Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_sexista.png

Aprender a escuchar

Por Carlos Santos Henao
Magisterio
11/08/2017 - 15:15
0
Foto de Esteban Romero. Tomada de Flickr

Aprendemos a leer, porque previamente aprendimos a escribir, aprendimos a escribir porque sabíamos hablar, pero aún no sabemos escuchar… La escucha debe ser la piedra angular de todo proceso educativo, esta habilidad es primordial para desarrollar procesos de aprendizaje. Escuchar a los demás permite desarrollar valores como la tolerancia y el respeto, ya que aprendemos a entender los puntos de vista de los demás.

 

La escucha y el habla hacen parte del proceso dialógico del aprendizaje, no existe educación sin diálogo. En la escuela y la vida cotidiana, los estudiantes se ven enfrentados con situaciones que les exigen utilizar sus competencias comunicativas para lograr integrarse a una sociedad que grita, vocifera, pero que no le enseña a sus ciudadanos a valorar y encontrar en lo dicho por los demás, elementos que permitan construir sobre lo construido y, generar lazos y fluidez en la comunicación con los otros.

 

+Lea: La escucha activa en la escuela

 

El juego de roles, los debates, las exposiciones, entre otros, son técnicas que utilizamos frecuentemente en las aulas para estimular procesos de diálogo entre los estudiantes. Pero el panorama es muy sombrío, los alumnos no encuentran sentido en lo que escuchan de los otros –familias, maestros, compañeros-  no les interesa escuchar. Pero ¿acaso en algún momento creímos que esa era una habilidad necesaria? Leemos, porque el grueso de la información a la que nos enfrentamos a diario, está codificada en caracteres que se llaman letras; escribimos, porque es necesario plasmar esos caracteres en algún lugar; hablamos, porque desde muy pequeños aprendimos que esta era la forma primordial de comunicarnos; pero nadie nos enseñó a escuchar.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

 

Pensemos por un momento en el problema más trivial de la vida escolar y detengámonos a meditar cómo estos momentos de efervescencia podrían verse solucionados de una forma pacífica y ordenada, si por un momento guardamos silencio y tratamos de entender el punto de vista de los demás.

 

Escuchar en el aula es la experiencia más importante, si prestamos atención a lo que dicen nuestros estudiantes, lograremos rastrear sus intereses, metas y objetivos. En síntesis, si queremos lograr que la escuela sea el espacio para construir ciudadanos más éticos, responsables, tolerantes y correctos, debemos empezar por enseñar a que escuchar a los demás es la única tarea para toda la vida de nuestros estudiantes.

 

+Lea: Escucha y comprensión, los dos bastiones del Directivo Docente

 

Claves para aprender y enseñar a escuchar:

  • Enseñe a sus estudiantes a escuchar conscientemente, esta es la puerta a la comprensión de la información que nos quieren transmitir y seguramente esta es la manera más afectiva de entender y asumir el punto de vista de los demás.
  • Guardar silencio, apreciar el silencio es la primera manera de aprender a escuchar a los demás, focalicemos nuestros esfuerzos en guardar silencio y prestar atención.
  • Enseñe a sus estudiantes a escuchar activamente, es necesario plantear ejercicios donde los alumnos se vean enfrentados a recibir información, apreciar la opinión de los demás y sintetizar lo dicho.
  • Finalmente lo más importante, todo buen proceso de escucha en el aula culmina con una pregunta, ya que sin pregunta no hay diálogo.

 

Referencias

Barragan. C & otros. 2005. Hablar en clase. Cómo trabajar la lengua oral en el centro escolar. Editorial Grao. Barcelona.

Santos, Bono. 2015. Aprender o aprobar. Una propuesta para el estudio útil. Ediciones Aljibe. Malága

 

Foto de Esteban Romero.  Tomada de Flickr