Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_sexista.png

6 pasos para mejorar la orientación educativa de los estudiantes con necesidades especiales

Por Celia Carrera Álvarez , Por Consuelo Santamaría Repiso , Por Paloma Matías Benayas , Por Teresa López López
Magisterio
24/10/2019 - 14:45
0
By Freepik

Quienes nos dedicamos a la orientación educativa sabemos bien que la imagen que los docentes se forman de sus alumnos es la que guía en gran parte la manera de relacionarse con ellos y consecuentemente la forma en la que estos responden. Por eso nos parece tan importante que la narración que se construya acerca de un alumno y la idea que el profesorado se forme del mismo al iniciar su tarea educativa sea muy cuidada, especialmente cuando se trata de aquellos que son más vulnerables porque tienen mayores necesidades educativas y son más fuertes las barreras a derribar para su inclusión. 

somos conscientes de la importancia de que el maestro tutor y el resto del profesorado conozcan aspectos fundamentales del alumno y reciban una información que huya de estereotipos y no dispare protocolos de actuación en función de un diagnóstico o una visión sesgada del alumno o alumna, con el riesgo que ello comporta. 

Sabemos también que las primeras experiencias de relación entre el profesional y el niño van a influir mucho en el vínculo de confianza y seguridad afectiva que se cree y que es fundamental en la educación. Por ello somos conscientes de la importancia de que el maestro tutor y el resto del profesorado conozcan aspectos fundamentales del alumno y reciban una información que huya de estereotipos y no dispare protocolos de actuación en función de un diagnóstico o una visión sesgada del alumno o alumna, con el riesgo que ello comporta. 

+Lea: La Tutoría como Articuladora de la Investigación

Procedimiento 

1º Elaboración de un listado de alumnos de los que es preciso organizar y traspasar información, priorizando los de nueva incorporación y los que cambian de tutor, de etapa educativa o grupo-clase. 

2º Recopilación de la información relevante a transmitir, prestando especial atención a la experiencia de profesionales que han trabajado anteriormente con el alumno (profesor-tutor del curso anterior, profesores de apoyo, personal auxiliar...). 

3º Consulta de la información existente relativa al tipo y grado de adaptaciones curriculares, materiales con los que se ha trabajado, necesidades de apoyo que tiene para poder participar en el aula, puntos débiles y puntos fuertes, programas específicos de trabajo que se han llevado a cabo o se han ropuesto… Sería importante contar con un resumen de todos estos aspectos realizado al final del curso precedente por los profesionales que trabajaron con el alumno (Ver tarea de Junio J1). 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

4º Planificación con jefatura de estudios de un calendario de reuniones con los equipos educativos del alumnado que requiere ese traspaso de información. 

5º Reunión breve, previa al inicio del curso, con el tutor y equipo educativo de los niños y niñas con necesidades específicas de apoyo educativo. En ellas se les aportará además información escrita concreta, concisa y operativa de los aspectos fundamentales a tener en cuenta para el periodo de adaptación al nuevo curso. 

6º Previsión de una reunión posterior para la elaboración del plan de trabajo individualizado para cada alumno, una vez transcurrido el periodo de adaptación y se haya realizado la evaluación inicial en el aula. 

+Conozca el libro Familia y escuela. Orientación y tutoría escolar

Título tomado del libro: Agenda de trabajo del Orientador. Autores: Celia Carrera Álvarez; Teresa López López; Paloma Matías Benayas.Consuelo Santamaría Repiso. pp. 33-34. 

Foto de Freepik