Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

¿Cómo llevar la Cátedra de Estudios Afrocolombianos al aula?

Por Dency Isabel Perea de Sánchez
Magisterio
29/11/2018 - 10:45
0
Foto de Marcela Arango. Tomada de Flickr
Consultamos a maestros sobre la CEA y cómo esta puede ser llevada al aula de clases, esto con miras a orientar a nuestros lectores sobre nuevas perspectivas acerca de este tema. Los invitamos a leer el contenido de cada una de las entrevistas en la Revista Internacional Magisterio en su edición 95. 
Dency Isabel Perea de Sánchez
Magíster en Historia- Universidad Externado de Colombia
Docente del área de Ciencias Sociales Colegio República de Colombia
1.Cuál es la importancia de la Cátedra afrocolombiana en el currículo escolar
Aunque aún no es una realidad en la cotidianidad de las instituciones educativas, reconocemos que la importancia de la transversalización de la Cátedra de Estudios Afrocolombianos en los currículos escolares radica en que: 
Nos permite a la población afrodescendiente autorreconocernos, y ser reconocidos desde  el ámbito jurídico a partir de la Ley 70 de 1993.
Se visibilicen  formas “sutiles” y naturalizadas de discriminación y de la importancia de crear  estrategias para evitarlas,  incluso la reflexión tiene que hacerse desde los docentes, quienes muchas veces se refiere a los alumnos afrodescendientes no por su nombre si no que le dicen “negrito”, dizque por cariño.
Crea espacios académicos que permite resignificar y redignificar la cultura afrocolombiana, contextualizando históricamente el proceso de esclavización al que fueron sometidos.
Promueve la importancia del respeto a la diferencia y a la diversidad no solo étnica y cultural sino también por orientación de género y sexual entre otras.
Empodera a los y las estudiantes afrocolombianos de sus derechos
2. ¿Qué estrategias recomienda para que los maestros asuman con compromiso y lleven de manera efectiva al aula la Cátedra de Estudios Afrocolombianos?
Los y las docentes de todas las áreas deben ser ampliamente capacitados en el tema, para que la Cátedra se pueda implementar en el aula de manera efectiva.
Utilizar la CAJA DE HERRAMIENTAS, entregada por la SED a las instituciones educativas, este es un material lúdico-didáctico, y para cada área trae un libro-cuadernillo  con  metodologías sugeridas para su aplicación
Trabajar el enfoque diferencial porque desde allí se visibiliza  la implementación de acciones encaminadas al fortalecimiento de procesos organizativos de la población afrocolombiana.
Retomar algunas experiencias educativas que buscan construir currículos y propuestas de política pública desracializadas como la de ENTRENZATE CON TU HISTORIA, proyecto liderado por las docentes Luz Stella Serna, María del Carmen Ararat, entre otras.
Fortalecer la ETNOEDUCACIÓN en Colombia, la cual se implementó con el propósito de generar experiencias educativas y sociales que promovieran una formación integral de los estudiantes, haciendo  especial énfasis en  la discriminación racial.
Fomentar del etnoconocimiento el cual  responde a los retos de resistencia cultural y  posibilita la interculturalidad. Muchas veces vemos que hay barreras para interactuar con poblaciones que son minorías, porque existen estereotipos muy marcados, por ejemplo: “los negros son perezosos”; “los negros no se bañan ,por eso son de ese color” ; “para lo único que son buenos los negros, es para el baile y los deportes” comentarios que se han naturalizado, hasta el punto que resultan “chistosos” desconociendo los efectos negativos que produce en nuestros niños y niñas afro. 
Sandra Milena Daza Caballero
 Magister en Comunicación y Educación de la UDFSC
Investigadora Activa de la Red Tras los hilos de Ananse
¿Cuáles son las temáticas fundamentales que no pueden faltar en la aplicación de   la Cátedra de estudios Afrocolombianos? 
La Cátedra de Estudios Afrocolombianos es una propuesta educativa de amplio espectro para ubicar no solo en el Plan de Estudios, sino en el Proyecto Educativo Institucional en todas las actividades curriculares, para impregnar toda la vida escolar. 
La CEA se puede considerar desde las dimensiones del desarrollo humano, la población estudiantil tiene un proceso en sus ciclos escolares siendo una etapa importante para su desarrollo integral.
Cada una de estas dimensiones se articulan a la CEA para aportar a la construcción de un ser humano integro, con pensamiento crítico, analítico, propositivo, participativo, transformador de su entorno, intercultural, que se reconozca en el enfoque diferencial; de una sociedad democrática y un país diverso pero incluyente. 
Dimensión Comunicativa: Estímulo y aceptación de diversas formas de expresión, comunicación dialógica.
Dimensión Cognoscitiva: Privilegia el pensamiento lógico donde se validan las diferentes formas de contar, clasificar, hacer apreciaciones, medir, asignar propiedades, organizar el espacio y el tiempo e inferir. 
Por ejemplo, los conocimientos matemáticos que son aprendidos desde la socialización primaria y  posteriormente son transmitidos de forma oral como legado cultural, deben ser tenidos en cuenta en el aula, dialogando fundamentalmente al inicio de la etapa escolar para articular esos saberes propios con la matemática formal para que este proceso sea contextualizado y significativo para los estudiantes. 
Esos conocimientos son parte de su ambiente en la que el niño y niña se ha relacionado, ha vivenciado, para ir complejizando el pensamiento lógico matemático, hasta llegar a la abstracción, con otra perspectiva producto de la comparación de los saberes de otras culturas.
Con la CEA la historia, lo social y lo cultural se pueden ver a través de la matemática y la geometría, al hacer comparaciones entre diferentes culturas tanto del pasado como actuales, aprender a pensar y razonar en contextos culturales diferentes y utilizar el conocimiento matemático no solo en la escuela sino, para solucionar problemas de la vida cotidiana en lo personal, lo familiar y la comunidad, con lo anterior también coincide Hilbert Blanco (2006), además de agregar que es importante se puedan divulgar esas experiencias significativas en los entornos académicos y educativos.
Dimensión Socio-Política: Posibilita la creación de ambientes de socialización política donde los niños y niñas se confrontan en sus relaciones personales en un espacio y un tiempo determinado y donde cada uno de ellos puede ir cimentando su proyecto de vida, expresado en sus deseos, gustos y necesidades. 
Con la CEA, la política es un espacio de construcción histórica, donde la confrontación se da con los otros, con sus diferentes historias, donde se facilita el diálogo intercultural, modificando la realidad en esta dinámica. 
Así mismo, el que se puedan pensar los estudiantes como sujetos históricos, con un pasado en el que reconozcan sus ancestros, al igual que, sus actuales condiciones de vida, para pensarse en una perspectiva a futuro que les permita la creación de una conciencia política, visionada a una práctica política proyectada en un tiempo posterior.
La política prueba la preservación de la identidad propia, donde la conservación de la misma, es un elemento de resistencia frente a la identidad política de los grupos dominantes. 
La CEA articulada a la dimensión socio-política también contribuye a la construcción de identidad como sujetos sociales, históricos que tienen un pasado, un presente, un futuro, donde se relacionan, interactúan, se reconocen desde si mismos pero también en su relación con el otro. 
Es decir, la identidad no es solo individual sino colectiva, cuando se comparte con otros grupos, dando consistencia a otros tipos de identidad ya sean étnicos, religiosos, de género, de clase etc.
Dimensión Estética y Dimensión Corporal: Vivenciar su capacidad de relación con sus semejantes y entorno de manera armónica, conociendo a través de las rondas, juegos mitos y leyendas, las condiciones de vida de los afrocolombianos, fortaleciendo el tejido social acorde con su desarrollo corporal y lúdico; se trata de un razonamiento para indagar expresar y comunicarse creativamente, sin olvidar las aptitudes y necesidades individuales y grupales.
Teniendo en cuenta lo anterior, los estudiantes de ciclos uno y dos podrán realizar actividades relacionadas con prácticas culturales afrocolombianas en las que se evidencie la cooperación y las relaciones de horizontalidad.
Desde esta dimensión se propone trabajar los diferentes referentes que sobre la estética existen, reevaluar el concepto de lo estético desde la primera infancia; es decir, reconocer cómo desde el cuerpo la estética se dimensiona a partir de las acciones y no a partir de la forma, como tradicionalmente se ha establecido en la escuela. Estas acciones son en última instancia experiencias que llevan al niño a fortalecer su identidad y su representación en el cuerpo.
La Cátedra no solo abrió un conjunto de saberes propios, determinó un vínculo entre las acciones educativas y los procesos organizativos de las comunidades, la CEA dejo vislumbrar una apuesta por la etnicidad siendo un asunto político que es necesario poner en la escuela, para desde allí crear reformas que, reconocieran las diferencias entre los sujetos, y que visibilizaran las historias de aquellos pueblos que han sido negados por la misma.
Así, estos lineamientos se dieron dentro del área de conocimiento de las Ciencias sociales, como primer paso para su consolidación, pero más adelante otras áreas se fueron integrando a la implementación de la Cátedra en las instituciones del Distrito, desde allí la Cátedra se establece como un aporte a la etnoeducación pero no solo para las comunidades afrocolombianas, se propone para todos los actores del sistema educativo nacional. (Red Tras los Hilos de Ananse).
La implementación, desarrollo y consolidación de la CEA ha tenido diversos matices que la han convertido en una propuesta de diversas definiciones. La malla y estrategia curricular de la misma aporta elementos para integrarla al sistema educativo consolidándola en un principio en las Ciencias Sociales.
Pero en la exploración de la escuela se ha ido deslizando hacia otras áreas del conocimiento, como las matemáticas, lenguaje, ciencias naturales, artes,  educación física entre otras, visibilizando sus perspectivas y posibilidades en el campo pedagógico y el saber ancestral que han construido las comunidades afrocolombianas en nuestro país.
¿Cómo interpreta el devenir de la  Cátedra de estudios Afrocolombianos a veinte años de su creación?
Las verdades se manifiestan en la visibilización de los saberes ancestrales y propios, así, se identifica que la escuela no tiene una formación diversa en la interacción con los estudiantes, sino que están mediadas por la influencia social y un saber homogenizante occidentalizado.
El sistema escolar no reconoce los saberes de los pueblos afrocolombianos, no cuenta la otra historia que luchó por la segregación y discriminación racial, no todos los colegios cuentan con la construcción de planes de trabajo o mallas curriculares que incluyan los saberes de la etnia Afrocolombiana, propuestas y posturas epistemológicas del pueblo afro como agentes trascendentales en la construcción de nación.
Sin embargo, esta invisibilización entra en contradicción con la construcción de reivindicar la etnoeducación a nivel nacional con acciones institucionales realizadas por las organizaciones y académicos en pro de visibilizar los saberes del pueblo afro para el sistema educativo colombiano y que por decreto están respaldados por la constitución política colombiana de 1991.
Durante esta ultima década en el sistema escolar se evidencia el largo camino de una serie de problemáticas que afectan las realidades de los niños, niñas y adolescentes afrocolombianos que participan en las escuelas de nuestra naciòn, siendo éste un punto de partida para acercarnos en las realidades propias del pueblo afrocolombiano con respecto a la Educación.
Esta misma que debe ser repensada desde la pedagogía como una posibilidad que aborde los sueños de quienes están inmersos en ella, es en últimas una reflexión de la diversidad de infancias y juventudes que están hoy por hoy en nuestro país y en específico en nuestros contextos desde aquí el pretexto es la infancia y juventud afrocolombiana quienes sufren diversas formas de discriminación y racismo construidas históricamente y reforzadas en las prácticas cotidianas de la escuela y en los conocimientos que durante años han circulado en el ámbito académico ,con una mirada sesgada de lo que representa el saber para el sujeto. 
Este saber de una u otra forma responde a la cultura, a la historia y a las maneras de ver el mundo, primando el derecho a la diferencia por encima de cualquier representación que sobre el ser exista; puede llegar a entenderse como algo sencillo, pero en el ejercicio de la realidad esto es totalmente lo contrario en este análisis encontramos como los saberes responden a una ideología, excluyente y homogénea, presentando a la escuela como uno de los principales espacios donde invisibilizan los saberes del pueblo afrocolombiano.
Esta conversación genera la reflexión sobre cómo las maestras y maestros de las infancia y la adolescencia entienden el mundo, las realidades de los niños y niñas de las escuelas del país y la interacción de los saberes integrados históricamente al fortalecimiento de estereotipos que configuraron las representaciones mentales de los sujetos que interactúan en esta realidad, la historia nos mostró como las formas de racismo y discriminación en las Instituciones de Colombia son parte de un legado de violencia intelectual, epistémica, corporal que sufrieron nuestros ancestros africanos.
Como vemos, el desafío es amplio y requiere de una acción integrada y coherente, que vincule a múltiples actores  al sector educativo de manera directa e indirecta. La Cátedra no es una especie de panacea llamada a resolver todos los problemas del sistema educativo; una vez más, se reflexiona sobre este conjunto de factores, en tanto se considera a la Cátedra como una oportunidad para hacer visibles algunas de las dificultades estructurales del sistema educativo, al tiempo que oportunidad para avanzar en la construcción de políticas educativas democratizantes e interculturales. 
Foto de Marcela Arango. Tomada de Flickr
 
 

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png