Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

¿Acabar la evaluación en las aulas?

Magisterio
07/02/2017 - 11:00
0
Foto de Marisol Castrejon. Tomada de Flickr

Sea cual sea el viento de reforma que sople y sea cual sea su origen y destino, ninguna de las reformas escolares, ni aquellas raras y lentas del pasado, ni las frecuentes y a veces tan solo esbozadas de los últimos decenios, han propuesto nunca eliminar la evaluación de la vida escolar.

 

+Lea: La operación mental de evaluar - 5 claves de la evaluación para el mejoramiento del aprendizaje escolar - Ciclos, competencias y evaluación. Entrevista a Phillippe Perrenoud - Argumentos para el aprendizaje y la evaluación del siglo XXI

 

Se ha intervenido sobre el sistema de los exámenes y, ciertamente, esto ha disminuido la cantidad de evaluaciones sumativas formales; pero aun así el acto de evaluar ha sido siempre confirmado como una parte del proceso instructivo-formativo que no se puede eliminar. Es más, la evaluación ha ampliado sus funciones dentro del sistema académico, asumiendo nuevos objetivos y nuevos actores.

 

+Conozca los libros Cómo evaluar el aprendizaje escolar. Aplicación del decreto 1290 de 2009 - Evaluar es valorar. Diálogo sobre la evaluación del aprendizaje en el aula para comprender el decreto 1290 de 2009 - Evaluación integral por procesos. Una experiencia construida desde el aula - Evaluación escolar. ¿resultados o procesos? Investigación, reflexión y análisis crítico

 

En más de una ocasión he invitado a los docentes a imaginar cómo podrían eliminar la evaluación de los procesos y de las situaciones que se desarrollan en la vida académica, para después identificar las ventajas y las desventajas, las ganancias y las pérdidas que se constatarían en esa nueva condición. El ejercicio conduce a reconocer que eliminar la evaluación tendría como consecuencias.

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

 

a) Una reducción de la carga de trabajo de la que se beneficiarían los profesores y el centro educativo.

 

b) Un aumento de la cantidad de tiempo a disposición para la realización de intervenciones didácticas.

 

c) Una disminución del nivel de conflictividad en las relaciones con los estudiantes y con sus familias.

 

d) Una reducción de la ansiedad y la frustración, que beneficiaría tanto al profesorado como al alumnado.

 

+Conozca la colección Saber Mejor

 

Tras la percepción de una sensación de alivio generalizada, los profesores deben, a pesar de ello, admitir que la hipotética innovación traería consigo también alguna desventaja y un empobrecimiento general del sistema informativo. En concreto, se asistiría a la pérdida de informaciones que son necesarias para la regulación del proceso de enseñanza y aprendizaje. La comunicación con las familias sería más pobre e imprecisa. Además, se privaría a los estudiantes de un feedback necesario para su autoconocimiento y para el desarrollo de los procesos de autoanálisis y autoevaluación.

 

Con la reducción de la ansiedad por actuar vendría a menos también la ocasión para ejercitarse en afrontar la prueba, el límite y el fracaso.

 

En definitiva, la desaparición de la evaluación y del control del aprendizaje podría tener como consecuencia la disminución del esfuerzo en el estudio y de la motivación por aprender. La evaluación es, en el centro educativo, un deber, una necesidad y un dato de facto.

 

Es una necesidad porque a través del proceso de evaluación se pone de manifiesto el proceso de formación y sus resultados. Sin las informaciones recogidas por la evaluación, sea cual sea la forma y el grado de consciencia, no se construye el proceso educativo. Sin la evaluación no hay decisión, y el proyecto educativo se arriesga a no corresponderse con la realidad.

 

Es un dato de facto, porque hay evaluación incluso cuando no hay «evaluación» propiamente dicha, porque ésta existe incluso cuando no se la nombra. La evaluación es un acto omnipresente, no necesariamente intencional o explícito; se da siempre en las relaciones más allá de la consciencia del evaluador.

 

 

 

Título tomado del libro: Saber Evaluar. Autor: Paola Plessi. pp.15-16

 

Foto de Marisol Castrejon. Tomada de Flickr