Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO ruta_libro_web_banner_magisterio_1115x116_0.png

Aprendizajes de niños de primer grado de básica primaria al escribir en diarios sus vivencias con muñecos viajeros

Por Fabio Enrique Barragán Santos , Por Sandra Iveth Sánchez Cubillos
Magisterio
31/08/2016 - 10:15
0
Foto tomada de: Revista Internacional Magisterio No. 47

Los Diarios de Muñecos Viajeros son una estrategia pedagógica enmarcada dentro del enfoque semántico-comunicativo, con énfasis en la significación. Fundamentalmente, la estrategia consiste en que los estudiantes relatan en los Diarios las vivencias que experimentan cuando llevan a casa los Muñecos Viajeros, luego estos relatos se convierten en pretexto para conversar, leer y escribir comentarios.

En la investigación descriptiva se utilizó la estrategia con un grupo de niños y niñas de primero de Primaria y se propuso reconocer los aprendizajes que los estudiantes desarrollaron, los cuales fueron agrupados en seis categorías: lectura, escritura, interlocución, conocimiento de sus compañeros, operaciones mentales y otros aprendizajes.

 

Lea: Rincones para un aprendizaje significativo

 

Introducción

Los Diarios de Muñecos Viajeros son una estrategia pedagógica original de los autores que apunta al aprendizaje significativo del lenguaje. Por lo tanto, favorece una escritura en la que el estudiante llene de significado y de sentido a los signos y transforme su experiencia humana en significación (MEN, 1998, p. 47).

Los Diarios de Muñecos Viajeros se fundamentan en que los niños y las niñas aprenden a comunicarse en situaciones reales de escritura, de lectura y de oralidad. También se valora a los infantes como interlocutores que tienen algo que decir y que además saben decirlo, aunque estén en la primera etapa de alfabetización, pues como lo dice Portilla: “los pequeños tienen conocimientos sobre lectura y escritura mucho antes de que estos procesos sean un contenido escolar curricular” (2010, p. 285).

 

+Conozca la Revista: Oralidad, prácticas socioeducativas e intercambio cultural

 

En los Diarios de Muñecos Viajeros los niños y las niñas escriben sus vivencias a sabiendas de que serán leídas por sus compañeros de clase, su maestra y los integrantes de las familias que visitarán los Muñecos. Lejos de una escuela con programas rígidos qué cumplir, registrar las vivencias con los Muñecos Viajeros en Diarios, procura “hacer de la escuela una comunidad de escritores” (Lerner, 2001, p. 26), de lectores y de interlocutores que lleven a cabo actos comunicativos auténticos en los que definen sus propósitos e identifican sus destinatarios, lo cual desarrolla su autonomía y trasciende de sentido las actividades.

Aunque la estrategia fue diseñada en un comienzo para desarrollar específicamente la lectura y la escritura, la investigación realizada con el respaldo de la Facultad de Ciencias de la Educación y la Salud de UNISANGIL descubrió aprendizajes relacionados con otros aspectos de gran importancia que se presentan en este artículo.

 

+Conozca el libro Estrategias para desarrollar oralidad, lectura y escritura. Relatos de vida, yo te cuento y tú me cuentas 

 

El problema a resolver

El problema que por naturaleza subyace en las prácticas pedagógicas de docentes de primer grado es el de la alfabetización. Enseñar a leer y escribir a desprevenidos infantes que desean prorrogar el idilio del preescolar, ya es un reto exigente. Enseñarles a leer y escribir significativamente lo es mucho más.

A esto hay que agregar la dualidad de una escuela que ha ido aislando las prácticas de lectura y escritura escolares con respecto a las prácticas sociales de lectura y escritura hasta llegar a la realidad contemporánea de que: “los propósitos que se persiguen en la escuela al leer y escribir son diferentes de los que orientan la lectura y la escritura fuera de ella” (Lerner, 2001, p. 27).

Entonces, los maestros, la maestra en este caso, experimentan la paradoja de llegar a unas prácticas pedagógicas que, aunque no enfrenten radicalmente el modelo preponderante –en el que el docente protagoniza la enseñanza–, tampoco se nieguen a reconocer las oportunidades que se ocultan en la otra cara de la moneda –en la que el estudiante puede ser protagonista de su aprendizaje–.

Intentando aceptar el reto de lo segundo –conceder a los estudiantes el papel protagónico–, los investigadores decidieron superar los temores que infringía la aparente “ignorancia” de los pequeños neófitos en las lides de las letras y superar también las inseguridades de no definir de antemano la tipología textual, el tema, la extensión, etc., para permitir que la escritura –y la comunicación, en general– fueran fluyendo y pudieran apreciarse los aprendizajes que los niños y las niñas de primer grado del Colegio El Rosario de San Gil, iban logrando cuando participaban en los Diarios de Muñecos Viajeros.

 

La metodología empleada

Se trató de una investigación descriptiva en el aula en la cual la maestra cumplió dos roles: docente que aplica la estrategia e investigadora que recolecta y sistematiza información, que reflexiona y que construye resultados.

Las fuentes que arrojaron la información y las técnicas e instrumentos empleados fueron variados: estudiantes, padres de familia, Diarios de Muñecos Viajeros, diario de campo, observación participante, encuestas, videos y observación externa.

Para soportar mejor los procedimientos, en aras de una adecuada “triangulación” (Iafrancesco, 2003, p. 24), el proceso fue acompañado también por un observador externo quien estudió la información por su cuenta, para luego comparar sus conclusiones con las de la maestra y construir, en consenso, los resultados.

Respecto al procedimiento, la investigación se desarrolló en dos grandes etapas, con diferentes actividades cada una de ellas.

Etapa 1.  Recolección de información

  • Registros de las vivencias de los niños con los muñecos viajeros en sus casas (Diario de los muñecos viajeros - filmaciones)
  • Socialización de los registros entre los niños del grupo
  • Registros de observaciones y experiencias de la maestra (Diario de campo de la maestra)
  • Encuesta a padres y madres de familia (Cuestionario)

Etapa 2.  Análisis de la información

  • Reflexión de la maestra (Rejilla para identificación de aprendizajes)
  • Análisis de observador externo (Rejilla para identificación de aprendizajes)
  • Construcción de resultados y conclusiones

 

+Conozca el libro  Estrategias de interacción oral en el aula. Una didáctica crítica del discurso educativo).

 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

La estrategia pedagógica

Es así como los Diarios de Muñecos Viajeros ponen en juego las cuatro habilidades comunicativas básicas en situaciones reales de comunicación. Es decir, en escenarios en los que existen interlocutores definidos que no sólo reciben mensajes sino que indagan sobre los sentidos de los mismos y reconocen a los autores en ellos. El estudiante, en esta situación comunicativa, se ve obligado a afinar su lectura, su escritura y su oralidad; por eso, los Diarios de Muñecos Viajeros, se constituyen en un instrumento mediador del aprendizaje que genera desarrollos cognitivos a partir de las estructuras que el estudiante posee.

Pero no sólo los objetos físicos (Muñecos y Diarios) y el procedimiento son suficientes para acceder a las bondades de esta estrategia pedagógica. Se requieren también ciertas actitudes de las maestras para permitir que surjan los aprendizajes de la forma más significativa posible. En primera instancia, la maestra debe creer que el estudiante, pese a su corta edad, es un interlocutor capaz de comunicarse adecuadamente, capaz de escribir y leer (aunque el código no sea alfabético). Se requiere también la negación de la tendencia natural del docente a calificar y descalificar. En los diarios no debe haber ningún tachón de la maestra, ningún error debe ser resaltado; nada que pueda indicar el nivel de escritura del niño o la niña. Son los procesos comunicativos los que enseñarán a los estudiantes sus aciertos y sus errores. Por eso, los relatos tampoco deben recibir nota alguna. La maestra podrá identificar en los escritos algunas carencias o avances en los conocimientos de los estudiantes y podrá tocar el tema en clase, sin referirse a los Diarios, para procurar un progreso del grupo; o, si es el caso, trabajar personalizadamente con niños o niñas que lo ameriten. De esta manera, los Diarios se convierten en una herramienta extraordinaria para que la maestra conozca el desarrollo real de las competencias comunicativas de sus estudiantes.

 

+Conozca la Revista La ectura y la escritura. Un diálogo transdisciplinar

 

El procedimiento detallado de la estrategia se presenta a continuación:

1. Un estudiante lleva a casa un Muñeco Viajero con su respectivo Diario como reconocimiento por tener un buen desempeño (esfuerzos y logros académicos y de comportamiento). La maestra buscará motivos para que todos los estudiantes tengan iguales oportunidades de recibir la visita del Muñeco y no al revés (buscar pretextos para que no lo lleve). Esto es muy importante para hacer que los Muñecos circulen por toda la comunidad de estudiantes y se conviertan en un estímulo, en una motivación, no en una privación, un castigo o un objeto de manipulación.

2. En casa, el estudiante registra en el Diario sus vivencias con el Muñeco Viajero, lee los relatos que otros compañeros han escrito y hace comentarios a los registros de sus compañeros. Aquí la participación de la familia es importante, porque genera un espacio de unión en torno a esa lectura y a la construcción del relato del niño; pero los padres, madres y demás familiares que acompañan este momento deben tener la claridad de que serán orientadores y que no coartarán la expresión de niños y niñas; por el contario, deberán permitir que se expresen creativa y libremente.

3. El estudiante, al día siguiente de la visita, lee su registro en el aula y en ese momento se genera una conversación al respecto entre los estudiantes. En esta interlocución, quienes fueron oyentes de la lectura harán preguntas y comentarios a los autores. Y los autores las responderán, cumpliendo a la vez el papel de moderadores, asignando los turnos conversacionales.

 

Los resultados obtenidos

Aunque las actividades de lectura y escritura son las más evidentes en esta estrategia, la investigación se propuso reconocer los aprendizajes que logran los niños de primer grado del Colegio El Rosario al escribir en Diarios sus vivencias con muñecos viajeros. Por eso, las diferentes etapas de la estrategia y de la investigación fueron demostrando que los niños y las niñas alcanzaron, también, otros aprendizajes.

Una revisión detallada de la información y el marco teórico permitió construir seis categorías cuyos resultados se presentan a continuación de manera global.

 

Aprendizajes relacionados con la escritura

  • Desarrollo de ortografía y caligrafía.
  • Dominio de la superestructura de secuencia.
  • Capacidad de redactar textos cada vez más extensos.
  • Aumento de la velocidad de escritura.
  • Perfeccionamiento de sus escritos para que sean legibles e inteligibles por sus compañeros.
  • Combinación de realidad y ficción.
  • Relatoría de diálogos sostenidos con personas de su hogar
  • Conformación y segmentación de párrafos.
  • Seguimiento del hilo narrativo.
  • Expresión de sus opiniones.
  • Segmentación de oraciones 
  • Uso de conectores 
  • Ampliación del léxico.
  • Uso de comas en enumeraciones.
  • Reiteración de herramientas de estilo usados por compañeros.
  • Exploración de estilo propio.
  • Manejo de tiempos verbales.
  • Dirigirse a un destinatario definido.

 

Aprendizajes relacionados con la lectura

  • Interpretación de imágenes como complemento y apoyo del texto.
  • Comprensión.
  • Velocidad.
  • Adecuación del volumen de la voz de acuerdo con las circunstancias.
  • Aumento del vocabulario.
  • Postura adecuada para leer en público.

 

Aprendizajes relacionados con la interlocución

  • Consultar a personas más experimentadas.
  • Seguridad para leer en público y participar.
  • Respeto por los turnos de conversación y participación.
  • Expresión concreta de sus ideas.
  • Formulación de preguntas concretas y coherentes.
  • Moderación de una conversación.

 

Aprendizajes relacionados con sus compañeros

  • Conocer la conformación de los núcleos familiares de sus compañeros y las maneras de relacionarse en ellos.
  • Reconocimiento de expresiones, detalles gráficos y caligrafía distintiva de sus compañeros.
  • Identificar afinidades con sus compañeros (ver Diario de Manchitas, p. 6): “Lo que más me gustó fue lo que escribió Xavi donde decía que su perro perseguía a Manchitas mi perrita lluvia tanbien le gusta jugar con Manchitas” (íbid).
  • Reconocimiento de los sentimientos de sus compañeros.
  • Conocer los entornos físicos o inferirlos por anécdotas relatadas (ver Diario de Pequitas, p. 77): “En la tarde me acompañó a casa de mis amigos y ocurrio algo chistoso una iguana se entro a esta casa todos gritaban y se reían” (íbid).
  • Identificación de las capacidades y empatía con los logros de sus compañeros.

 

Desarrollo de procesos mentales

  • Seriación.
  • Análisis.
  • Desarrollo del pensamiento divergente o creativo.
  • Transformación.
  • Evaluación y valoración de las experiencias de sus semejantes.
  • Evocación.
  • Comparación.
  • Fijación de la atención.

 

Otros aprendizajes

  • Preocupación por sus compañeros para que tuvieran la oportunidad de llevar los Muñecos y sus Diarios.
  • Desarrollo de la responsabilidad.
  • Valoración de las opiniones de sus compañeros.
  • Control del cumplimiento de la actividad.
  • Cuidado del bien común.
  • Paciencia y perseverancia.
  • Orden.

 

Conclusiones y reflexiones

Los Diarios de Muñecos Viajeros son una estrategia didáctica que permite realizar prácticas comunicativas muy significativas para los estudiantes de primer grado de Básica Primaria (y probablemente también para niños y niñas de otros grados); lejos de la monotonía, la flagelación y el reduccionismo, lesiones que ha sufrido la escritura en el ambiente escolar (Barragán, 2010).

Al desarrollarse la estrategia, emergen situaciones auténticas de comunicación en las que hay una intención (relatar las vivencias con los Muñecos Viajeros) y unos interlocutores concretos (compañeros, profesora y padres de familia) que recibirán y valorarán los mensajes construidos para responder posteriormente a ellos.

Esto, para el proceso de producción de los mensajes (tanto escritos como orales) es muy favorable porque contribuye a resolver el problema retórico; es decir, el conjunto de circunstancias que generan el texto y lo determinan: la audiencia, la relación con el lector, el tema, el canal, el código, el tiempo, la intención, etc. (Cassany, 1989).

De otra parte, los Diarios de Muñecos Viajeros posibilitan el relato, que es la manifestación de la identidad, el pensamiento y las emociones.

El relato es de gran importancia para que el niño pueda interpretar su propia vida, al hablar de lo que sucede. De esta manera, el niño es capaz de expresar no solo su mundo interno sino también poner en evidencia las relaciones que establece con los otros o que los otros establecen con él (Santamaría, F. y Barreto, M., 2007, p. 22).

Como puede verse, los Diarios de Muñecos Viajeros demuestran que los niños y las niñas están en capacidad de asumir el rol de actores con un alto nivel de autonomía en situaciones comunicativas reales y que sus competencias en dichas situaciones pueden sorprender mucho; sobre todo a quienes consideran que los niños no saben algo relevante sobre la escritura por su condición de neófitos (Ferreiro, 2000).

 

Referencias

Barragán, F. (2010). Lesiones de la lectura y la escritura en Colombia. San Gil: Unisangil.

Casellato, M. (2005). La autenticidad de la comunicación: punto clave en la clase de español. Disponible en: http://www.difusion.com/files/file/articulos/2-Casellato.pdf. Consultado junio 26 de 2010.

Cassany, D. (1989). Describir el escribir. Buenos Aires: Paidós.

Ferreiro, E. (2000). Cultura escrita y educación. México: Fondo de Cultura Económica.

Iafrancesco, G. (2003). La investigación en Educación y Pedagogía. Bogotá: Magisterio.

Lerner, D. (2001). Leer y escribir en la escuela: lo real, lo posible y lo necesario. México: Fondo de Cultura Económica

Ministerio de Educación Nacional de Colombia –MEN–. (1998). Lineamientos Curriculares de Lengua Castellana. Bogotá: Magisterio

Portilla, C. (2010). “Qué es leer y escribir”. En: ¡Los niños son un cuento! Lectura en la primera infancia, Memorias noveno congreso nacional de lectura. Bogotá: Fundalectura, p. 285-288.

Santamaría, F. & Barreto, M. (2007). Lenguaje y saberes infantiles. Bogotá: Cátedra Unesco en desarrollo del niño, Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

 

Los autores

Sandra Iveth Sánchez Cubillos

Licenciada en Preescolar. Docente investigadora del Taller de Reflexión Pedagógica ―TAREPE― de la Facultad de Educación de UNISANGIL. profesorasandraiveth@yahoo.com

 

Fabio Enrique Barragán Santos

Especialista en Pedagogía e Investigación en el aula. Director del Taller de Reflexión Pedagógica ―TAREPE― de la Facultad de Educación de UNISANGIL. Docente de Lenguaje. Literato. tarepe@unisangil.edu.co

 

Tomado de: Revista Internacional Magisterio No. 47 Ecología humana