Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Aprender peldaño a peldaño

Magisterio
14/11/2018 - 15:30
0
Foto de Monkey Business. Tomada de Adobe Stock
  • Viajamos a Suecia
  • Conocemos cómo utilizar la tecnología para personalizar el aprendizaje
  • Creamos un plan de blended learning

A mi ritmo
Una gran cortina de nieve cubre el cielo de Enköping. Son las siete de la mañana y Sabina acaba de despertarse.
Hoy le espera una jornada bien cargada. Para empezar, tiene que escribir a Jonathan, su intercambio de inglés de Nueva York, con el que se cartea. Pero además, esta semana Sabina ha elegido dedicar más tiempo a las matemáticas, sobre todo para repasar. En su escuela21, las ciencias naturales, el inglés, las «mates» y la lengua sueca están organizadas en pequeñas unidades de contenidos con actividades, vídeos y otros materiales digitales. Todo está dispuesto y secuenciado en el portal al que puede acceder desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. A cada unidad de contenido la llaman step, escalón o peldaño en español. El currículo de estas cuatro áreas está compuesto de una gran escalera de unos treinta peldaños en cada curso.

Sabina ya ha completado ocho steps del área de matemáticas en este trimestre. Su diario de aprendizaje y los ejercicios de cada step dan buena cuenta de que está aprendiendo con éxito; ella fue la primera en hacer las pruebas de nivel para los ocho steps que había completado. No todos los alumnos aprenden del mismo modo ni con el mismo ritmo, por eso en las escuelas de la red Kunskapsskolan idearon este increíble sistema donde tecnología y pedagogía se unen para diseñar itinerarios de educación más personalizados.
Los alumnos aprenden a su ritmo y eligen cuándo se presentan a cada prueba de acuerdo con los resultados de las distintas herramientas de evaluación que ellos mismos dirigen durante todo el proceso. Por supuesto no aprenden solos. Cada alumno cuenta con la guía de un tutor. 

Los alumnos aprenden a su ritmo y eligen cuándo se presentan a cada prueba de acuerdo con los resultados de las distintas herramientas de evaluación que ellos mismos dirigen durante todo el proceso. Por supuesto no aprenden solos. Cada alumno cuenta con la guía de un tutor.

Kunskapssokolan 

A unque pueda parecerlo, Kunskapsskolan no es un trabalenguas. Significa «escuela del conocimiento». Kunskapsskolan es un increíble proyecto educativo de origen sueco centrado en la etapa de educación secundaria. En menos de quince años, se ha extendido a 36 centros en su país de origen, a cinco en Reino Unido, a una escuela de Nueva York y otra de Gurgaon, India.

En el año 2013 lograron unos resultados inmejorables. La evaluación del proyecto en Suecia ha demostrado que, curso tras curso, sus alumnos están por encima de la media de las calificaciones en el país. Además, logran mejores calificaciones en comparación a cualquier otra escuela sueca que escolariza a alumnos de origen similar o que se encuentra en la misma zona. Ni que decir tiene que en Kunskapsskolan no se habla de luchar contra el fracaso escolar, entre otras cosas porque no existe. 

Cada alumno cuenta con un tutor, con quien mantiene reuniones semanales en las que guía y regula su propio camino. El tutor suele ser experto de un área, pero en este tipo de relación adquiere sobre todo el rol de coach, mentor o entrenador del aprendizaje, incidiendo en los objetivos y en las estrategias consensuadas. El proyecto educativo de Kunskapssokolan destaca por el diseño y la organización digital del currículo.

Una gran idea replicada en todo el mundo

En el año 2010, en la ciudad de Nueva York, cuatro colegios de los distritos más pobres formaron parte de una iniciativa del Departamento de Educación conocida como School of One. School of One consistía en el diseño y organización del currículo del área de matemáticas en un espacio digital, dispuesto en módulos graduados, dividido en pequeñas unidades de contenido,con vídeos concretos, tutoriales sencillos, demostraciones, actividades y ejercicios. ¿Te resulta familiar? En tan solo un curso escolar, las cuatro escuelas experimentaron una mejora significativa de las calificaciones de todos los participantes en el programa.

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

El modelo de School of One fue la experiencia pionera que sentó la bases del programa de innovación educativa iZone. En la actualidad iZone es una plataforma de contenidos curriculares para todas las escuelas de la ciudad de Nueva York en la que ya están inscritos más de 250 centros y cerca de 190.000 estudiantes.

A día de hoy, lograr un aprendizaje más personalizado gracias a la integración de la tecnología es un reto posible para cualquier escuela. En el año 2008, Clayton M. Christensen publicó Disrupting Class. El equipo de investigadores de Clayton predijo que la tecnología sería el elemento más disruptivo en la historia de la educación.

En el mismo momento que la primera edición del libro Disrupting Class salía de la imprenta, un joven Ingeniero de Sistemas acababa de grabar algunos
vídeos caseros sobre conceptos básicos de álgebra y aritmética. Haría una semana que sus primos le habían pedido ayuda porque tenían problemas con las matemáticas en el instituto. Cómo vivían en ciudades diferentes, Salman Khan les envío varios vídeos educativos y entretenidos que él mismo grabó. Al comprobar que funcionaron con éxito y tras el entusiasmo de sus primos, Salman pensó que podrían resultar igual de útiles para otros adolescentes. Así que decidió compartirlos en YouTube. Aquellos vídeos para sus primos se convirtieron en un fenómeno educativo viral al instante. Su éxito fue de tal calibre que el Instituto Tecnológico de Massachusets y la Fundación educativa de Bill y Melinda Gates apadrinaron la creación de Khan Academy, una asociación sin ánimo de lucro que produce contenidos educativos en forma de vídeos relacionados con el currículo escolar y distribuidos de forma totalmente gratuita. En el año 2013, Salman Khan publicó La escuela del mundo. Reimaginar la educación donde sueña con que sus vídeos sirvan para que los profesores puedan dedicarse a enseñar creatividad y otras habilidades necesarias en el siglo xxi, en vez de estar transmitiendo información mientras los alumnos les escuchan en filas y copian. Pero parece que dos profesores de química se le habían adelantado.

En 2007, Jonathan Bergmann y Aaron Sams del instituto Woodland Park de Colorado en Estados Unidos, probaron a grabar algunas de las presentaciones que utilizaban para sus clases. En un principio tan solo quisieron ayudar a los alumnos que no podían asistir. Sin embargo, pronto cayeron en la cuenta de que si todos los estudiantes trabajaban los contenidos en casa en vez de en el aula, tendrían más tiempo para crear proyectos, adaptarse a las necesidades de cada uno, organizar experimentos o facilitar el trabajo cooperativo.

El modelo flipped classroom nació con esta sencilla experiencia en Colorado, pero se ha extendido con rapidez por todo Estados Unidos. Los centros de la red de escuelas Summit Public School, han desarrollado su propio modelo a medio camino entre el método de los steps y el modelo flipped classroom con ayuda de los vídeos de la Khan Academy.


Título: Aprender peldaño a peldaño
Tomado de: Viaje a la escuela del siglo XXI.  Así trabajan los colegios más innovadores del mundo. Alfredo Hernan Calvo. 2015 Madrid. España. p.p 132-135.

Foto de  Monkey Business. Tomada de Adobe Stock