Tópicos

13/12/2017 - 11:15

Ambientes sanos para la convivencia en el contexto pedagógico

0 comentarios

Mauricio González Ruiz
,

En el contexto pedagógico colombiano, con el matiz propio del actual propósito de paz, compromiso de todos, se torna fundamental reflexionar, a fin de analizar, entender, interpretar y obrar de conformidad con ámbos objetivos mencionados, -pedagogía y paz-, respecto a cuáles son los elementos básicos que los componen y la mejor manera de integrarlos con el fín de lograr una adecuada sensibilización personal que haga posible generar y mantener un ambiente de sana convivencia en desarrollo de la misión del educador, que preserve la dignidad de las personas en las aulas y en la vida social también.

 

Son, entonces, elementos estructurales para el efecto indicado, los que tienen que ver con la formación integral de la persona individual, para lo cual propongo los siguientes componentes:

 

  • Estructura Axiológica, o de valores éticos, morales y jurídicos.
  • Estructura emocional, es decir educación emocional.
  • Proyecto de vida.
  • Gerencia, o administración de los anteriores 3 componentes.
  • Estructura axiológica o de valores.

 

El primer componente hace referencia a los valores éticos, aquellos aspectos mínimos básicos, intocables, que giran alrededor de la idea de la dignidad humana, esencia que caracteriza a los seres humanos y que en principio están formalizados en el preámbulo de nuestra Constitución Política y son, la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz. (lista simplemente enunciativa), que son un punto de partida como guía y referencia de los otros derechos y garantías formalizados.

 

+Video Desarrollo emocional y ambiente escolar: estrategias para la convivencia

 

El segundo componente de esta estructura de valores, además del aspecto ético se refiere a los valores morales, es decir la conducta de las personas, y se refiere específicamente aquella que honra en la práctica esos valores intocables, pues son de la misma naturaleza, es entonces la actitud y la forma como se interactúa.

 

El tercer componente de esta estructura son los valores jurídico, o principios valores, deberes y garantías, formalizados en cuerpos normativos, o leyes, vigentes, y que podemos encontrar en los artículos 1 a 95 de la Constitución Política Colombiana vigente, referidos al Estado social de derecho.

 

Tales valores son en general: la dignidad de las personas, los fines esenciales del Estado, es decir servir a la comunidad y garantizar la efectividad de los principios, deberes y derechos consagrados en la misma Constitución, el rol de las autoridades, la primacía de los derechos inalienables de la persona, la soberanía, la diversidad étnica y cultural, las libertades: personal, de desarrollo de la personalidad, de conciencia, de cultos, de expresión, de hacer peticiones a las autoridades, de locomoción, de trabajar, de enseñar, aprender e investigar, las libertades públicas e individuales, la intimidad, el buen nombre, a ser juzgado conforme a las normas vigentes, a ser liberado si así lo contempla la ley, a reunirse y manifestarse pública y pacíficamente, a asociarse, a participar en la conformación y control del poder político, a la igualdad, el deber de autocuidado y el de cuidado de la comunidad, a la vivienda digna, a la recreación, al deporte y al aprovechamiento del tiempo libre, de oportunidades, a la negociación colectiva, a la huelga, a la propiedad privada e intelectual, a la educación, al respeto de la identidad cultural, a la autonomía universitaria, acceder a la cultura y a los documentos públicos, al secreto profesional, a un ambiente sano y los deberes como nacionales colombianos.

 

+Conozca el libro Inteligencia emocional y educación

 

Estructura emocional

El segundo componente, estructural de las competencias personales, es la llamada educación emocional, es decir la inteligencia emocional, o autoconocimiento y control de las propias emociones y la inteligencia social, o comunicación de calidad con las demás personas, punto de partida, estos dos elementos, para convivir sanamente en los distintos ambientes.

 

Es importante recordar que una emoción es cualquier estado mental, permanente o transitorio, y sus sentimientos asociados. (Daniel Goleman, La Inteligencia emocional).

Este componente es doble pilar fundamental, el uno incide sobre el otro; es una relación de complemento necesario sobre la que se edifica un apropiado intercambio tanto consigo mismo como con las demás personas, es decir sano, entendiéndose por sano, la idea de equilibrio funcional, que cada ser pueda expresarse libre y satisfactoriamente y, eso sí, con los límites, (Art. 95 CN), que el sentido común o sana crítica y los deberes de todo ciudadano sugieren, según sea el momento adecuado.

 

+Conozca el  libro Sentir y crecer. El crecimiento emocional de la infancia.

 

Proyecto de vida

Este tercer componente de la formación integral de las personas se refiere al objetivo principal y aspectos circundantes que cada quien ha asumido, como decisión propia, consciente o inconscientemente, escoger como su actividad y sus realidades simultáneas, el entorno de vida que experiementa, y que está determinado por las habilidades naturales o adquiridas, según sea el caso y está concretizado en la realidad actual general que cada persona vive.

 

+Conozca el libro Jóvenes construyendo su proyecto de vida

 

Gerencia

Este cuarto y último elemento de la estructura de competencias personales, se refiere como su nombre lo indica a la administración, y mantenimiento a punto, el control de las actividades y sus resultados, de ser posible, de los tres elementos anteriores, -valores, emociones y relaciones, así como la actividad principal y sus demás elementos acompañantes-, y es entonces una habilidad esencial para mantener la gestión adecuada del día a día.

 

Entonces sobre la base de lo anteriormente señalado, y al tener en cuenta en la formación personal del docente, como estructura de competencias de cada quien, esos elementos, -estar entrenados en ellos-, y usarlos estratégicamente, se eleva la probabilidad de generar un ambiente de confort apropiado para el cumplimiento de la misión pedagógica.

 

El paso inicial es hacer conciencia, reflexionar, respecto al mapa mental personal referido a las creencias propias, pues son las que condicionan y determinan las reacciones o estrategias de comunicación de cada uno.

 

¿Cómo ha sido entonces su experiencia como docente?, cómo se comunica con usted mismo (a), (Inteligencia emocional), y cómo se comunica con las demás personas? (inteligencia social), incluida su familia, amigos, vecinos, sus homólogos (as), su equipo de trabajo, del que hacen parte los estudiantes, (el resultado de esa forma de interactuar le indica si su estrategia es o no adecuada, dependiendo si hay o no armonía, tranquilidad, autorrealización personal, emoción de paz, o equilibrio, que es lo mismo.

 

+Lea: Clima escolar y la calidad educativa

 

Al llegar a la feliz conclusión, producto de la reflexión serena, de la conveniencia de trabajar efectivamente en equipo, con la actitud, (emoción), y la aptitud, (saber hacer), propia de esta habilidad social, que implica sinergia, colaboración y cooperación, de interés en un objetivo común, el ambiente, independientemente del resultado, y con respeto y consideración por los derechos de todos, honrando así la dignidad propia (control emocional) y la de los demás (inteligencia social), se torna sano, permite gestionar contextos de manera pacífica, adulta, madura y funcional y ese es el camino para alcanzar la armonía en el contexto pedagógico, que además contribuye a la paz social.

 

Entonces cuando hay equilibrio se producen relaciones interpersonales de calidad: hay claridad y se promueve la sensibilización de la conveniencia del conocimiento y su uso estratégico, claridad en la transmisión de contenidos, se aprende a escuchar al otro, se respeta el ritmo de aprendizaje y las tendencias de personalidad de los otros, hay tolerancia, se respetan y consideran las opiniones de los demás, se permite la crítica, el análisis, la interpretación, se motiva la autogestión, tanto emocional como de actividades y el aprendizaje, es decir la responsabilidad, incluso la resolución de todo tipo de situaciones, temas que son el objeto de este artículo, como reflexión.

 

 Foto de pressfoto.  Tomada de Freepik

 

Agregar comentario

Debes iniciar sesión o registrarte para poder realizar comentarios.
PUBLICIDAD

Recibe nuestras novedades

PUBLICIDAD