Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Cartas para crecer con amor

Por Ana Mercedes Guío Vergara , Por Luz Stella Leal Acevedo , Por Ruth Stella Chacón Pinilla
Magisterio
05/07/2018 - 14:30
0
Foto de Pixabay

Las cartas para crecer con amor… un pretexto en contexto para escuchar a los niños, para conversar sobre lo que piensan, sienten y viven en su familia y, a partir de ello leer y escribir con significado, comprendiendo que la función por excelencia del lenguaje es la comunicación. Una comunicación viva entre línea y línea de las cartas que significan afecto, conocimiento y divertimento. 

Y con esta vivencia se hace evidente la articulación de los propósitos didácticos con los propósitos comunicativos, como tarea fundamental del maestro, en la que se crean oportunidades para que leer y escribir sean actos corrientes en la vida de estudiantes, maestros y padres de familia, pero no como actos impuestos desde afuera sino como necesidades propias de todos, en este caso el interés y necesidad de construir y formar ambientes familiares y escolares felices y saludables, logrando enseñar y aprender realmente autónomo y en el cual los estudiantes son protagonistas del mismo, reconociendo sus presaberes, saberes, emociones, sentires, sueños e ilusiones. 

La dinámica que se implementa para iniciar con la escritura de cartas no es una constante a seguir, pues la vivencia misma del proyecto toma forma con la interacción de estudiantes, padres, cuidadores y maestros, además de acuerdo con las experiencias propias de cada grupo, con sus sentires, con sus necesidades y expectativas, la dinámica puede variar y nutrirse aun más.

Indudablemente ser papá o mamá es uno de los regalos más preciados para el ser humano, es una oportunidad de “ofrecer” todo cuanto hay en nuestro corazón; sin embargo, en ocasiones no es tan sencillo como pareciera pues se nos presentan dilemas, contradicciones, incertidumbres y dicotomías entre el ser un papá o una mamá “chévere” que a todo dice sí, a pesar de no ser lo pertinente para formar, y aquél que pone límites y normas en aras de formar disciplina. Lo cierto es que como padres de familia debemos fortalecer las pautas de crianza con las cuales formamos a nuestros hijos, pautas enmarcadas en el afecto, la disciplina y la consistencia, esto se traduce en formar niños felices para tener una de aquello que ha recibido.

Y sin duda alguna, la escuela y sus maestros pueden tener un papel muy importante aunando esfuerzos porque la vida de los niños sea feliz, ayudando a los padres a encontrar ese equilibrio, no fácil pero tampoco imposible de encontrar, para hacer de sus hijos seres humanos que se aman a sí mismos y por tanto están en capacidad de amar a los demás, de reconocerse y de reconocer a los otros y la diferencia que enriquece porque existen hábitos, límites y exigencia con afecto. “Escuela y familia tienen influencias superpuestas y responsabilidades compartidas, por lo que ambas instituciones deben cooperar en la formación y sano desarrollo integral de los niños(as)” (Urbieta, 2013). 

Lo anterior configura el objetivo del proyecto que se orienta a consolidar una relación familia-escuela que fortalezca los procesos de formación integral de los niños y niñas, con una comunicación abierta, enriquecida por las vivencias de cada uno de los contextos con el fin de formar generaciones donde el afecto se comunica, porque un niño feliz, es un joven feliz y con seguridad un adulto feliz, que entregará generación tras generación lo mejor de sí, a su contexto cercano y a la sociedad en general.

Y a su vez se plantea objetivos específicos, que son:

► Estrechar vínculos afectivos en la familia a través de la lectura y la escritura de cartas, un estilo escritural personal.

► Acompañar y orientar a los padres de familia en el proceso de formación de sus hijos a partir de pautas de crianza positiva.

► Crear condiciones favorables de promoción de la lectura y la escritura que generan la alegría, el gusto, el placer, el hábito lector y escritor.

► Comprometer a las familias en el ejercicio responsable de la crianza de sus hijos.

► Reconocer a la escuela como ese nicho/terruño que acoge a la familia para con ella construir nuevas rutas de aprender, de vivir, de ser.

Esta propuesta data de inicios del año 2012 retomando experiencias significativas de las docentes y contextualizándolas a la realidad del Colegio Rodolfo Llinás IED, en la localidad de Engativá en la ciudad de Bogotá. Los protagonistas de esta experiencia han sido los estudiantes y sus familias del grado primero años 2012-2013, grado segundo 2014, grado tercero 2015 y grado tercero 2016 de educación básica (vale la pena aclarar que han sido, en su mayoría, los mismos estudiantes desde 2013 hasta 2015), y en la actualidad un nuevo grupo en el grado tercero. 

La vida del proyecto hasta el día de hoy ha tenido cuatro fases, a saber: 

►  En la primera fase se describen cuatro momentos constantes en esta vivencia y que evidencian la manera como se implementa durante el grado primero (2012-2013). 

• En el primer momento, la carta se construye colectivamente cada semana y la transcriben de acuerdo con la vivencia misma que se ha dado en el aula y referida a las pautas de crianza necesarias para crecer como seres humanos felices, desde la observación que las docentes realizan y los sentires que expresan los niños. Se deposita en el buzón creado para este fin y se coloca en la puerta de entrada del colegio para que padres/acudientes busquen su carta el día viernes y la llevan a casa.  

• En el segundo momento, el día hábil de la siguiente semana, los papitos depositan en el mismo buzón (ubicado en la entrada del colegio) la respuesta a esa carta de amor que recibieron. Se invita siempre a los padres a responder de manera precisa a los mensajes de sus hijos y a elaborar su carta de manera creativa.

 • En el tercer momento, en el trascurso de la semana buscamos un buen momento para leer y compartir las cartas. Los niños que ya saben leer manifiestan si quieren leer en voz alta su carta y otros desean que la profe se las lea.

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

 • El cuarto momento consiste en que luego de la lectura de cartas, hay un tiempo especial para compartir nuestros sentires frente a la respuesta recibida y la reflexión que puedo construir a partir de ello.

►  En la segunda fase, se describen los nuevos senderos y mediaciones que han renovado la experiencia teniendo en cuenta el grado en que se encuentran los estudiantes, en este caso puntual el grado segundo (2014), sabiendo que son los mismos grupos desde el grado primero. La analogía con el sendero es porque ya hay un camino transitado y sobre ese se puede seguir construyendo. 

• Primer sendero: con los niños se dialoga sobre su vida familiar, escolar, sus sentires y deseos y se acuerda el tema. Las docentes colaboran con una idea clave para iniciar que luego los niños continúan con su producción textual muy propia y genuina. 

• Segundo sendero: para la lectura de cartas se invita, ahora, a los padres de familia que puedan ir un día a la semana y leer cartas con los niños. Y en otras ocasiones, las maestras acompañamos la lectura de cartas, pues son nuestros pequeños los que las quieren leer.

• Tercer sendero: la carta ahora la escribimos cada quince días, pues gracias a la retroalimentación de los padres de familia a la experiencia acordamos esto pues nos hacían saber que, a veces, por los tiempos del fin de semana era muy difícil responder con el detalle y el esmero que quisieran hacer la carta.

 • Cuarto sendero: dentro de “Cartas para crecer con amor” surgen otras actividades que nos hacen pensarnos como familia, como la visita a una fundación orfanato.

 • Quinto Sendero: participación en otras iniciativas en las que se involucra el proyecto como pionero del trabajo familia-escuela como alianza necesaria y pertinente. Participación en socialización y eventos nacionales e internacionales.

►  En la tercera fase 2015, se continúa con la escritura de cartas, de la misma manera que en la segunda fase, obviamente con una producción escritural de los estudiantes más nutrida y fortalecida. Y se han implementado otras actividades que marcan nuevas rutas del proyecto desde la evaluación del mismo por parte de sus protagonistas: padres e hijos, a través de la construcción de la bitácora del proyecto, que actualmente es el insumo para realizar una investigación desde el mismo proyecto.

►  En la cuarta fase 2016, dado el grado de los niños (tercero), continúa la dinámica implementada en el 2015; cabe anotar que como es un grupo nuevo. Con este grupo la intención para el segundo semestre del año 2016 es compartir la secuencia didáctica elaborada en el proyecto con el IDEP, de tal manera que este sea otra estrategia dentro de la propuesta para crear otros diálogos en familia.

 Principales logros y resultados

A partir de los avances hasta ahora del proyecto pueden enumerarse algunos logros significativos y algunas inquietudes que más que detener la marcha se convierten en posibilidades para retroalimentar la experiencia y continuar: la integración de la familia en la propuesta ha sido exitosa, es evidente y notorio el interés de los padres de familia por involucrarse en la misma, los espacios de diálogo y conversación suscitados en el aula han sido importantes para conocer con mayor profundidad y detalle el contexto familiar y social de los niños y a partir de esto plantear el acompañamiento docente que se puede realizar en torno a las pautas de crianza y la vida académica, los estudiantes y los padres de familia catalogan la experiencia como novedosa dentro de las vivencias escolares que hasta ahora han tenido pues sienten que de alguna manera la institución quiere coadyuvar a que desempeñen mejor su rol de padres de familia desde la reflexión, el diálogo, la retroalimentación y no desde la crítica y el escarnio, de tal manera que “la escuela y la familia preparan para el encuentro intersubjetivo, para el reconocimiento mutuo como seres dignos, cuyas acciones afectan o favorecen el desarrollo tanto de la persona como de su comunidad” (Castro y Regattieri, 2012).

Los estudiantes manifiestan interés por expresar sus sentires en las cartas y además realizan propuestas a la elaboración de la misma tanto en el mensaje, como en la forma como puede decorarse, la capacidad de escucha y de respeto hacia el otro y su diferencia ha sido un logro significativo, pues se descubre en las cartas la posibilidad de comprender el mundo de cada uno y las distintas formas en que se asume la vida familiar llevando siempre a la reflexión de lo que tenemos, podemos mejorar y necesitamos cambiar; las docentes han podido establecer una relación más cercana y estrecha con los niños y sus padres de familia conllevando esto a aunar esfuerzos en pro del bienestar emocional de los niños y sus familias y fortalecer los momentos de participación escolar y su sentido de pertenencia con la institución. En cuanto al aspecto académico el proyecto ha motivado los procesos de lectura y escritura, en tanto que el niño desea conocer el mensaje o la correspondencia que le ha llegado y desea su interés por aprender a leer y poder hacerlo solo.

Referencias 

Castro, J. M. y Regattieri, M. (Orgs.). (2012). Interacción escuela-familia: insumos para las prácticas escolares. Brasilia, Brasil: UNESCO y Ministerio de Educación. Recuperado de http://unesdoc.unesco.org/images/0021/002163/216310s.pdf.

Urbieta, C. T. (2013). Escuela y familia: alianza estratégica para la prevención del maltrato infantil. Educare, 17(2), 51-74.

Tomado de:http://bienal-clacso-redinju-umz.cinde.org.co/IIBienal/memorias/Eje%205_.... Cartas para crecer con amor pp 147-153.

Foto de Pixabay

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

Reciba nuestro boletín

Síganos

ANUNCIO
moodle_docentes_28.05.2019.png