Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

Cómo administrar el Plan de formación

Magisterio
27/09/2019 - 10:15
0
Foto de Adobe Stock

Pablo Romero, autor de Cómo liberarse de una educación equivocada , nos comenta en la siguiente serie de vídeos claves, habilidades y reflexiones que sirven para enriquecer su labor docente o directiva. En este caso hablará sobre "Cómo administrar el Plan de formación".

¡Hola!

Soy Pablo Romero, autor del libro Cómo liberarse de una educación equivocada. Hoy voy a darles una síntesis sobre cómo administrar el Plan de formación que es uno de los capítulos de mi obra Cómo liberarse de una educación equivocada.  

Bien, en mi experiencia de más de treinta años investigando sobre este tema de los planes de formación que algunos llaman planeador, programador; he notado dos problemas graves: uno, de redundancia, existencia lo mismo de lo mismo; y otro problema que he encontrado es planes incompletos e incoherentes con la administración cotidiana del aula de clase, es decir, una cosa es lo que se planea, y otra cosa es lo que se termina trabajando. Y esto se debe a la pésima estructura de los planes de formación que he observado tanto en Colombia, como en países de Sur América y Centro América. 

Haber, ¿qué he encontrado? He encontrado que en esa programación o planeación o plan de clase que llaman, coloca: una columna para los estándares, otra columna para competencias, otra columna para indicadores o logros, incluso otra para desempeños; incluso en Colombia he encontrado instituciones donde abrieron otra columna; DBA. 

 mínimo debe tener los siguientes elementos: uno, la identificación institucional, dos, el propósito de formación, es decir, qué tipo de sujeto quiero formar, 

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

¿Dónde está el problema? Que todo eso le apunta a lo mismo, porque en esencia ¿qué es la redacción de una competencia?, pues es un desempeño. ¿Qué es un estándar?, pues es un desempeño redactado en primera persona.  Entonces he encontrado profesores que al no tener claro esto, redactan el estándar, lo colocan tal cual como lo bajan de los documentos de los lineamientos curriculares o estándares del Ministerio de Educación Nacional, lo colocan en primera persona; pero luego al lado abren otra columna y colocan competencias, y al lado colocan desempeños, y entonces el estándar lo redactan en primera persona, la competencia en impersonal y el desempeño en tercera persona.  Eso es redundar, es repetir lo mismo de los mismo y no se apunta a lo esencial.  Finalmente se termina de planear, eso se va a la planilla y al boletín y a las prácticas didácticas cotidianas y se encuentra uno que todo ha abusado en el saber y en hacer, y a veces en el ser. Pero queda por fuera el pensar y el innovar. 

Un excelente instrumento de planeación o plan de formación, mínimo debe tener los siguientes elementos: uno, la identificación institucional, dos, el propósito de formación, es decir, qué tipo de sujeto quiero formar, y eso se redacta una sola vez en todo el año. Qué quiero formar en educación artística y cultural, qué quiero formar en matemáticas, qué quiero formar en ciencias sociales, en fin.  Luego vienen lo que nosotros llamaríamos los saberes, es decir, lo que tiene que aparecer en el informe académico o boletín: saber, saber hacer, saber pensar, saber innovar, saber sentir.  Lo que estoy diciendo es que mínimo en cada asignatura, matemáticas, ciencias sociales, educación artística, informática y tecnología, idiomas; deben aparecer mínimo en el informe académico cinco desempeños.  Y cada vez que lleguemos al aula de clase, mínimo deberíamos interactuar con los niños cinco desempeños, y en la planilla de calificaciones deberían estar las columnas con los cinco desempeños.  Eso es ser coherente con una planeación.  Después de que tengamos esos cinco desempeños viene la pregunta esencial con la que vamos a interactuar, algunos le llaman pregunta problémica.  Es la pregunta con la que vamos a reflexionar, a meditar, a discutir, a debatir durante el período. Entonces luego vienen unas columnas a la izquierda donde se aclara el plan de estudios, es decir, los contenidos que vamos a trabajar con los niño, que deben ir en coherencia al lado con los desempeños. O sea, uno debería planear lo que es temático.  Un bloque temático puede ser un paquete de contenidos de dos o tres semanas, y al frente tener muy claro cómo voy a trabajar el saber, el saber pensar, saber hacer, saber innovar, saber ser-sentir.  Luego a la derecha solo basta en cada uno de los saberes hay que colocar las actividades o cada una de las acciones que dan cuenta de esos saberes. Y más adelante ¿qué vamos a tener? Vamos a tener una estructura completa de los procesos de evaluación, de las herramientas, las estrategias, métodos e instrumentos que vamos a aplicar para evaluar esto que hemos planeado. 

Esa es una forma de desarrollar un plan de formación coherente, íntegro y fundamental. No como una cantidad de planes de formación caóticos que he podido evidenciar en todo el continente, de los cuales tengo pruebas. 

Conozca el libro Cómo liberarse de una educación equivocada  

 Foto de Adobe Stock