Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

¿Cómo cambia la escuela?

Magisterio
11/09/2018 - 11:30
0
Foto de Monkey Business. Tomada de Adobe Stock

Las transformaciones de los proyectos educativos no ocurren en todos los niveles, ni del mismo modo. No es lo mismo impulsar cambios en estructuras físicas como salones y bibliotecas que en las herramientas didácticas para el aula. Veamos un ejemplo concreto. El modelo de 826 Valencia se dejó guiar por los cambios generacionales que le indicó la fuente sociológica, y de este modo transformó la organización del tiempo y del espacio. Creó una tienda para piratas y otra para superhéroes (una de las transformaciones más asombrosas del espacio educativo que se conocen). Por otro lado, la teoría sociocultural del aprendizaje en la fuente psicológica y el aprendizaje cooperativo desde la fuente pedagógica inspiraron la organización del apoyo a los curiosos aprendices que se acercaban. De este modo construyeron programas de tutorización personalizados. Sin embargo, más que cualquier otro cambio exterior, transformaron por completo el rol de niños y voluntarios, esto es, la forma en que se relacionan, aprenden y enseñan cuando comparten tiempo juntos.

El modo en que las escuelas materializan las evidencias de las fuentes del currículo en su día a día puede organizarse en torno a cuatro pilares. Estos cuatro pilares abordan la escuela como una unidad global y permiten planear los cambios de un modo armónico e integral; así estaremos seguros de emprender cambios sistémicos y no simples actuaciones desorganizadas. Estos cuatro pilares son una buena forma de organizar nuestro propio camino de innovación para convertirnos en escuela.

  • El primer pilar se encarga de materializar los cambios necesarios en torno a los contenidos y a las herramientas didácticas que utilizamos en el aula. Por ejemplo, la fuente psicológica mostró a Bunker Roy el éxito de los estudios que utilizaban juegos de rol y marionetas en la educación de la población infantil analfabeta. Este pilar se refiere a la organización de los contenidos, a la metodología y a la evaluación. La forma en que se organizan las clases con unidades didácticas más activas o proyectos, el aprendizaje cooperativo, el design thinking o el uso de diferentes sistemas de evaluación, son los protagonistas de las transformaciones de toda escuela (los veremos con más detenimiento).
  • El modo en que aprendices y profesores se relacionan y el papel que interpretan en su posición escenifican los cambios en el segundo pilar de transformación. En la escuela se redefinen las funciones que alumnos y profesores desempeñan en sus relaciones para aprender y enseñar en el aula. En la escuela de piratas, por ejemplo, cuando se inician procesos de atención personalizada, se entabla una relación más cercana con el voluntario como acompañante. Este no trata de suministrar constantemente información, sino que asesora y colabora para definir metas personales, cumplir objetivos, desarrollar proyectos o incluso enseñar al niño a enseñar, porque, quizás, él mismo será profesor de sus compañeros.
  • El tercer pilar alude a la planificación y organización del centro. Las escuelas funcionan ayudadas por un gran número de planes. Por ejemplo, está el plan de comunicación, el de acción tutorial, el de relación con las familias, o el de convivencia. También es necesario organizar el uso de los tiempos en horarios y grupos. En este sentido, el modelo de comunidad educativa elaborado por las escuelas de la India muestra muchos de esos cambios, con una organización de los planes basada en investigaciones psicológicas y pedagógicas desarrolladas sobre comunidades de aprendizaje. The Barefoot College propone un modelo de escuela más participativo, democrático y horizontal, de comunicación y aprendizaje compartido por muchas escuelas y experiencias en todo el mundo. En este pilar, con la ayuda de estudios de la fuente psicológica sobre el estudio de la inteligencia, se pueden emprender acciones para cambiar, por ejemplo, el plan de acción tutorial. También es el pilar que nos permite mejorar nuestro plan de integración de las tecnologías de la información y la comunicación, inspirados fundamentalmente por la fuente epistemológica y, por qué no, por las lecciones de las generaciones más jóvenes desde la fuente sociológica. Todo lo relacionado con planificación y liderazgo cambia desde aquí.
  • El cuarto pilar se refiere al uso de los espacios. La realidad sociológica en el sur de Bangladés agudizó el ingenio de Shidhulai, que convirtió el problema de los ríos en solución mediante la construcción de una escuela-barca. El equipo de amigos creativos de Dave Eggs también demostró su ingenio en lo que a cambios en la concepción del espacio se refiere. El modo en que usamos el pasillo, la biblioteca, las salas de reuniones o el aula muestra una concepción del aprendizaje que nace de las cuatro fuentes del currículo. No se trata de derribar muros, ni de echar abajo toda la escuela. ¡Tampoco hay que ir montando tiendas de suministros para superhéroes por todas partes! Existen muchas opciones que garantizan un uso inteligente del espacio para potenciar el aprendizaje, y hay más opciones más allá de las sillas ordenadas en filas (un espacio es válido para promover un tipo de comportamiento y de acción). Sin embargo, en la actualidad las escuelas ya han creado espacios para compartir, reunirse, pensar en grupo, reflexionar a solas, trabajar en equipo y crear muestras. La escuela puede ser tanto un museo como un semillero de talentos, una startup, una cabina de concentración o una biblioteca emocional. 

Título:¿Cómo cambia la escuela?
Tomado de: Viaje a la escuela del siglo XXI.  Así trabajan los colegios más innovadores del mundo. Alfredo Hernan Calvo. 2015 Madrid. España. pp 26-27

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

Foto de  Monkey Business. Tomada de Adobe Stock