Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

De la institución educativa a la organización escolar inteligente

Magisterio
19/07/2017 - 17:00
0
Foto de HazteOir.org. Tomada de Flickr

¿Qué hacer para conformar organizaciones escolares inteligentes? En primera instancia, la respuesta a este interrogante está, en gran medida, en la construcción de competencias organizacionales, las cuales, a pesar de parecer tan connaturales a la escuela, han sido poco exitosas en ella y por eso desechadas de sus marcos conceptuales, tal vez sin conocerlas a fondo.

 

Los modelos de competencia organizacional como la planeación estratégica, la administración de calidad total y la reingeniería, en ciertos entornos educativos, al igual que en algunos sectores productivos han fallado, básicamente, por dos razones. La primera, porque no se han incorporado a ellos los valores organizacionales basados, principalmente, en el poder, determinado ya por el construccionismo social, de las relaciones interpersonales entre seres humanos iguales para generar cambios mediante un proceso dialogante de negociación de significados. En el caso de la educación, la segunda razón se debe a que, como se decía anteriormente, las actuales estructuras de las instituciones educativas no han podido convocar a sus docentes en torno de visiones compartidas de futuro. Este proceso, vital para la conformación de organizaciones exitosas, requiere de un empoderamiento de todos los agentes educativos, pero especialmente de los educadores; no podrá lograrse en una institución que desconoce o no confía plenamente en la capacidad de sus docentes para ejercer una democracia radical y generar organizaciones escolares nuevas. Por otra parte, a su vez, debe ir acompañado de un ejercicio constante de etnografía educativa y de una reflexión profunda sobre las prácticas cotidianas y las competencias de la organización.

 

+Lea: La gestión del cambio: en búsqueda de la organización escolar inteligente

 

En la conferencia de la Asociación para la Supervisión y el Desarrollo Curricular celebrada en Nashville (Tennessee), Estados Unidos, en el mes de octubre de 1998, Kathleen Fitzpatrick, Directora Ejecutiva del Estudio Nacional de Evaluación Escolar de ese país, fue muy enfática en que las instituciones educativas que quieran diseñar planes estratégicos para desarrollar sus competencias organizacionales, deben dar, ante todo, los siguientes pasos previos a la elaboración de un plan de acción:

 

Desarrollo de un perfil organizacional a partir del pasado reciente: Según Fitzpatrick necesitamos saber por dónde comenzar, esto es, recoger y analizar información sobre, por lo menos, cuatro variables; desempeño estudiantil, características de la comunidad, características de la institución y perspectivas de progreso o cambio. Todo ello, se verá más adelante, con el propósito de establecer una especie de estado del arte de la institución, como punto de partida.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

 

Definición de un marco filosófico y una misión: ¿Qué creencias tenemos acerca de la enseñanza y el aprendizaje?, ¿Cuál es el propósito fundamental de la institución? Estas preguntas deben servir de hilos conductores para la elaboración de la misión organizacional. Fitzpatrick advierte, sin embargo, que no deben plantearse estos interrogantes como un mero ejercicio intelectual, sino como una base para la toma de decisiones posteriores.

 

+Conozca la Colección Gestión

 

Definición de las competencias que se espera los estudiantes alcancen: Esta precisión ayuda a evidenciar los resultados del aprendizaje. Los educadores deben establecer las prioridades para su mejoramiento por parte de los estudiantes.

 

Conceptualización de las prácticas educativas y las competencias organizacionales que permitan alcanzar lo propuesto en la misión y en los logros de los estudiantes: En esta fase los educadores reflexionan sobre su trabajo, ya no sobre el de los estudiantes; sus planes de estudios, estrategias, prácticas evaluativas, desarrollo profesional, etc.

 

+Lea: El fortalecimiento de la gestión del rector en una Organización Escolar

 

Desarrollo del plan estratégico: Solamente llegado este momento podemos comenzar a decidir sobre los pasos siguientes, únicamente cuando se han sentado las bases anteriores. En esta parte del proceso los educadores establecen un cronograma, identifican recursos, asignan responsabilidades para la implantación del plan y desarrollan formas de evaluarlo.

 

Implantación del plan y documentación de los resultados: Se decide en este paso la efectividad del plan, en términos del mejoramiento en el aprendizaje de estudiantes y docentes.

 

Aunque estos pasos son todos necesarios, deben también ser flexibles. El cambio, concluye Fitzpatrick, sólo será duradero si se avanza en este proceso de una manera reflexiva, meditada y de significados negociados; debe darse dentro de un ambiente de relaciones cálidas y de apoyo, tanto en lo personal como en lo profesional, entre seres humanos que se perciben como iguales precisamente por sus diferencias, y en el cual los docentes se retan a sí mismos de manera competente y efectiva.

 

Referencias

5 FITZPATRICK, Kathleen. “Seis pasos para mejorar la escuela”. En: Education Update. Asociación para Supervisión y Desarrollo Curricular. Vol. 40, No 8. Diciembre, 1998. Traducción inédita al castellano del autor.

 

Título tomado del libro: Organizaciones escolares inteligentes. Autor: Yecid Puentes. pp. 17-20

 

Foto de HazteOir.org. Tomada de Flickr