Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_infancia.png

Coaching para el manejo y orientación del barrismo en la escuela, una mirada desde el modelo de psicología de las potencialidades

Por Giovanni Ramírez Villamil
Magisterio
01/10/2015 - 11:15
0
Tomada de Revista Internacional Magisterio virtual

Este articulo busca presentar de manera dinámica y participativa desde la metodología del Coaching y bajo la mirada académica del Modelo de Psicología de las Potencialidades ( Ps. Giovanni Ramírez Villamil. D:R:A 2012 ), una perspectiva social y de alto impacto del fenómeno social conocido como barrismo popular en ambientes escolares, promoviendo su manejo y orientación hacia el alto impacto y con responsabilidad social escolar desde sus activistas o promotores, así como el brindar herramientas practicas a docentes, coordinadores y orientadores frente a su manejo y orientación proactiva de esta expresión cultural del movimiento y furor que el futbol despierta desde la pasión en sus seguidores e hinchas fervientes, hacia una perspectiva fundamentada en los valores de la convivencia armónica, la Paz y el cuidado por la vida, la sociedad y la escuela.

El fenómeno social y de expresión cultural que se conoce como barrismo tiene sus inicios de forma temprana en las primeras expresiones sociales de grupos convocados por un mismo sentir desde la pasión de fervor y apoyo desbordado a su equipo de futbol favorito, pero que al transcurrir el tiempo y a través de la historia se fue convirtiendo en excusa y promoción de diferentes formas de violencia, vandalismo, destrucción y muerte a su paso, dejando cegadas las vidas de miles de jóvenes que apenas si eran adolescentes, dando su vida por llevar un color, una camiseta, por gritar una arenga, o por simplemente decir un nombre o nombrar un equipo,  por recordar un resultado funesto o perdedor en el marcador que humilla a su rival, en fin, el barrismo bravo toma por sorpresa la cultura de la convivencia armónica y se convierte rápidamente en una mafia que lleva sinónimos de consumo, robo y muerte a su paso, lo cual de manera desafortunada no dejo ajena la escuela, el barrio, la cuadra , se tomó por sorpresa también estos ambientes de convivencia, paso del estadio a la calle, e incluso a la casa, donde la violencia excusada en el futbol y sin tener relación alguna se fue tomando esta maravillosa expresión de ferviente pasión por un deporte insignia nacional y de talla mundial, que reúne a todas la naciones cada cuatrienio, sin distingos de raza, lengua, clase social, y paso a convertirse en una más de las formas de explotación, violencia y muerte en nuestra cotidianidad ya de por si marcada por muchas otras formas de violencia…

Y es aquí en la escuela, en el salón de clases donde también ese barrismo bravo empieza a tener sus diferentes formas de expresión violenta, de vandalismo, de matoneo, de daño por la vida y la integridad, sin que desde las instituciones se pueda hacer mucho, pues en algunas ocasiones estos acontecimientos suelen darse fuera o en perímetros de la institución, pero no por esto debemos dejar de lado un análisis más cercano a este fenómeno, y menos dejar de buscar las alternativas adecuadas para su real manejo, mitigando la expresión violenta y promoviendo la diversidad, la pasión y la convivencia armónica bajo escenarios de Paz y con fundamento en la responsabilidad social escolar que nos atañe como miembros activos de la comunidad educativa pero que sobretodo nos compromete como ciudadanos, maestros, padres, colombianos.

Pues bien, es entonces momento de dar giro a nuestra mirada y dejar de ver la perspectiva del problema, donde señalamos, etiquetamos, diagnosticamos al barrista como bravo, como violento, como ladrón, como vándalo, como asesino, y veamos también esa perspectiva cultural positiva de la expresión máxima de una pasión que bien orientada puede no solo ser positiva sino dar también resultados de impacto en nuestras dinámicas comunitarias y culturales, para lo cual debemos generar un cambio radical, que no es nuevo en este ambiente de barrismo, pues ya desde hace casi una década en nuestro País, se viene trabajando este tema y la escuela no puede ser ajena ni hacerse de lado a esta situación, debe hacerle frente desde su mejor herramienta, la educación y formación integral para la vida, la Paz  la armonía, para esa continua construcción de sociedad a la que estamos llamados como maestros, padres y comunidad educativa.

En este sentido ya hemos logrado avances en el País en la forma en que miramos la barra y al barrista, pasando de discriminar y señalar a potencializar y orientar, donde incluso el barrista bravo quedo atrás y ahora nos encontramos el nuevo concepto del barrista popular, dentro de un marco también diferente, el movimiento del barrismo social que ha cobrado fuerza y que en la actualidad nos muestra esa cara social, amable, pacífica y armónica que puede tener la pasión por el futbol bien orientada con fines sociales, de responsabilidad y amor por los demás, de entrega y aporte, más que destrucción y muerte.

Por lo que hablaremos desde ahora del barrista popular en un modelo que desde la Psicología de las Potencialidades está identificado plenamente y apoya en su totalidad el barrismo social, donde una vez identificado el fenómenos social del barrismo como expresión popular y de orden y fin meramente social positivo, podemos embarcarnos en un viaje distinto a la sanción y discriminación, en un viaje proactivo y dirigido a la meta social, de aporte, de apoyo de responsabilidad social escolar como medio de integración y trabajo común en pro nunca en contra y donde la escuela y sus diferentes actores no pueden estar ajenos y menos inactivos frente a esta gran oportunidad de consolidación de trabajo común y de formación integral basado en la construcción colectiva de saberes desde una expresión cultural vista desde ahora como positiva , popular y social…el barrismo, y que permitirá sin duda alguna generar los escenarios y espacios necesarios para que la consolidación de programas, proyectos e iniciativas de alto impacto social tengan hoy un protagonista lleno de pasión y con la motivación de dejar en alto el nombre de su equipo favorito ya no con expresiones violentas sino ahora con acciones de alto impacto positivo en su comunidad escolar.

Visto así el barrismo popular desde una mirada de Psicología de las Potencialidades está ligado de manera directa con lo proactivo, lo positivo, el alto impacto, la gestión y el logro, por lo que se hace imperante y necesario dirigirnos hacia la consolidación de estrategias adecuadas y de contexto para retomar estos grupos focales de la cotidianidad escolar y convertirlos en agentes de acción constante y promotora de culturas de paz, armonía y construcción colectiva de ambientes escolares sanos y dinámicos. Para lo cual es fundamental tener una primera trasformación cultural, gestionar un cambio, urgente e importante, el nuestro, la perspectiva interna y cultural que tenemos, el concepto que llevamos con nosotros frente al futbol, al barrismo popular al barrista, al joven que lleva su camiseta y grita ferviente por su equipo del alma, el tatuado, el diferente a nosotros, esa misma trasformación inicial de cultura y concepto es al que debemos dar en un primer paso, pues sino lo hacemos, sino damos ese giro conceptual y esa trasformación cultural en nosotros primero, pues será difícil sino imposible generar una verdadera cultura de la Paz y la armonía, y menos pensar en proyectos de responsabilidad social escolar desde el movimiento barrista popular social, pues si tenemos aún esos fantasmas, esos viejos conceptos, esas antiguas culturas negativas, de discriminación, de señalamiento hacia el barrismo y hacia el barrista, pues simplemente no podremos avanzar, pues si quien lidera no lo vive, a quienes lidera no convence, y esto terminaría mal…muy mal. Por lo que es necesario dar ese primer paso, muy actual y de contexto con lo que sucede en la Habana por estos días, pensarnos también desde la escuela en un posconflicto, en un después de la tormenta, en un tiempo para la Paz, sin cabidas a la guerra, la discriminación o el señalamiento.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Esta mirada desde la Potencialidad, nos permitirá sin duda alguna acercarnos desde una trasformación cultural, la propia, hacia la búsqueda activa y la gestión de cambio de otros actores, donde la perspectiva del posconflicto nos permitirá adentrarnos de manera activa, dinámica y consciente frente al manejo y orientación del fenómeno social del barrismo popular hacia una potencialidad de estos grupos que aunque diversos tienen en común un mismo sentir, un mismo deporte y un mismo fin, ser campeones, donde el estadio puede ser la escuela, los jugadores la comunidad educativa y los equipos, la Paz contra la guerra, la Armonía contra el vandalismo, la indiferencia contra la Inclusión, en fin buscar siempre que lo positivo le gane por mucho a lo negativo, de goleada, tomando esa energía y canalizando toda esa pasión hacia una consolidación armónica de proyectos e intervenciones sociales de alto impacto en nuestra realidad escolar y para beneficio común.

Para esto es importante y luego de generar ese llamado al cambio propio y cultural frente al barrismo, un segundo paso por así llamarlo, donde logremos identificar estos grupos focales y tomarlos cada uno con su propia identidad, recordemos que el eje fundamental para entender el fenómeno social del barrismo popular radica en ver desde la diversidad y la diferencia una expresión cultural valida, donde el mejor es el mejor de cada quien sin imponer ese mejor al otro, donde ser diferente no debería ser excluyente o motivo de discriminaciones o señalamientos, por el contrario construir desde la diversidad y la diferencia, que también tiene por demás una identidad que hace grupos, barras en este caso, para lo cual es imperante tomar desde el respeto la identidad de cada grupo focal o barra, sin pretender conformar un solo gran grupo, una sola gran barra, sino por el contrario trabajar desde lo diverso y diferente que esta ya reunido en grupo focal y motivar un sentir de la responsabilidad social escolar que tiene esa barra popular dentro de un movimiento llamado barrismo social y que tiene por objeto aunar esfuerzos y tomar iniciativas para generar proyectos y acciones de alto impacto y en beneficio de la comunidad dejando en alto su equipo y fervor para realizar cosas buenas con gente buena…para buenas comunidades.

Lo anterior permitirá tener un panorama y contexto de cuáles y cuantos grupos focales de barrismo popular tenemos en nuestro ambiente escolar, para que luego al motivarles, orientarles sobre el barrismo social y su interés por gestionar acciones positivas de alto impacto en la comunidad educativa, contextualizarles en la Responsabilidad Social Escolar, logremos que cada grupo focal busque las estrategias y herramientas, recursos, para lograr su acción de alto impacto bajo un esquema de responsabilidad social escolar, es decir, la escuela me brinda…que le brindo a la escuela, pasando del paternalismo y asistencialismo clásico y tradicional a la corresponsabilidad y el trabajo en equipo por el bien y cuidado común de los recursos, bienes, y del más preciado tesoro la vida misma.

De esta manera lograremos consolidar y fortalecer ya un grupo focal de barristas populares hacia una meta social de responsabilidad con su escuela, y con un fin de alto impacto en su comunidad educativa dejando en alto su equipo, su pasión, su trapo. Pasando así por decirlo de algún manera a un tercer paso que la formulación y ejecución del proyecto, acción, campaña, actividad, en fin, acción positiva de alto impacto que desde la responsabilidad social escolar tendrá el grupo y los grupos focales de barristas populares en este nuevo emprendimiento de formación integral de barrismo social, donde generaremos como institución todos los esfuerzos para que aquellos recursos necesarios para llevar a cabo esta implementación del proyecto, acción, campaña del grupo focal barrista popular sea una realidad y se lleve a cabo con el apoyo institucional.

 Por ultimo generaremos de manera cíclica y dinámica no como fin sino como nuevo comienzo una jornada de expresión de los trabajos de alto impacto social que desde la responsabilidad social escolar llevaron a cabo las diferentes barras populares desde un movimiento de barrismo social con alto impacto en su comunidad educativa, permitiendo con esta gran convocatoria lograr no solo la sensibilización necesaria sino también la reflexión frente a como llevamos en nuestra familia, nuestra comunidad educativa, nuestro País, la realidad el posconflicto, la inclusión y el respeto por la diversidad y la diferencia, así como el respeto por las diferentes formas de expresión cultural como el barrsimo popular, pasando del señalamiento, la discriminación a la inclusión y el apoyo, y pasando también ellos, los barristas populares de ser bravos, violentos, vándalos, a ser constructores de Paz, agentes de convivencia armónica y promotores de la Responsabilidad  Social Escolar para la construcción de un Nuevo País.