Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Contribuciones del Currículum globALE para la formación de educadoras y educadores de personas jóvenes y adultas de América Latina

Por Carmen Campero Cuenca
Magisterio
23/08/2017 - 10:15
0
Foto de Montecruz Foto. Tomada de Flickr

Palabras claves: formación, profesionalización, enfoque de derechos, Currículum globAle.

 

La profesionalización de los educadores, que incluye su formación y sus condiciones de trabajo, es un elemento central de la calidad, uno de los grandes desafíos, una demanda y su derecho, a la vez que un prerrequisito para que las personas jóvenes y adultas ejerzan su derecho a una educación de calidad. Así lo destacan las conferencias internacionales de educación de adultos, Confinteas V y VI (Unesco, 1997 y 2009) en un contexto latinoamericano en el que la mayoría de educadores no cuentan con una formación específica en este campo educativo y ejercen su trabajo en condiciones precarias, muchos como "voluntarios", con retribuciones económicas muy bajas. Por lo mismo, es un deber ético fortalecer y diseñar políticas y programas que enfrenten de manera integral su problemática (Campero, 2017).

 

Latinoamérica cuenta con una amplia y rica trayectoria en la promoción de la profesionalización de los educadores para jóvenes y adultos. Ante la amplitud de esta temática, este ensayo se centra en algunos fundamentos compartidos por especialistas de varios países de la región, que contribuyeron al diseño del Currículum globALE para la formación de educadores de personas jóvenes y adultas de América Latina (Cg para AL) y de algunos rasgos de esta propuesta formativa. En este proceso, estuvo presente la experiencia de 35 años del equipo docente de la Universidad Pedagógica Nacional de México, abocado a la formación de educadores y educadoras de este campo educativo. El Cg para AL es una iniciativa auspiciada por la DVV Internacional, que tiene entre sus objetivos aportar elementos para la reflexión y enriquecimiento de programas de formación existentes, considerando la contextualización local o nacional (DVV International/ Campero, Coord., 2016).

 

+Lea: La formación del maestro. Una mirada desde la investigación y las dinámicas del futuro

 

Fundamentos

En la actualidad, constituye fundamento de la educación en general y de la educación para jóvenes y adultos en particular el concepto de la educación durante toda la vida, como un bien público, un derecho humano fundamental y “la llave” para garantizar la consecución de todos los demás derechos humanos (Icae, 2015).

 

En este marco de derechos, se concibe a la educación para jóvenes y adultos como objeto de transformación porque no se limita a los sujetos que participan y a los procesos educativos en sí, sino que su finalidad es coadyuvar al desarrollo basado en principios de respeto a la dignidad del ser humano y de justicia social, en la búsqueda de la transformación. Así, se procura una ciudadanía mejor formada y activa; familias más interesadas por la educación de sus hijos y más capaces de apoyarlos; sujetos con más posibilidades de empleo y productivos; una relación armónica con la naturaleza; una democracia más plural y vigorosa, una sociedad más incluyente; y también la prevención de la violencia y de las adicciones (Campero, Maceira y Matus, 2009). Por tratarse de una educación a lo largo, ancho y profundo de la vida, se debe ofrecer posibilidad de aprendizaje y entornos pedagógicos que desarrollen las capacidades individuales y colectivas de todos y todas.

 

Estos planteamientos son compartidos por la educación popular; si bien existen diversas maneras de entenderla, son elementos comunes a distintas definiciones: su finalidad de contribuir al fortalecimiento de los sectores dominados considerados como sujetos históricos; capaces de protagonizar el cambio social mediante proyectos liberadores; la convicción de que la educación juega un papel fundamental en estos procesos, al actuar sobre la subjetividad popular, a partir del análisis de la realidad, mediante metodologías educativas dialógicas, participativas y activas (Torres, 2007).

 

En este acercamiento a la educación para jóvenes y adultos subyace una mirada multirreferencial de de los educadores, extensiva a las personas jóvenes y adultas, y que apunta a elementos articulados: son sujetos históricos, constructores y transformadores de su propia formación y de su práctica. Desde una mirada sociológica, son actores sociales que aportan múltiples recursos a sus prácticas cotidianas (Giddens, 1998): expresiones culturales, conocimientos y experiencias; a la vez, se les mira desde la carencia, por rasgos socioeducativos que presentan con frecuencia en América Latina: bajos niveles de escolaridad, falta de formación específica sobre la educación para jóvenes y adultos, ser sujetos “prestados” de otros campos y que ejercen su labor bajo la condición de “voluntarios”, etc.; se considera esta doble condición, de manera dialéctica, a lo largo de los procesos de formación. Desde otra mirada, los educadores son sujetos reflexivos capaces de reconocer y resignificar sus vivencias, sus procesos formativos y sus prácticas educativas (Rosas, 1999; Campero, 2005; Torres, 2007).

 

En consonancia con lo antes expuesto, también las perspectivas de derechos, de género, interculturalidad, democracia como forma de vida, la resolución pacífica de conflictos, orientan esta propuesta formativa y están presentes tanto en los propósitos, los contenidos, los materiales, las estrategias metodológicas y en la evaluación, como en las interacciones que tienen lugar durante los procesos y en el clima de los espacios de aprendizaje.

 

+Lea: El juego en los adultos

 

El enfoque educativo: sus finalidades y sentidos

Se propone un enfoque socioeducativo coherente con lo expuesto en el apartado anterior y entretejido con la pedagogía crítica y el constructivismo, con los cuales comparte muchos de sus postulados.

 

ANUNCIO
banner_magisterio_336x280_1.jpg

Desde los enfoques señalados, la intencionalidad de los programas es la de transformar las realidades sociales cotidianas que viven los sujetos, en este caso, las prácticas de los educadores, por lo que durante la formación se establecen vinculaciones entre las instituciones y los procesos educativos que ellos y ellas promueven con las realidades cotidianas de las personas jóvenes y adultas que participan en los procesos, para dar respuesta a sus problemáticas, necesidades e intereses, y de esta manera lograr la pertinencia y relevancia de los mismos, a fin de lograr aprendizajes significativos (Freire, 1988; UPN, 2011; Torres, 2007).

 

Bajo estos enfoques, el aprendizaje ocurre en un contexto social, en la interacción de las personas entre sí y con su cultura (Vigotsky, 2009); en consecuencia, los conocimientos, las habilidades y los valores siempre están contextualizados en las particularidades de los grupos de educadores; en otras palabras, los procesos de formación son históricos (Añorve, et al., 2015).

 

Lograr una educación de calidad es otra finalidad de la formación. Se concibe como el derecho al desarrollo integral y pleno de los educadores; como un proceso continuo en el que se busca que mejoren sus prácticas como resultado del desarrollo de sus capacidades y el dominio de los códigos culturales básicos; la participación democrática; enfrentar y solucionar problemas; seguir aprendiendo y poner en práctica actitudes y valores congruentes con una sociedad que pretende el bienestar de todos (Olguín, 2007 y Schmelkes, 1994).

 

+Lea: Educación sin paredes

 

Características, enfoque y organización curricular

El Cg para AL considera las siguientes características para animar las propuestas formativas:

 

  • Contribuye al desarrollo de los educadores como actores políticos.
  • Promueve la construcción de propuestas educativas pertinentes y relevantes.
  • Se centra en los educadores y educadoras, sus necesidades e intereses de aprendizaje.
  • Se orienta en modificar y reforzar las prácticas, a la luz de los nuevos planteamientos educativos y pedagógicos.
  • Es integral porque busca el desarrollo cognitivo, social, afectivo y motor de los educadores.
  • Genera conocimiento a partir de la sistematización y capitalización de experiencias y conocimientos de los participantes.
  • Busca construir la relación educativa como relación dialógica.
  • Es sostenible porque promueve la capacidad de reflexionar sobre el propio proceso de aprendizaje y tomar decisiones para avanzar en el mismo (metacognición).
  • Es flexible porque se busca responder y adaptarse a la diversidad de intereses, necesidades y situaciones, en múltiples espacios.

 

Diseñado bajo el enfoque de competencias profesiona­les y reconociendo la complejidad del mismo para la delineación y la puesta en práctica de procesos formativos, este programa define las competencias como: actuar re­flexivo que moviliza conocimientos, capacidades, habilidades, destrezas, valores y actitudes, visiones, sentimientos, con la finalidad de generar res­puestas pertinentes en situaciones problemáticas y contextos concretos, así como tomar decisiones dentro de un marco ético y político, en este caso, relacionado con la educación de personas jóvenes y adultas. Y, para cada uno de los cinco módulos obligatorios que integran el programa, se precisa su competencia desde esta orientación; además, incluye dos módulos electivos que deciden las instituciones y organizaciones a partir de sus intereses y contextos, así como una guía general.

 

En suma, mediante esta propuesta formativa se pretende abordar la educación para jóvenes y adultos desde varias dimensiones: la historia, las políticas y los enfoques; el aprendizaje de las personas jóvenes y adultas; las relaciones sociales y la comunicación; la metodología y la planeación de los procesos educativos.

 

+Conozca el libro La educación de jóvenes y adultos en colombia: más allá de la alfabetización

 

Referencias

Añorve, Gladys; Campero, Carmen y Díaz, Elsa (2015). Educadores y educadoras de personas jóvenes y adultas. Informe de investigación, febrero. México: UPN.

Campero Carmen (2017). Educación para transformar vidas: aprendizaje a lo largo de la vida para avanzar la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Presentado en la Mesa 3 de la I Reunión Regional de Ministros de Educación de América Latina y el Caribe “Educación y habilidades para el siglo 21”, Orealc-Unesco, Argentina, 24 y 25 de enero. Disponible en http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/FIELD/Santiago/pdf/Mesa3-Carmen-Campero-Buenos-Aires-enero-2017.pdf

Campero Carmen (2015). Y ahora ¿dónde estamos? Una aproximación a la formación de educadores y educadoras de personas jóvenes y adultas, en Revista Decisio, saberes para la acción: Formación de educadores y educadoras de personas jóvenes y adultas, No. 42, Septiembre/diciembre 2015, México: Crefal. Pp. 5-11 en http://www.crefal.edu.mx/decisio/index.php?option=com_content&view=article&id=187&Itemid=156

Campero, Carmen; Maceira, Luz y Matus, Holly. (2009) Hacia el fortalecimiento de la educación de personas jóvenes y adultas en México. México: Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, Grupo Parlamentario del PRD y Red – EPJA.

Caruso, Arlés; Di Pierro, María; Ruíz, Mercedes y Camilo, Miriam. (2008). Situación presente de la educación de personas jóvenes y adultas en América Latina y el Caribe. Informe Regional. México: Crefal – Ceaal.

DVV International/ Campero, C. (coord.) (2016), El Currículum globALE para la formación de educadoras y educadores de personas jóvenes y adultas de América Latina, Alemania: DVV International/DIE, en www.curriculum-globale.de y en http://redepja.wixsite.com/misitioepja

Freire, Paulo. (1988) Pedagogía de la autonomía. 2ª ed. México: Siglo XXI.

Giddens, Anthony. (1998) La constitución de la Sociedad. Bases para la teoría de la estructuración. Argentina: Amorrortu Editores.

ICAE, Consejo Internacional de Educación de Adultos, (2015). Declaración de la IX Asamblea Mundial del ICAE. Montreal, 14 de junio de 2015, en http://www.icae2.org/images/icae_declaracion_140615_esp.pdf

Kalinowski, Dina; Campero, Carmen.; Díaz, Carmen. (2015) Propuesta general del programa latinoamericano de formación de Educadores y educadoras de jóvenes y adultos. Documento de Trabajo. Perú y México: DVV internacional.

Messina, Graciela (1993). La educación básica de adultos: la otra educación, Chile: Unesco/Orealc/Redalf.

Olguín, María Emilia. (2007) El enfoque socioeducativo: entrevista. Revista Nuevamerica, 114 (N/A). Recuperado de http://www.msebrasil.org/artigos/msg_ler.asp?ID_MSG=98

Rosas, Lesvia. (1999) El proceso de formación de los maestros de escuelas primarias rurales. La construcción de su concepción pedagógica., Tesis (doctorado), Universidad Autónoma de Aguascalientes, México.

Schmelkes, Sylvia (1994). Hacia una mejor calidad de nuestras escuelas. Colección Interamer (no. 32) Washington, DC: OEA - Proyectos Multinacionales de Educación Básica (Prodebas)

Torres Carrillo, Alfonso (2007). La educación popular. Trayectoria y actualidad. Venezuela: Universidad Bolivariana de Venezuela/Dirección general de Producción y Recreación de Saberes. Recuperado de http://es.scribd.com/doc/102850684/Ep-Trayectoria-y-Actualidad-Alfonso-Torres#scribd

Unesco (1997), V Conferencia Internacional de Educación de Adultos. Informe final. Hamburgo, Alemania. 14- 18 de julio de 1997.

Unesco (2009), Aprovechar el poder y el potencial del aprendizaje y la educación de adultos para un futuro viable. Marco de Acción de Belém. VI Conferencia Internacional de Educación de Adultos. Belem, Brasil.

Unesco (2015), Recomendación sobre el aprendizaje y la educación de adultos. París, 18 de noviembre. (Versión español pp. 24-36)

Universidad Pedagógica Nacional (2011). Diplomado Fundamentos teórico - metodológicos de las prácticas socioeducativas con personas jóvenes y adultas. Carmen Campero, Coord. México: UPN.

Vigotsky, Liev (2009) El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. 3ª ed., castellana. Barcelona: Biblioteca de bolsillo. Recuperado de http://books.google.com.mx/books

 

 

La autora

Universidad Pedagógica Nacional de México. Red de Educación de Personas Jóvenes y Adultas. Contacto: ccampero2@gmail.com.

 

Foto de Montecruz Foto. Tomada de Flickr