Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO jornada_guias_2_0.jpeg

¿Cómo formar niños autónomos e independientes?

Por Gladys Milena Vargas Beltrán
Magisterio
19/01/2017 - 15:00
0
Foto de AEMTG. Tomada de Flickr

Hoy por hoy los niños se están formando en un ambiente que poco o nada les permite desarrollar su autonomía y mucho menos su independencia. Esto, en muchos casos se debe al exceso de cuidado o sobreprotección, que desde pequeños los padres les brindan. Luego, al llegar a la escuela, los niños presentan dificultades para socializar, tomar, decisiones o enfrentar situaciones nuevas.

+Conozca el libro Los derechos del niño. Una guía comprensiva de la Convención sobre los derechos del niño

La pregunta entonces que surge por parte de los docentes es ¿existen maneras de formar a los niños en la autonomía y la independencia?, la preocupación radica en la imposibilidad de muchos niños de llevar a cabo actividades que son propias de su edad o de resolver situaciones que requieran de un nivel mínimo de decisión por parte de ellos.

Para dar respuesta a ello, los maestros podemos desarrollar la autonomía y la independencia en los chicos de diversas formar en la escuela, veamos algunas de ellas.

  1. Enseñarles a trabajar solos en algunas ocasiones, esto requiere de una retroalimentación constante de parte del maestro, pero permitiéndole cierto nivel de autonomía para resolver situaciones sin la ayuda del profesor o de un compañero.
  2. Trabajar la tolerancia a la frustración mediante ejercicios retadores, en los que hay opción de no salir ganador o de no lograr resolver las actividades propuestas, esto pone al estudiante ante el fracaso y lo prepara para asumir la frustración y tomar decisiones para hacer las cosas de mejor manera la siguiente vez. Un niño que no hace frente a sus problemas es un adulto incapaz de enfrentarse a las adversidades de la vida.
  3. Generar espacios en la jornada escolar en la que los niños pueda dedicar unos minutos a estar solos, a pensar en silencio sobre lo que han hecho en el día, a meditar, o simplemente a dejar su mente en blanco sin tener ningún tipo de interacción con otros, esto va desarrollando hábitos de concentración, estimula la reflexión y el encuentro consigo mismo.
  4. Es necesario poner a los estudiantes en situaciones de conflicto, es decir, eventos que los pongan a pensar sobre la solución de una situación determinada, cómo comportarse y que decisiones tomar, esto sin duda, genera inseguridad al comienzo, pero poco a poco irá llevando a los niños a resolver diverso tipo de soluciones sin buscar la ayuda de un adulto.
  5. Dar a los niños instrucciones claras paso a paso al desarrollar las actividades, si es posible se deben escribir estas instrucciones en una guía o el tablero, permitiendo luego que ellos las sigan sin intervención alguna del profesor.
  6. Enseñarles el valor del tiempo, es necesario fomentar el buen uso del tiempo, esto, se puede desarrollar en las clases diseñando actividades con el tiempo medido para que los estudiantes sepan valorar los minutos que han perdido en el desarrollo de las mismas.
  7. Permitir que los estudiantes tengan mayores espacios de interacción entre ellos fomenta la independencia del adulto, desarrolla habilidades sociales y mejora en gran medida la comunicación de los estudiantes.
ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

No es fácil trabajar la autonomía y la independencia en el aula, pero es un ingrediente indispensable para la formación de ciudadanos capaces de asumir los retos que se presentan en nuestro diario vivir.

Foto de AEMTG. Tomada de Flickr