Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Competencias digitales y aprendizaje para la vida

Por Carmen Marta-Lazo , Por José Antonio Gabelas Barroso
Magisterio
05/07/2018 - 16:30
0
Foto de Pixabay

En la sociedad digital, el acceso a la información y la lectura de la misma no es una garantía de que los ciudadanos lleguen al conocimiento o al uso integral del contenido del que se nutren. Para que se produzca una verdadera apropiación del conocimiento es necesario llegar a la «competencia digital», de tal modo que los interactuantes tengan un desempeño global en su relación con los lenguajes multimedia, el software y los diferentes soportes digitales.

La alfabetización digital va más allá de las tradicionales habilidades lectoescritoras, orientadas hacia el desarrollo de las capacidades para codificar, descodificar, comprender y producir diferentes narraciones. Desde una vertiente holística, hay que contemplar también las nuevas posibilidades de participación analítica, crítica, creativa, ética y estética. Ya en la década de los cincuenta, Antoine Vallet acuñó en Francia el concepto de «lenguaje total», el cual consiste en estudiar los media desde una perspectiva global que considerara la influencia de los medios audiovisuales en la creación de una nueva gramática y una sintaxis diferente. Esta teoría fue trasladada a América Latina y popularizada por Francisco Gutiérrez (1975) y allí se consolidó, siendo una de las vertientes de investigación que más ha influido en las corrientes de educación mediática o «media literacy» de muchos países.

+Conozca el libro Innovación educativa y TICs. Guía básica

Como indica la expresión anglosajona «literacy», para ser competente en la sociedad actual hay que desarrollar la capacidad de usar de forma provechosa y crítica diferentes medios, lenguajes y tecnologías. Desde esta multiperspectiva, se utiliza el término para aludir a la alfabetización audiovisual, mediática, tecnológica o digital.

El paso de la cultura impresa a la cultura en red ha provocado la globalización de las comunicaciones y la convergencia mediática ha impuesto que el modelo educativo tradicional se reformule. La era del predominio de la palabra escrita se caracterizaba por la secuencialidad en el uso del lenguaje verbal, el incentivo en la transmisión de conocimiento individual y la finalidad de la memorización o fijación de contenidos. Sin embargo, en la era digital en la que nos encontramos, prevalece la lectura simultánea y en paralelo con variados sistemas expresivos, el acceso al conocimiento mediante la conexión en redes, y un proceso de interrelación de contenidos, donde prima la asociación de significados y el conectivismo que deriva en el aprendizaje significativo.

El cambio en el ecosistema mediático, en el que nuestro hábitat está poblado y plagado de pantallas, repercute también en la revisión en los modos de aprender. Las generaciones digitales están acostumbradas a la hiperestimulación sensorial, al ritmo frenético en la secuencia múltiple de mensajes que perciben, al zapping en todas sus dimensiones y a dosis de hiperpresente en la gratificación e inmediatez ubicua del acceso a
contenidos.

El progreso tecnológico ha supuesto la digitalización planetaria y la vertebración en el sistema de redes, lo que ha originado un flujo comunicativo dinámico, ágil e interactivo de seres interdependientes. El acceso a todo tipo de mensajes sin barreras espacio-temporales es un hecho, pero hay que potenciar el análisis y la reflexión, como mecanismos de filtro y defensa crítica ante la sobresaturación informativa y la «infopolución ».

Como apuntan Marta-Lazo y Grandío-Pérez (2013, pág. 115),«En este contexto, las ambiciones teóricas, políticas y pedagógicas en el ámbito de la educación mediática son grandes, ya que se consideran prioritarias y necesarias para el empoderamiento (empowerment), la educación crítica (critical literacy), así como en el compromiso democrático y la cultura participativa de los ciudadanos en un mundo cada vez más mediatizado y digitalizado».

ANUNCIO
banner_magisterio_336x280_1.jpg

Referencias:

Gutiérrez, F. (1975). Pedagogía de la comunicación. Buenos Aires: Humanitas.

Marta-Lazo, C.; Grandío-Pérez, M. (2013). «Análisis de la competencia audiovisual de la ciudadanía española en la dimensión de recepción y audiencia».
Communication & Society / Comunicación y Sociedad, vol. 26, n.º 2, págs. 114-130.

Tomado del libro: Comunicación digital y educación. Teoría y práctica. Autor: Carmen Marta-Lazo, José Antonio Gabelas Barroso. pp. 99-100

Foto de Pixabay