Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_gladys.png

Cómo hacer teatro escolar

Magisterio
02/05/2019 - 12:00
0
Foto de Pixabay

La dinámica del teatro escolar tiene unas particularidades que lo diferencian de otras manifestaciones del arte dramático, sin que por ello se pierda la esencia del mismo y los recursos que en este caso se ponen en servicio de la educación como una herramienta prodigiosa para generar actitudes y despertar la imaginación de la comunidad educativa. Hemos visto cómo su espacio de representación varía según las circunstancias de aprendizaje y enseñanza, como el guion se estructura en cuanto a su extensión y contenidos, las características del lenguaje de acuerdo a las edades escolares, los recursos en vestuario y escenografía que emplea. La cuestión es, ¿cómo se desarrolla la actividad teatral en la escuela cada día?, el docente de teatro escolar está inmerso en un ambiente educativo, su campo de acción es el aula, la biblioteca, el salón de usos múltiples, la comunidad. 

Cuando abordamos el teatro como método de aprendizaje se abren nuevas posibilidades para la comprensión de los contenidos curriculares.

Hay escuelas con una elevada matricula y casi la totalidad de los estudiantes van a querer participar en las  actividades teatrales, por esta razón debe existir una planificación que permita llevar esta disciplina a todos los espacios de la escuela, involucrar todos sus actores, desde la directiva, el personal obrero, docentes, representantes y, por supuesto, todos los niños y niñas que hacen vida en la institución educativa. Para ello, la actividad teatral se puede desarrollar dentro y fuera del aula es decir que dentro de las  variables del teatro en la escuela este se puede desarrollar como asignatura, como método de aprendizaje o como actividad complementaria. 

+Lea: El teatro como herramienta pedagógica

El teatro, como asignatura, permite que el estudiante  reconozca las variables del teatro, como su historia,  elementos expresivos, desarrollo de técnicas de voz y dicción, actuación, expresión corporal, géneros teatrales. Pero también dinamiza la clase, posibilita espacios para despertar la imaginación y para comunicarse. 

Cuando abordamos el teatro como método de aprendizaje se abren nuevas posibilidades para la comprensión de los contenidos curriculares. La técnica teatral se aplica en el aula y genera un clima de confianza, se rompe con la horizontalidad de los contenidos porque se motiva a la participación de los estudiantes y la producción de respuestas creativas por parte de los mismos. “El aula permite desarrollar el concepto de valoración y autovaloración en cada una de las etapas de trabajo”). 

Por otra parte, el docente de teatro escolar necesita una bibliografía para el desarrollo de su trabajo: guiones, manuales, revistas, teoría teatral. Estos textos son muy pocos, y se hace muy difícil conseguir obras de acuerdo a las demandas del calendario escolar. Sin guiones no se puede hacer teatro, así sea un simple ejercicio hay que recurrir a las notas que guíen esta actividad. Este, quizá, es el mayor reto que debe enfrentar el maestro de teatro escolar, por lo tanto debe entrenarse en la escritura de guiones, conocer bien la estructura y realizar ensayos en dramaturgia. Es  lógico que no todos posean esta aptitud, escribir un guión es como escribir un poema o un cuento. Debe haber una sensibilidad, un nivel cultural y, sobre todo, un toque de magia e imaginación. Pero se puede recurrir a otras estrategias que ya señalamos, y estar atento en las librerías donde haya material que pueda ser de su utilidad, también estar en contacto con otros maestros y maestras que comparten esta misma actividad, esto permite el intercambio de materiales y de experiencias. 

+Conozca el libro Juegos teatrales

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Se entiende que el profesor de teatro escolar debe tener una formación mínima en esta disciplina. Esto no se aprende con uno o dos talleres. Se requiere de una investigación permanente que obliga a leer guiones, asistir a funciones teatrales, realizar talleres, entre otros. Además, debe conocer estrategias de planificación de la instrucción. Es un docente como todos, que desarrolla actividades escolares, planifica la clase, pasa asistencia, evalúa. Pero, además, se transforma en niño para contagiar la clase de fantasía a través del juego dramático Su responsabilidad es mayor por cuanto debe propiciar experiencias de aprendizaje desde el teatro, esto lo obliga a conocer el sistema curricular y las diferentes teorías de la educación. 

A parte de un repertorio de obras, debe establecerse un baúl de teatro que contenga sombreros, pelucas, espadas de madera, máscaras, trajes. La ventaja es que de las obras que se van representando van quedando estos materiales que deben ser guardados con celo. 

Es importante el contacto permanente con los representantes del niño, sobre todo si se amerita el traslado fuera del recinto escolar. Esto es sumamente delicado, porque de suceder algún accidente la responsabilidad recae directamente sobre el profesor. Siempre lleve las autorizaciones por escrito y hágase acompañar de los padres y profesores para estas salidas, así tendrá un mayor cuidado y control disciplinario de los niños. Los elementos escenográficos están disponibles en cada rincón del recinto escolar: sillas, muebles, materos, flores artificiales, cuadros, afiches, telas, plásticos, maderas, estantes, camillas, carteleras sirven para crear ambientaciones. Es necesario también proveerse de parabanes para crear los fondos de las escenografías y resguardar los actores del público antes de su salida, tratar que estos sean livianos y fáciles de transportar. 

Es importante tomar en cuenta el calendario escolar y fijar las fechas en que se requieran representaciones de obras, de tal forma que con antelación se vayan seleccionando los guiones, los actores y los recursos para la producción. Por más corta que sea la obra siempre necesita de una preparación, es decir, seguir los pasos de la puesta en escena: establecer el reparto, el proceso de lectura colectiva, fijar los desplazamientos de escena, ubicar el vestuario, la escenografía y musicalización de la obra. Así, en la semana del ambiente se podrá contar con una o dos obras o para el día del libro se podrá hacer una representación que invite a reflexionar sobre la importancia de la lectura. 

Título tomado del libro: Cómo enseñar teatro en la escuela. Autor: Nelson Garzón. pp. 99-101

Foto de Pixabay