Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

¿Cómo evaluar nuestro desempeño como docentes?

Por Ignacio Abdón Montenegro Aldana
Magisterio
12/12/2017 - 15:00
0
Foto de tirachard. Tomada de Freepik

El directivo docente, bien sea coordinador, director, rector o supervisor comparte las mismas competencias básicas y específicas del docente.

Sin embargo, por ser muy particular su labor, requiere, además, de una competencia especial.

Así, en el campo directivo se puede nominar la competencia para dirigir los procesos administrativos en función de los procesos pedagógicos, la cual se define como: Ejercer liderazgo ante la comunidad educativa para que participe de manera organizada en los momentos de planeación, ejecución, control y evaluación de los procesos educativos, para que éstos se desarrollen con eficacia y efectividad.

+Lea: La observación de clases como evaluación de desempeño docente

Desempeño docente Mientras la competencia es un patrón general de comportamiento, el desempeño es un conjunto de acciones concretas. El desempeño del docente se entiende como el cumplimiento de sus funciones; éste se halla determinado por factores asociados al propio docente, al estudiante y al entorno. Así mismo, el desempeño se ejerce en diferentes campos o niveles: el contexto socio-cultural, el entorno institucional, el ambiente de aula y sobre el propio docente, mediante una acción reflexiva. El desempeño se evalúa para mejorar la calidad educativa y cualificar la profesión docente. Para esto, la evaluación presenta funciones y características bien determinadas que se tienen en cuenta en el momento de la aplicación. De ahí la importancia de definir estándares que sirvan de base para llevar a cabo el proceso de evaluación.

El desempeño docente es una acción situada Hemos definido las competencias como saber hacer las cosas y saber actuar, comprendiendo lo que se hace; asumiendo de manera responsable las implicaciones y consecuencias de las acciones realizadas y transformando los contextos en favor de la convivencia humana. Ésta es una visión general; sin embargo, en campos específicos como la docencia, la competencia se expresa de manera muy particular: “Una competencia es un set de destrezas, valores y comportamientos que un profesor ha adquirido y que puede movilizar para enfrentar una situación en el aula.” (Delannoy, 2001:1). Esta concepción, es amplia y general; por eso, para Cerda (2003), “las competencias sólo tienen forma a través Evaluación del desempeño doce del desempeño, porque no es posible evaluarlas directamente sino por medio de la actuación.” (p.73). Para el mismo autor, “el desempeño es un término proveniente de la administración de empresas y particularmente, de la gestión de recursos humanos y los criterios para selección de personal.”(Cerda, 2000:250).

En el anterior contexto teórico, el desempeño se concibe como la realización de un conjunto de actividades en cumplimiento de una profesión u oficio. Así cada profesional se desempeña en algo, realiza una serie de acciones en cumplimiento de una función social específica. De este modo, el desempeño docente, es el conjunto de acciones que un educador realiza para llevar a cabo su función; esto es, el proceso de formación de los niños y jóvenes a su cargo.

ANUNCIO
banner_magisterio_336x280_1.jpg

+Lea: Marcos para las buenas prácticas de enseñanza

El desempeño docente está determinado por factores El desempeño docente está determinado por una intrincada red de relaciones e interrelaciones. En un intento por simplificar esta complejidad, podrían considerarse tres tipos de factores: los asociados al mismo docente, los asociados al estudiante, y los asociados al contexto.

Entre los factores asociados al docente está su formación profesional, sus condiciones de salud, y el grado de motivación y compromiso con su labor. La formación profesional provee el conocimiento para abordar el trabajo educativo con claridad, planeación previa, ejecución organizada y evaluación constante. A mayor calidad de formación, mejores posibilidades de desempeñarse con eficiencia. Así mismo, entre mejores sean sus condiciones de salud física y mental, mejores posibilidades tendrá para ejercer sus funciones. La salud y el bienestar general dependen a su vez, de las condiciones de vida, de la satisfacción de las necesidades básicas, incluyendo el afecto. Sin embargo, puede haber excelente formación, muy buena salud, pero si no se tiene la suficiente motivación por lo que se hace, los resultados de la gestión serán pobres. La motivación se refuerza con el grado de compromiso, con la convicción de que la labor educativa es vital para el desarrollo individual y social. Por ello es muy importante la manifestación constante de las actitudes que demuestren compromiso con el trabajo como son la puntualidad, el cumplimiento de la jornada, las excelentes relaciones con los estudiantes y colegas, la realización de las actividades pedagógicas con organización, dedicación, concentración y entusiasmo. Estos cuatro factores: formación, salud, motivación y compromiso se refuerzan de manera mutua y generan una especie de fuerza unificadora que mantiene al docente en continuo mejoramiento y en un grado alto de satisfacción.

+Lea: ¿Qué competencias debe desarrollar el docente-innovador en el siglo XXI?

Título tomado del libro: Evaluación del desempeño docente. Autor: Ignacio Montenegro. pp: 18-19

 Foto de tirachard. Tomada de Freepik