Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Docente 3.0 en el entorno iberoamericano

Por José Armando Tavarez Rodríguez
Magisterio
26/11/2018 - 15:15
0
Foto de Pixabay

«La verdadera virtud no está en las herramientas que creamos, sino más bien en cómo las usamos... radica en qué tan creativos nos convertimos con esas herramientas. El desafío con la tecnología no es un uso tecnológico, sino espiritual».

Sir Ken Robinson

Se hace cada vez más necesario, en el mundo en el que vivimos, el uso intensivo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Diversos expertos y sociólogos de diferentes países han afirmado que vivimos en un planeta digital. Todos los aspectos de la vida y las actividades humanas han sido modificados por el prodigioso progreso tecnológico. La educación no es una excepción.

El centro de la actividad educativa es el estudiante. Las universidades, colegios, escuelas y los centros educativos en general existen porque alguien necesita educarse y recibir instrucción que le permita desarrollar habilidades y competencias necesarias en un entorno altamente competitivo. Se requiere desarrollar en los estudiantes de hoy las competencias propias del siglo XXI que permitan satisfacer la demanda de personal cualificado, fomentar la cohesión social y garantizar el desarrollo individual de todos y todas.

+Lea: La educación inicial y las TIC ¿Son necesarias?

La realidad actual es que el estudiante es un nativo digital. Una persona que hace uso intensivo de las TIC. Es por esto que para definir estrategias de enseñanza y aprendizaje hace falta tomar en cuenta este elemento fundamental. El maestro de hoy no puede pensar en enseñar en el aula sin la tecnología. Las naciones están sometiendo sus sistemas educativos a reformas constantes. Hay una búsqueda sostenida de cuál sería el mejor modelo educativo. Los países quieren mantenerse competitivos y ofrecer a sus ciudadanos mejores condiciones de vida. Para lograr este importante objetivo saben que sin un buen sistema educativo no podrían mantenerse competitivos en el siglo XXI. Un elemento importante de la reforma educativa es el docente o maestro. Son ellos los que facilitan o administran el proceso de enseñanza y aprendizaje. Sobre ellos recae una gran responsabilidad. Es por eso que en gran parte de los países hay instituciones y centros públicos o privados dedicados a la formación permanente de los maestros. En la mayoría existen programas formativos para ayudar a los docentes a que desarrollen las competencias digitales necesarias para incorporar las TIC en el aula. Según su dominio o destreza se podría decir que los docentes se clasifican en tres niveles.

+Descargue: Comunicación digital y educación - teoría y práctica. Descargue el primer el capítulo

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

La realidad de hoy: docente 2.0
En la actualidad hay una presencia importante del elemento tecnológico en las aulas de nuestras universidades y centros educativos. La formación de maestros en el uso e incorporación de las mismas en sus clases ha sido abundante. Según el dominio que estos profesores tienen de las TIC podríamos clasificarlos en dos niveles iniciales: el docente 1.0 como nivel más básico y el docente 2.0 con un nivel intermedio.

  • El docente 1.0 sería aquel que hace un uso básico de las tecnologías de la información y la comunicación. Está alfabetizado digitalmente y por tanto utiliza un paquete ofimático para hacer sus exámenes o llevar el control de las evaluaciones de sus alumnos. El profesor que tiene este nivel utiliza el correo electrónico para recibir las tareas y trabajos de sus alumnos y mantener una comunicación más o menos fluida con los mismos. Dicho maestro, por ejemplo, tiene presencia en internet a través de sus perfiles en las redes sociales, y puede hacer un grupo en las mismas con todos sus estudiantes para dar avisos y mantenerlos informados de cualquier noticia referente al desempeño del curso.
  • Por otro lado, tenemos al docente 2.0 que posee un nivel intermedio en el dominio de las herramientas tecnológicas. Dicho profesor ha empezado a implementar estrategias pedagógicas basadas en la tecnología. Esto quiere decir que a partir de nociones básicas del manejo de las TIC en el aula, se ha iniciado un proceso de profundización de los conocimientos, estrategias y tácticas de uso de las TIC en la sala de clase. Por ejemplo, al crear un grupo en alguna red social el docente 2.0 la utiliza no solo para informar, sino que define en ella foros de discusión, y anima la participación de los estudiantes para fines de aprendizaje y posterior evaluación. Un docente 2.0 posee un blog personal o portal y, en el mejor de los casos, ha montado su curso en alguna plataforma de aprendizaje en línea.

Título tomado de: Innovación educativa y TICS Guía Básica. pp. 63-65

Foto de Pixabay