Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Educación del talento para un proceso escolar inteligente

Por Roger Alexander Acosta Sánchez
Magisterio
06/09/2017 - 11:15
6
Foto de Freepik para Free Photo

"No educamos para tener buenos resultados escolares, sino buenos resultados vitales"  Marina, 2011 p. 15

 

 

En la actualidad, los protagonistas del proceso de enseñanza y aprendizaje parecen tener más importancia no por la capacidad de aprendizaje sino por el clima emocional que se crea durante dicho proceso. En realidad, para proponerlo no es tan fácil porque hay que entrar en sintonía emocional con el estudiante y, hasta donde lo permita, con el entorno institucional. Se genera así un aumento de motivación y satisfacción, necesario para el desarrollo personal y social: “la relación entre profesor y alumno está llena de emociones que mueven al alumno ante su deseo de aprender a lo desmotivan, lo hace sentirse seguro y capaz en la aventura del conocimiento o lo llenan de miedos y angustias” (Darder, 2013, p.103).

 

+Conozca el  libro Inteligencia emocional y educación

 

Por tanto, es fundamental en el ejercicio docente conocer las realidades sociales del contexto, para desarrollar una relación positiva e inteligentemente emocional con los educandos. Esta circunstancia conlleva a considerar la importancia de la inteligencia emocional en las prácticas pedagógicas, como propuesta de mejora al modelo educativo. Analizar distintos trabajos investigativos es aproximarnos a enfoques o corrientes que contribuyen a mejorar las prácticas educativas. Por ello, el trabajo de Marina (2011) se convierte en objeto de estudio por los elementos señalados a la educación del talento.
En este sentido, el libro de Marina (2011) “La Educación del Talento” se abordará el análisis a través de una pirámide (construcción propia) titulada: Factores Asociados a la Educación del talento.

 

Nivel 7.  Bienestar - meta

Nivel 6.  Vocación

Nivel 5.  Aprendizaje significativo

Nivel 4.  Fundamentos

Nivel 3. Clima inteligente

Nivel 2.  Dimensiones.  

Nivel 1.  Conceptos

 

 

+Conozca el libro La inteligencia y el talento se desarrollan

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

 

En el nivel 1 se encuentran los conceptos y criterios que ayudan a conocer y comprender el conjunto de factores que se abordan en la construcción y producción interna de las prácticas pedagógicas. En el nivel 2 están las dimensiones referidas al pensamiento que además encuentran estrecha relación con el nivel 1. En el nivel 3 es el clima inteligente que ofrece un catálogo de inteligencias que trasciende el papel de las instituciones; se convierte en desarrollo social sostenible. En el nivel 4 llamado fundamentos, tenemos la pedagogía en diferentes ámbitos como modelos de prácticas académicas que amplían o complementan el trabajo de aula en torno a la educación del talento. El nivel 5 corresponde al aprendizaje significativo, puesto que ofrece las facultades ejecutivas, productoras y los criterios de evaluación, al valorar los aportes de todos los niveles anteriores y guiado por su practicidad para encontrar acompañamiento en la formalización de dichas facultades en el ámbito escolar. Las anteriores cualidades se reflejan en el nivel 6 llamado vocación, en el que se ubica el proyecto individual y social como espacio de acción y desarrollo en el ejercicio de su vida escolar, personal y profesional al abordar la perspectiva de proyecto de vida. En el nivel 7 y último, se encuentra la meta de esta pirámide, presentar un modelo de sociedad inteligente como plataforma estructurada por todos los niveles.

 

+Lea: Planeación de clases para el aprendizaje significativo y el desarrollo de habilidades mentales

 

Teniendo en cuenta los diferentes momentos de la pirámide, se puede observar que su cimiento está mantenido por los componentes del cerebro triádico (pensar-sentir-actuar), pues ¿qué práctica cotidiana o académica escapa a estos tres componentes? De ahí, que éstos sean complemento de algún modo a los propósitos del esquema piramidal, el cual se convierte en un instrumento organizativo para mostrar, señalar, desarrollar y fortalecer elementos capaces de contribuir al mejoramiento de la educación y, por ende sea el insumo de muchas iniciativas que logren cambios en la vida escolar, en la vida social del estudiante.

 

Ahora bien, analizar de forma detallada la pirámide es adentrarnos en una dinámica de espiral por sus procesos de interacción que se efectúan entre niveles, pues explicar un eslabón de la pirámide puede involucrar a otros extendiéndose con gran rapidez. Por ejemplo, inmersos en el nivel 3, el de las inteligencias (clima inteligente) subyacen ideas, deseos, sentimientos o conceptos de acción, pensamiento analítico, creativo y práctico como cualidades que dirigen nuestra inteligencia y que están enunciados en otros niveles. Una de ellas es la inteligencia emocional, que de la mano con los deseos, sentimientos y creencias logra un poderoso dinamismo de nuestras capacidades como “modo de interpretar efectivamente lo que me pasa” (Marina, 2011, p.95), se potencian cognitivamente esquemas mentales que aseguran una inteligencia social. Esto implica que dicha inteligencia ejerce en el individuo una acción decisiva para su éxito en el ámbito personal, social, familiar y laboral.

 

A ello se le suma la “inteligencia generadora de sentimientos” y la “inteligencia generadora de ideas” con esquemas de aprendizaje, que estimulan “una actitud activa [eslabón pirámide] para que nuestra inteligencia funcione bien. Los psicólogos del aprendizaje saben que sin ella, los niños no aprenden” (Marina, 2011, 107). En efecto, hay que despertar la atención, activar el estado de alerta como respuesta a esa inteligencia generadora fuente “de ideas brillantes, deseos adecuados, sentimientos animosos y alegres, imágenes expresivas, discursos elocuentes, ocurrencias divertidas” (Marina, 2011, p.38). Una mente activa que potencia su crecimiento, regule sus relaciones y se arriesgue a trascender más allá de la cotidianidad en la que está en marcada la sociedad.

 

En este sentido, la educación por proyectos o la pedagogía de los proyectos (eslabón de la pirámide) fomenta enfoques activos debido a que nuestras metas, deseos, intereses se organizan, integran a proyectos que permitan dar sentido a la acción, seleccionar los medios y evaluar progresos (Marina, 2011, p.134-135). Es decir, el protagonismo de su esfuerzo es su mirada inteligente y el trabajo eficiente capaz de dirigir sus proyectos, lo que Marina (2011) llama inteligencia ejecutiva (eslabón de la pirámide).

 

De este modo, se observa e involucra unos procesos internos (plasticidad neuronal) y realidades del mundo del sujeto que repercuten en un conjunto de posibilidades en concordancia con el interés de sus proyectos, en buena medida de la pedagogía de los proyectos. Pero también, se configuran y legitiman en esta relación, la pedagogía de los incentivos como motivación al deseo, fuente de energía de premios o castigos, que propician la motivación y aumentan el sentimiento de logro, de satisfacción, de recompensa, de placer por la meta. En palabras de Marina (2011):

 

“Descubrimos aquí, al menos, dos herramientas educativas. La primera consiste en reducir los obstáculos, eliminando las creencias que le bloquean y aumentando la habilidad para la tarea. La segunda es ayudarle a anticipar el placer de la meta (por la misma meta, por el placer de lograrla, por la misma actividad sea interesante, por la recompensa, el reconocimiento, el premio, etc) (p.71).”

 

En este sentido la pedagogía de la posibilidad y de los incentivos se inserta en la inteligencia como ciclo de formación que valora la necesidad de evaluar los progresos mediante un pensamiento crítico capaz de garantizar una autonomía responsable. De ahí que la toma de decisiones es muy importante y por ello, se aprovecha de tres eslabones de la pirámide (en la parte superior) porque precisa aspectos orientados a la acción: “Tres facultades que he mencionado: las ejecutivas (decido el proyecto y presiono para conseguirlo), las productivas (la fuente de ocurrencias), los criterios de evaluación (selecciona las buenas y rechaza las malas)” (Marina, 2011, p.105). La comprensión desde esta perspectiva tiene sentido si se da a los individuos esa capacidad emprendedora que promueva la manera de construir nuestra realidad.

 

Es decir, poner de manifiesto estas tres facultades es ser consciente de las circunstancias y del azar para conseguirlo. Es encontrar un vínculo social positivo que amplíe las posibilidades de nuestras acciones, de nuestros proyectos; esto presupone mencionar otros dos eslabones de la pirámide que están casi en la cúspide: el proyecto individual y social, que debe tener el sujeto porque “forma parte de ese Gran Talento saber aprovechar los recursos sociales y culturales que hay a nuestro alcance e intentar que ese entorno sea lo más rico, justo y estimulante posible para que expanda nuestras posibilidades de acción” (Marina, 2011, p.19). Propuesta que ayuda al desarrollo humano como transformación de buenas prácticas que evidencia modelos de calidad.

 

Desde esta perspectiva, la necesidad de configurar la felicidad en el proyecto individual y social, es favorecer la realización de esa gran meta de la pirámide que es tener una sociedad inteligente (último eslabón de la pirámide) el cual requiere de un trabajo mancomunado de eslabones tras eslabones que perpetúen la dinámica y funcionalidad de la pirámide.

 

Ahora bien, alcanzar la cima de la pirámide es favorecer el desarrollo de pensamientos, inteligencias, pedagogías, etc., se reconoce que es un camino abierto de posibilidades y de recursos, donde: “el objetivo de la educación no es sólo desarrollar la inteligencia individual, sino desarrollar sociedades inteligentes. También es lícito hablar Talento de las sociedades” (Marina, 2011, p.174), que reflejen la capacidad emprendedora y la eficacia al logro como función para generar expectativas e interactuar según la situación.

 

+Lea: Pensamiento conceptual y pensamiento crítico

 

Por ello, asumir la responsabilidad de cada eslabón de la pirámide en el proceso educativo, es intentar presentar una visión significativa capaz de entender el potencial de cada recurso de la pirámide, como puntos de partida que pretenden el crecimiento, desarrollo y fundamentos de los factores asociados a la educación del talento.

 

Lo que ofrece Marina (2001) en su libro son herramientas pedagógicas que facilitan la construcción de la pirámide cuyo apoyo y maduración es lograda a medida que se constata la implementación, así como el desarrollo no sólo de los eslabones de la pirámide como puntos nodales sino también del clima escolar que progresivamente se fortalece con fuerte compromiso social.

 

Como maestros es un reto conocer a nuestros estudiantes. Por ejemplo los cambios emocionales ponen en riesgo el éxito y satisfacción del proceso de enseñanza y aprendizaje; de ahí que sea de vital importancia el entrecruzamiento de varias estrategias que brinden elementos novedosos, llamativos, enriquecedores cada día para que a través de ellos podamos convertir nuestras clases en experiencias significativas.

 

Cobra gran importancia las instituciones educativas como un terreno cultural que no solo arraiga conocimiento, contenidos, conceptos, también intervienen otros factores en las dinámicas escolares configurando y contribuyendo a un saber pedagógico con sentido, legitimando procesos y prácticas sociales que determinan principalmente la Educación del Talento.

 

+Conozca el libro Enseñanza y aprendizaje de las ciencias sociales: una propuesta didáctica

 

Por eso, es necesario potenciar cada vez más currículos y planes de estudio estructurados a partir del desarrollo de competencias sociales, que impacten sobre los espacios de aprendizaje. Esta circunstancia apunta hacia la necesidad de una formación más integral de nuestros estudiantes, destacando el interés por conocer y profundizar más sobre el tema de la Educación del Talento como camino responsable para asumir un proceso escolar inteligente.

 

Referencias

Darder, P. (2013). Aprender y educar con bienestar y empatía La formación emocional del profesorado.Barcelona: Ediciones Octaedro.

Marina, J. (2011). La Educación del Talento. Barcelona: Editorial Planeta, S.A.

 

El autor

Historiador. Licenciado en Ciencias Naturales. Magister en Gestión de la Tecnología Educativa y Magíster en Estudios Políticos de la Universidad Pontificia Bolivariana. Profesor, Institución Educativa Rural Carlos González, Belmira Colombia.

 

Foto de Freepik para Free Photo

 

 

Comentarios (8)

Imagen de josejosesito24_26763
josejosesito24_26763 Dom, 17/09/2017 - 14:21
hola el articulo esta muy bueno, me parece que esta muy interesante porque habla sobre la relación que debe tener el maestro con el estudiante y las diferentes formas de dar las actividades académicas
Responder
Imagen de editorial@magisterio.com.co
editorial@magis... Lun, 18/09/2017 - 10:47
Hola. Gracias por su comentario, nos alegra que nuestras publicaciones animen la profesión docente.
Responder
Imagen de gomez.alexgomez.alex_26679
gomez.alexgomez... Lun, 18/09/2017 - 13:37
Buenas tardes, el artículo me despierta un gran interés por lo que hacemos cada día en los espacios de aprendizaje. No tenemos en cuenta ese cerebro triádico y dejamos de desaprovechar todas esas potencialidades que encontramos en él. El desarrollo educativo no es solo cognitivo sino también social, donde puedan realmente encontrar toda esa dimensión humana que nos habita. Agradezco los aportes de este artículo a mi quehacer docente.
Responder
Imagen de editorial@magisterio.com.co
editorial@magis... Vie, 06/10/2017 - 10:44
Hola. Gracias por visitarnos. Es de gran satisfacción saber que aprenden con nuestros aportes. Saludos.
Responder
Imagen de smjarami_26919
smjarami_26919 Dom, 01/10/2017 - 16:14
Buenas tardes, agradezco la publicación de este artículo. Como docente que soy me ayuda todos los argumentos expuestos en el artículo para mejorar y tomar conciencia de la importancia de la educación del talento. Gracias Revista Magisterio por todas las iniciativas que nos dan cada día con este tipo de artículos.
Responder
Imagen de editorial@magisterio.com.co
editorial@magis... Vie, 06/10/2017 - 10:50
Hola. Gracias por interesarse en nuestras publicaciones. Es nuestro objetivo actualizar los conocimientos del maestro. Saludos.
Responder
ANUNCIO
banner_728_x_90_4.png
ANUNCIO