puntica que sale del iceberg y el gran peñón está en el fondo del mar”. A ello no llegan nuestros niños. Con cientos de instituciones educativas he hecho experimentos con mis docentes, les digo: simplemente entre a un aula de clase y dígale a los niños, dígale a todos sus estudiantes que después de cinco, seis años que han recibido clase con usted, pase al frente al que quiera, y durante una hora o dos horas hable de un tema específico que nosotros hayamos enseñado, cuál sorpresa, no pasan de cinco minutos hablando de un tema, a quienes mejor les ha ido, llegan a diez minutos. Realmente, no estamos enseñanza a profundizar. Necesitamos una sociedad donde el niño antes de graduarse, sea bueno en algo, en qué, no sé, pero necesitamos que realmente profundice en algo, y no que todo lo sabe de a poquito. 

Conozca el libro Cómo liberarse de una educación equivocada

Foto de Freepik