Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

Capacidades ciudadanas y relaciones armónicas: la apuesta pedagógica en Bogotá

Magisterio
03/10/2019 - 12:15
0
By Freepik
Contexto
La violencia escolar se ha convertido recientemente en un tema de preocupación en las agendas educativas y políticas de los países, palabras como miedo, agresión y abuso, que en principio no deberían ser recurrentes en el ámbito escolar, hoy hacen eco en la mayoría de las escuelas del mundo. Por lo tanto, la preocupación por el bienestar integral de los miembros que conforman la comunidad educativa cada vez se ha hecho más relevante. 
Durante años las reformas educativas se concentraron en dar respuesta a la violencia escolar desde estrategias sustentadas esencialmente desde dos perspectivas: (I) el aumento en la exigencia de los contenidos académicos y (II) la creación y endurecimiento de penas y castigos frente a la comisión de faltas. 
La educación de calidad supone entender el aprendizaje de manera integral desde dos aspectos esenciales: la formación académica y el desarrollo de capacidades para la ciudadanía y la convivencia.
Ciudadanía y convivencia, propuesta de una nueva mirada
En contraste, la Secretaria de Educación del Distrito (SED) en consonancia con las nuevas miradas pedagógicas, ha establecido como una de sus apuestas la formación de calidad, buscando ir más allá de los enfoques tradicionales e incorporando de manera decisiva la Educación para la Ciudadanía y la Convivencia como una apuesta para la trasformación de realidades en materia de convivencia escolar, tanto en los colegios oficiales de Bogotá, como en sus entornos.
+Conozca el libro Manual del director de grupo
La educación de calidad supone entender el aprendizaje de manera integral desde dos aspectos esenciales: la formación académica y el desarrollo de capacidades para la ciudadanía y la convivencia. La educación entendida desde esta perspectiva implica formular e implementar acciones que conlleven a transformaciones en las prácticas pedagógicas que tienen lugar en las escuelas, a fin de que estas, más que un lugar donde se adquieren aprendizajes, sean un espacio plural de interacción, un espacio protector y un escenario de reconocimiento de las múltiples formas de ser y vivir. 
Son varios los retos que enfrenta la implementación de una educación de calidad y a su vez son múltiples los factores que alteran la convivencia en las comunidades educativas y sus entornos. El hostigamiento o acoso escolar es sin lugar a dudas uno de ellos, siendo una de las problemáticas que mayor afecta la construcción de relaciones armónicas en la escuela y en el entorno.  
El acoso escolar, entendido como manifestación de agresión que involucra a distintos miembros de la comunidad educativa, es definido en la Ley 1620 de 2013, como:
“conducta negativa, intencional, metódica y sistemática de agresión, intimidación, humillación, ridiculización, difamación, coacción, aislamiento deliberado, amenaza o incitación a la violencia o cualquier forma de maltrato psicológico, verbal, físico o por medio electrónicos contra un niño, niña o adolescente, por parte de un estudiante o varios de sus pares con quienes mantiene una relación de poder asimétrica, que se presenta de forma reiterada o a lo largo de un tiempo determinado (…)”. 
Frente a los desafíos que plantea el abordaje de situaciones que afectan la convivencia escolar, la SED en el marco del Proyecto de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia, se ha propuesto la formación integral y contextualizada de la ciudadanía y la convivencia desde tres apuestas: Integración Curricular de la Ciudadanía y la Convivencia, Empoderamiento y Movilización; y Convivencia y Relaciones Armónicas. 
La formación integral y contextualizada de la ciudadanía y la convivencia se refleja en la construcción de los Planes Integrales de Ciudadanía y Convivencia (PIECC). Estos planes se convierten en herramientas pedagógicas de diagnóstico, planeación, acción y reflexión que permiten a la comunidad educativa articular desde la escuela distintos proyectos, iniciativas y acciones que posibilitan el desarrollo de las capacidades esenciales para la ciudadanía y la convivencia. 
Para la consolidación de la convivencia y relaciones armónicas en la escuela, se han implementado diferentes mecanismos y estrategias pedagógicas para disminuir el hostigamiento, así como las principales problemáticas convivenciales que se presentan en las escuelas y en sus entornos, acciones que están marcadas por la comprensión del clima escolar, la sistematización de la información y la implementación de acciones pedagógicas encaminadas a la prevención y atención de los casos. 
Alternativas para la consolidación de la convivencia y las relaciones armónicas en la escuela
En el marco de la formación integral y contextualizada de la ciudadanía y la convivencia, la SED implementa actualmente la estrategia Respuesta Integral de Orientación Escolar -RIO-, con el objetivo de consolidar la apuesta de convivencia y relaciones armónicas. La estrategia -RIO- se propone mejorar las condiciones de convivencia y seguridad escolar mediante el diagnóstico, registro y atención de los casos, además de la formulación de acciones que permitan un abordaje pedagógico de los mismos. 
Ante la visible problemática del hostigamiento escolar, se han adelantado las siguientes acciones:
En el año 2013 se llevaron a cabo diagnósticos sobre seguridad y convivencia escolar en 89 UPZ´s en zonas de la ciudad donde se ubican los colegios distritales; territorios en los cuales se identificaron las principales manifestaciones, intencionalidades y actores vinculados al fenómeno de hostigamiento escolar.
Otro de los instrumentos utilizados para este diagnóstico, fue la aplicación de la Encuesta de Clima Escolar y Victimización 2013, cuyo objetivo fue consolidar una línea base sobre el clima escolar en Bogotá y constituirse en un instrumento de planeación de política pública. Los resultados arrojados por la Encuesta en materia de hostigamiento evidenciaron:
El 12% de los hombres y el 11% de las mujeres, afirmaron evadir lugares del colegio por miedo a ser atacados
El 13% de los hombres y el 10% de las mujeres, afirmaron haber sido víctimas de ofensas, amenazas y/o golpes repetidos. 
El 9 % de los hombres y el 11% de las mujeres, afirmaron haber sido víctimas de ofensas, amenazas repetidas por internet.
Además, se evidenció que factores asociados a la ilegalidad y la acción de pandillas y bandas delincuenciales que tienen incidencia en zonas identificadas, alteran significativamente los entornos escolares y la convivencia entre la comunidad educativa.  
Adicional al análisis y a la recopilación de información, se ha implementado el registro de situaciones que afectan la convivencia escolar en el Sistema de Alertas. Esta herramienta tecnológica ha permitido a los colegios oficiales del Distrito reportar y realizar seguimiento a los eventos o situaciones que afectan el clima, la convivencia y la seguridad escolar. A la fecha, el 98,6% de los colegios efectúan reportes de casos en este sistema. Durante el 2014 el 3,6 % de la totalidad de los casos reportados estaban relacionados con la problemática de hostigamiento escolar.  
Los diagnósticos de seguridad, la encuesta de clima escolar y el sistema de alertas, que conforman el sistema de información de la Secretaria de Educación del Distrito, se constituyen en un insumo valioso al momento de formular e implementar acciones encaminadas a acompañar el abordaje de las situaciones que afectan la convivencia y la seguridad escolar.
Otras de las acciones relevantes en materia de convivencia en la escuela, es el reconocimiento, desde la SED, al papel fundamental de la orientación escolar en la transformación de realidades, por ello una acción estratégica ha sido el aumento significativo del número de orientadores y orientadoras escolares; para el 2012 el distrito contaba con 989, llegando en el 2014 a 1.321 profesionales y con la meta de terminar el 2015 con más de 1.500 orientadores y orientadoras. Este aumento en la vinculación de talento humano que acompaña y atiende las problemáticas que alteran la convivencia en los colegios, permite que se dé una mejor y cada vez más oportuna respuesta frente a casos como el hostigamiento en la escuela. 
Adicionalmente se han adelantado procesos de formación dirigidos a las y los orientadores escolares. En Convenio con el Departamento de Psicología de la Universidad de los Andes se certificaron en el año 2014 a 427 orientadores y orientadoras de los colegios distritales. Para el 2015 se formarán y certificarán 456 nuevos profesionales en orientación escolar, en el abordaje integral de riesgos psicosociales y situaciones críticas en niños, niñas y jóvenes en el contexto escolar. 
Además de aumentar la planta y desarrollar procesos de formación dirigidos a fortalecer la orientación y la coordinación escolar, la SED cuenta con 15 unidades móviles, que se constituyen en un instrumento de acción territorial para mejorar la capacidad de respuesta ante problemáticas que desbordan a las instituciones educativas distritales y que generan alteraciones en los procesos de convivencia escolar. Sus acciones están encaminadas a la detección de riesgos en el entorno, atención inicial, apoyo psicosocial y formación para el abordaje de las diferentes situaciones críticas. Frente a los casos de hostigamiento escolar reportados en el Sistema de Alertas, las unidades móviles atendieron un total de 385 casos durante el 2014.
Teniendo en cuenta los retos que supone plantear estas transformaciones con miras a alcanzar una educación de calidad, es fundamental darle sostenibilidad a esta propuesta de abordaje de la problemática del fenómeno de la violencia escolar, por medio de herramientas pedagógicas para el fortalecimiento de las capacidades ciudadanas. 
Por último, es necesario llamar la atención en que los procesos pedagógicos en ciudadanía y convivencia no se pueden reducir al espacio de la escuela y a los sujetos que se encuentran allí (rectores, docentes, estudiantes), es necesario trabajar con el entorno y quienes allí habitan (madres y padres, cuidadores y cuidadoras, facilitadores y facilitadoras, miembros de la comunidad) todas y todos tenemos el poder de transformar la educación.
Elaborado por:
Marcela Pérez Moreno
Jhon Franklin Pardo
María Consuelo Mora
Lizbeth Guerrero
EQUIPO RIO
Foto de Freepik
 

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png