Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Claves para reformar el Manual de Convivencia

Por José Guillermo Martínez Rojas
Magisterio
15/05/2018 - 15:45
0
Foto de Pixabay

Tal como se afirmó cuando se hizo la presentación de la Ley 1620 de 2013, así como en el Decreto 1965, una de las exigencias de esta normativa es que efectivamente se integre en el Manual de Convivencia todo lo concerniente al protocolo de prevención y de intervención de todas las formas de violencia que se puedan presentar en la institución, entre las que se encuentra el bullying. A este respecto, se proponen los siguientes aspectos y momentos para el logro de esta meta.

+Lea: Los manuales de convivencia y la ausencia de pedagogía

Recomendaciones de las normas sobre convivencia para la reforma del Manual

Luego de haber hecho un recorrido amplio y concienzudo por varias de las normas que determinan los aspectos que se deben incluir en el Manual de Convivencia, así como de hacer múltiples sugerencias sobre aspectos puntuales que así lo ameritan, se hace ahora una serie de recomendaciones, también puntuales, que orienten el proceso de actualización del Manual desde las exigencias y recomendaciones de la Ley 1620 y del Decreto 1965.

— La norma legal vigente pide que el proceso de reforma del Manual de Convivencia involucre la participación de los estudiantes, para que ellos no sólo sean copartícipes, sino que también comprendan la razonabilidad de las normas que se incluyan en el Manual y, por lo mismo, puedan cumplirlas con mayor propiedad, justamente porque sienten que ellos mismos las definieron.

— La reforma del Manual de Convivencia se puede hacer con la metodología propuesta en este mismo documento, donde se traza brevemente una ruta para que se logre la participación de los diferentes estamentos en dicha reforma.

— Lo que pide la normatividad legal vigente es que efectivamente en el Manual se incluya lo concerniente a las políticas y criterios institucionales para la prevención de toda forma de violencia en la institución educativa, incluyendo la que puedan ejercer los estudiantes para con los profesores, y los profesores, los directivos y el personal administrativo para con los estudiantes, entre otros. De igual manera, la violencia que ejercen los estudiantes contra otros estudiantes, así como los comportamientos discriminatorios.

— Es recomendable incluir en el Manual de Convivencia criterios y políticas que sean disuasivas y que busquen fundamentalmente preservar la integridad y los derechos humanos de todos los integrantes de la comunidad educativa, siempre en positivo, más en la perspectiva de prevenir que de sancionar.

+Conozca el libro Los Manuales de Convivencia de los colegios. Alcances y límites

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_3_0.png

— En el Manual de Convivencia también se debe incluir el procedimiento sancionatorio cuando ocurra algún tipo de violencia de los mencionados anteriormente o de los contemplados en el Decreto como Tipo II o Tipo III, sobre todo cuando la estrategia disuasiva no funcione. Este procedimiento sancionatorio se debe acoger a los principios constitucionales y a los que previamente se han definido en el Manual, tales como el conducto regular, el debido proceso, el nivel de gravedad de la falta, la reiteración de la misma, entre otros aspectos.

— Además es recomendable que el Manual de Convivencia incluya una política institucional acerca del bullying, de tal manera que todos los integrantes de la comunidad educativa la tengan clara, la conozcan y la cumplan, pues una vez que ella se ponga en práctica la tolerancia frente a los casos de maltrato, intimidación, violencia, agresión, debe ser cero.

— Se recomienda que se haga una amplia difusión de lo consignado en el Manual entre todos los miembros de la comunidad educativa,e incluso, que se dé un período de conocimiento de la misma, de tal manera que cuando esta se ponga en práctica ya sea ampliamente conocida por todos los integrantes de la comunidad educativa, desde
los padres de familia hasta los estudiantes.

+Lea: Pensar en los demás: Pedagogía de la felicidad

Como se puede ver en las anteriores recomendaciones, lo que pide la norma se puede llevar a la práctica si se siguen las distintas orientaciones, recomendaciones y procedimientos que se dan en este libro sobre los manuales de convivencia. La idea es poder hacer estos procedimientos siempre en una perspectiva propositiva y formativa, más que en la sancionatoria.

En el Anexo 8 se incluye un cuadro resumen de las normas que se encuentran vigentes y que se deben tener en cuenta para reformar los manuales de convivencia. De igual manera, se incluye una política que se sugiere para reglamentar las interacciones entre los estudiantes y el personal de la institución (directivos, profesores, personal administrativo y de apoyo, etcétera).

Tomado del libro: Cómo implementar la Ley de Convivencia en los colegios. Autor: José Guillermo Martínez Rojas. pp. 165-167

Foto de Pixabay