Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Diseñando un aula estándar

Magisterio
20/11/2018 - 11:45
0
Foto de WavebreakMediaMicro. Tomada de Adobe Stock
  • Involucra a los alumnos en el proceso

Ayúdate con las herramientas del design thinking: ¿Cómo podemos mejorar el diseño de nuestra aula? ¿Cómo podemos diseñar un espacio que facilite el aprendizaje? Investiga, documéntate y muestra las aulas de las escuelas21 que hemos conocido en este viaje y que te abren las puertas gracias a sus páginas web. Seguro que con la ayuda de tus alumnos y de estas experiencias lograrás crear tu propia lista de pautas efectivas.

  • Ordena las mesas en equipo

Potencia el aprendizaje cooperativo, recuerda los roles y las indicaciones que hemos visto en capítulos anteriores. Las mesas en hilera han perdido su sentido. Focaliza la atención sobre el trabajo en el centro de cada mesa, es ahí donde crece el conocimiento.

  • Las paredes son pizarras

Apuesta por el vinilo adhesivo y por la pintura de efecto pizarra para extender las posibilidades de la pared. Crea nuevas pizarras o espacios de papel continuo que acompañen a la pizarra de siempre, y favorece que los alumnos los puedan utilizar con rotuladores en las distintas actividades. Usa al menos una gran pared como pizarra de vinilo, o más barato aún, con pintura que permita escribir con tiza y borrarla. Las grandes pizarras son estupendos espacios flexibles y polivalentes para dibujar, proyectar, decorar...

  • Abre una ventana digital

Necesitas una pantalla, una pizarra digital interactiva o una simple pared en la que se proyecte la dimensión digital del aula.

  • Utiliza toda la pared, y todas las paredes

Las paredes son grandes superficies de las que a menudo no sacamos todo el partido que podemos. Si cubres una pared con papel vinilo, es muy probable que te queden espacios libres cerca del techo. Utilízalos para escribir frases optimistas, sentencias culturales, lemas escolares o las normas del aula diseñadas por los propios alumnos.

  • Descentra el foco de atención

Pon ruedas a tu mesa, minimiza tu espacio. En muchas escuelas21 la mesa del profesor es alta, tiene ruedas y se acompaña de un taburete con respaldo. Es importante moverse entre los alumnos, centrar el foco de aprendizaje sobre cada grupo y cada persona. Ayúdate a descentrar la linealidad del aula creando al menos tres focos: uno en el edificio digital, otro sobre una de las pizarras y otro en cada tarea sobre las mesas en equipo.

  • Conquista los pasillo

Los pasillos son espacios de aprendizaje cuando nosotros los vestimos como tales. Muchas actividades pueden tener lugar en los pasillos, lo cual aligera el peso del aula. Ayúdate de fuegos de campamento, abrevaderos y cuevas para acompañar tus actividades y expandir el aula.

  • Las ventanas también pintan

Utiliza las ventanas como espacio para escribir con rotuladores para pizarra. Anima a los alumnos a narrar sus ideas, crear mapas mentales o ayudarse con post-its y otras estrategias en el proceso. No olvides que las ventanas también son espacios educativos.

  • Crea tendederos
ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

Puedes tender finas cuerdas o sedal para colgar imágenes y trabajos de los alumnos de un lado a otro del techo, o a lo largo de una pared. Son muy útiles, ya que mientras las paredes ejercen de nuevas pizarras, los tendederos permiten animar el espacio con imágenes de los proyectos de cada semana.  demás, son muy sencillas de cambiar gracias a las pinzas, mucho mejor que las chinchetas y los alfileres.

  • Cuida la iluminación

Muchas aulas cuentan con luces fluorescentes que iluminan de una forma espantosa y, a veces, están focalizadas en pocas áreas. La intensidad y el efecto lumínico mejoran cuando cubrimos estas lámparas con sábanas o telas en tonos blancos o sepias muy claros. Con este sencillo efecto la luz gana claridad y naturalidad.

Título:Diseñando un aula estándar

Tomado de: Viaje a la escuela del siglo XXI.  Así trabajan los colegios más innovadores del mundo. Alfredo Hernan Calvo. 2015 Madrid. España. pp. 161-162.

Foto de  WavebreakMediaMicro. Tomada de Adobe Stock