Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
editorial_magisterio_cajiao.png

Cómo hacer un guion de teatro escolar

Magisterio
26/07/2019 - 11:15
0
Foto de Pixabay

No existe una fórmula que arroje resultados para elaborar guiones teatrales en el contexto escolar. Sí hay propuestas y fuentes de donde podemos desarrollar ideas para crear un guion para determinada actividad del aula o de la escuela, y si conocemos la estructura del guion esta tarea se va a facilitar. La dramaturgia escolar busca dar vida a personajes y acontecimientos históricos, reflejar tradiciones culturales de la localidad y de la identidad nacional, exaltar las efemérides, desarrollar campañas de salud y ambiente, profundizar en los valores familiares, integrar los contenidos curriculares del aula con el hecho teatral entre otros.

Cuando se va a estructurar un guion teatral, a veces no sabemos de dónde partir. Se puede tener el tema o idea, pero no el cómo presentarlo. Hay que tener en cuenta que lo que se escribe es para ser representado por personajes, por consiguiente debe existir una secuencia y coherencia en lo que se dice y a quién va dirigido. El público escolar es muy diferente al público general que se sienta en un auditorio, son los niños que ven los personajes de los libros y carteleras representados en sus compañeros, los representantes que se enorgullecen del talento de sus hijos, y los docentes que observan cómo se refuerzan los valores y conocimientos en el hecho teatral. En la mayoría de los casos no existe la comodidad de la butaca ni la acústica del auditorio, las representaciones son, por lo general, al aire libre y deben buscar atrapar la atención de los presentes de manera que no se distraigan en otras situaciones que estén sucediendo en el momento, sobre todo cuando el sitio de representación es el patio central de la escuela. 

La dramaturgia escolar busca dar vida a personajes y acontecimientos históricos, reflejar tradiciones culturales de la localidad y de la identidad nacional, exaltar las efemérides, desarrollar campañas de salud y ambiente, profundizar en los valores familiares, integrar los contenidos curriculares del aula con el hecho teatral entre otros.

+Lea: ¿Cómo integrar las artes escénicas y las ciencias sociales en el aula? Descargue el primer capítulo

La cuestión es ¿cómo presentarle el tema a este público?, la obra no puede ser tampoco una extensión de las sesiones de clase en el aula ni una exposición temática con un discurso largo y aburrido. Si vamos a hablar de la salud bucal, por ejemplo, la caries debe ser un personaje burlón, con antifaz y dientes dañados, que asusta a los pobres dientes. Finalmente llegará el cepillo en su defensa. Así, muchos contenidos se pueden resolver dando un giro a lo real para, desde lo imaginario, llevar un momento de entretenimiento y de aprendizaje. Ahí radica gran parte del proceso de creación del texto de teatro escolar, en ver la realidad desde el lente mágico del loco soñador. Un texto puede nacer de una situación de la vida real, de una conversación con los niños, de un cuento, de un sueño, sino, ¿cómo podrían las nubes conversar con la tierra y ésta lamentarse de la poca consideración que le tienen los seres humanos?

Eines y Mantovani en la Didáctica de la dramatización dejan el rol de autor al estudiante, la idea toma forma con las proposiciones de los demás compañeros y el profesor(a) estará atento para auxiliar a sus estudiantes en los momentos que no sepan cómo resolver una situación del nivel de la historia. En este caso el guion es producido por los escolares en su lenguaje y poder imaginativo. Los niños y niñas constituyen la fuente inagotable de ideas para inspirar la escritura de un texto dramático escolar. En este caso el  docente tiene una enorme ventaja porque él incluso más que algunos padres comparten más tiempo con los niños, conoce sus formas de expresión, sus aptitudes, anhelos, miedos y talentos. Las obras escritas por los niños son más cortas y sirven como ejercicio para desarrollar actividades en clase. Ahora, si se estimula la lectura de textos teatrales, la escritura de guiones, ¡cuidado!, porque puede surgir un excelente dramaturgo escolar en nuestra escuela con amplísima ventaja sobre los adultos que viven contaminados por los miedos y los prejuicios de la sociedad. 

+Lea: El teatro en la escuela: ejercicios de expresión corporal

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

El profesor Igor Martínez, distingue dos etapas para el proceso de escritura del guion de teatro escolar: un proceso imaginativo, que consiste en la etapa de creación y desarrollo de ideas; y un proceso técnico que comprende el orden de todos los elementos que intervienen en la escritura del guion teatral. Ambos periodos en el proceso de escritura del guion son bien importantes, el primero, porque constituye la base conceptual de lo que se quiere decir, y el segundo, que es la forma y orden en que se presenta y materializa la idea. 

El proceso imaginativo es muy complejo, a veces surge una idea y rápidamente se resuelven unos personajes, una trama y una situación por resolver. Como también sucede que, en ocasiones, se necesita una obra sobre un tema determinado y las ideas no pueden desarrollarse, no se puede hilar una historia o la propuesta queda vacía, sin sustento por falta de buenas ideas que alimenten la propuesta.

Título tomado del libro: Cómo enseñar teatro en la escuela. Autor: Nelson Garzón. pp. 71-73

Foto de  Pixabay

 

Más sobre el tema que está leyendo

El artículo se propone abordar las relaciones entre el teatro y la pedagogía como un diálogo de saberes, que sólo es...