Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO 

whatsapp_image_2021-06-04_at_4.46.36_pm.jpeg

¿Cuál es el sentido de mi labor como docente?

Por Gladys Milena Vargas Beltrán
Magisterio
28/03/2017 - 09:45
0
Foto de Jesús Alenda. Tomada de Flickr

En muchas oportunidades nos hemos preguntado esto, y es que la labor de educar no es fácil, hay momentos de debilidad y de fracaso que nos hacen dudar. El papel del docente se enmarca muchas veces en elementos lejanos a su vocación, lo que impide que goce de plenitud en su labor. Factores como el salario, las jornadas fuera del aula, los trabajos que hay que llevar a casa y la indiferencia de las instituciones estatales, se convierten en los enemigos del anhelo de servir en una carrera tan loable como la docencia.

Sin embargo y ahora terminando en el primer cuarto del año, es tiempo de retomar energías y entrar en un proceso de automotivación y auto reconocimiento que nos lleve a comprender el sentido de nuestra profesión. Le invito a formularse unas preguntas que seguramente volverán a llevarlo por el camino de la luz en su labor cotidiana.

  • ¿Cuándo decidí ser maestro?, ¿Por qué?
  • ¿Cómo me veo en diez años?
  • ¿Qué me desmotiva de mi trabajo?
  • ¿Qué me motiva a hacerlo?
  • ¿Siento que esta carrera la seleccioné por vocación o por necesidad?
  • ¿Qué puedo hacer para encontrar motivación cada día al iniciar mi labor?
  • ¿Qué me motiva a avanzar?
  • ¿Cómo puedo manejar mis emociones?
  • ¿Qué me hace feliz?
  • ¿Cuál es mi propósito personal y profesional?
  • ¿Qué beneficios obtengo al ejercer mi profesión?
  • ¿Acostumbro a seguirme actualizando?
  • ¿Qué debo hacer para comprender a mis estudiantes y colegas?
  • ¿Por qué siento alegría al enseñar?
  • ¿Qué motivos encuentro para seguir adelante en esta labor?

Seguramente al responder a cada una de estas preguntas, usted podrá encontrar razones de peso para amar su profesión y darle a cada día un toque de energía y luz que lo llevarán a mejores cosas.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Foto de Jesús Alenda. Tomada de Flickr