Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
cajiao_magisterio_identidad_de_los_maestros.jpeg

Con un carro solar estudiantes le ponen freno a la deserción escolar

Magisterio
11/09/2018 - 16:00
0
Carro solar para discapacitados. Colegio República de Argentina. Cartagena, Colombia

Esta es la historia de un adolescente que lucha por salir adelante a pesar de que la vida le puso una dura prueba. Al igual que otros niños y jóvenes vulnerables que habitan la ciudad de Cartagena (Bolívar), él transita por las calles en silla de ruedas y a veces se ve en apuros para cumplir uno de sus sueños, llegar al colegio para alcanzar la educación primaria y secundaria. 

“La dificultad para movilizarse es uno de los motivos de la alta deserción escolar”, dice el profesor de informática quien dicta clase en el colegio República Argentina y que conoce de primera mano lo que tienen que enfrentar los niños de escasos recursos de algunas zonas de esa ciudad.

La educación ha cambiado y muchos de los profesores se han puesto en sintonía con la dura realidad que los rodea. Por eso, ellos y sus estudiantes diseñaron un prototipo de carro eléctrico que funciona con paneles solares, un modelo que arrancó como un juego, pero que con el tiempo se convirtió en un proyecto alternativo de movilidad para las personas con capacidades diferentes. 

En el año 2014, un grupo de diez estudiantes, con el apoyo del profesor, arrancaron la construcción del carro eléctrico y luego se inscribieron en el proyecto Diseña el Cambio de la Fundación Terpel. Por su iniciativa fueron premiados al sacar adelante este prototipo de vehículo movido por un motor de energía solar. 

La prensa local también destacó el logro de los jóvenes en 2016, quienes decidieron reimpulsar la iniciativa, esta vez, adaptando el vehículo para personas con capacidades limitadas. No solo le añadieron un control de videojuegos para maniobrar los desplazamientos, al prototipo le rediseñaron la carrocería para instalar una silla de ruedas y una plataforma. 

“Estamos en pruebas y en proceso de optimización”, dice en voz entusiasta el profesor mientras observa su vehículo. “Hemos estado en todos los procesos desde la investigación hasta poner tornillos y cables, somos multitarea”, añade en medio de una risa contagiosa, una niña de 16 años, quien hace parte del equipo.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

Los estudiantes fueron los que decidieron que el carro debería cumplir una función social. Esta vez imaginaron y pusieron en marcha un proyecto para mejorar la condición de vida de una persona que a diario se ve obligada a solicitar ayuda. 

Los estudiantes líderes están convencidos de que un pequeño debate en la clase sobre el problema de movilidad de un estudiante fue la semilla que le dio vida a este proyecto. “Esperamos que el carro funcione y una persona con discapacidad lo pueda manejar y así mejorar sus desplazamientos, (…) no nos podemos estancar”. 

Invitamos a nuestros lectores a conocer otras historias inspiradoras en la web de la Fundación Terpel  y participar de su iniciativa Diseña el Cambio que busca premiar a los maestros, escuelas y estudiantes, que sueñan y trabajan por una mejor educación. 

Para conocer el documento completo haga click aquí: 10 historias de cambio Reto 2016. Fundación Terpel - Diseña el cambio