Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Educación para la salud: enfoque en los comportamientos saludables

Por Augusto César Ferreira de Moraes
Magisterio
17/11/2015 - 01:45
0
Imagen tomada de la Revista Magisterio # 70 - Ilustrador: Henry Gonzalez

Conceptos de salud 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud no sólo como la ausencia de enfermedad, sino como un estado de completo bienestar físico, mental y social (Segre and Ferraz, 1997). Sin embargo, este concepto puede llevar a interpretaciones arbitrarias y erróneas.

(Guedes, 1999) caracteriza la salud de forma continua en polos positivo y negativo. La salud positiva se asocia con la capacidad de disfrutar de la vida y resistir los desafíos de la vida cotidiana, y no solamente con la ausencia de enfermedad; mientras que el extremo negativo de la salud se asocia con morbilidad y mortalidad.

Salud Positiva
(Aspectos físico, social, mental y espiritual)

        

Comportamiento de Riesgo
(Sedentarismo, dieta rica en grasas, tabaquismo, abuso de bebidas alcohólicas, estrés elevado)

         

Enfermedad
(Coronariopatías, diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer, osteoporosis, entre otras.)

         

Salud Negativa
(Graves limitaciones funcionales y mortalidad)

Figura 1: Continuum de la salud (Guedes, 2004).

 

En este diseño, no es suficiente no estar enfermo para tener una buena salud, sino que es necesario presentar conductas alejadas de los factores de riesgo que pueden provocar la aparición y el desarrollo de la enfermedad (Guedes, 2004). Sin embargo, observado en la actualidad, el desarrollo tecnológico junto con hábitos de vida cada vez más cercanos al polo negativo del Continuum, indican la necesidad de intervenciones educativas para orientar esos hábitos hacia el polo positivo.

Por otro lado, las dimensiones de la salud se pueden caracterizar en cinco niveles:

1) Conservación de la salud;

2) Promoción de la Salud; 3)

Educación para la salud;

4) Prevención/control de enfermedades;

5) Rehabilitación de la salud.

 

Por lo tanto, en un razonamiento lógico, la actuación profesional de los educadores se centra en los tres primeros niveles de estas dimensiones de la salud, con el objetivo de promover el crecimiento y el desarrollo integral de los niños y adolescentes.

Educación para la Salud

La Educación para la Salud se caracteriza por la combinación de diversas experiencias de aprendizaje, diseñadas para facilitar las modificaciones voluntarias que están dirigidas a asumir conductas saludables (Rocho, 1996). En este contexto, los educadores deben:

a) proporcionar el conocimiento sobre hábitos de vida saludables;

b) establecer las condiciones para seguir esos hábitos de vida saludables;

c) estimular la adquisición de conductas saludables.

 

En el escenario actual, donde los factores de riesgo cardiovascular (de Moraes et al., 2013b; Musso et al., 2011), enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo y los comportamientos no saludables presentan una alta prevalencia en niños y adolescentes (de Moraes et al., 2012; de Moraes et al., 2010; de Moraes et al., 2013a), son necesarios los modelos pedagógicos que tienen como objetivo contribuir al desarrollo saludable de aspectos físicos, sociales y psicológicos (Assumpção, 1994). 

De este modo, los contenidos de la educación para la salud deben estar dirigidos a facilitar los cambios voluntarios de los niños y adolescentes en la escuela, con el objetivo de lograr conductas saludables permanentes (Sardinha et al., 1999) y crear conciencia sobre los estilos de vida saludables que conlleven a una mejora en la calidad de vida.

 

Modelos de Intervención
Frente a este desafío, los teóricos señalan que existen varios modelos conceptuales para el aprendizaje y el desarrollo de una conducta y estilo de vida saludable:

a) la teoría del aprendizaje social;

b) la teoría de la conducta social;

c) la teoría inter-conducta.

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

 

Estas teorías se caracterizan por unos modelos ecológicos de intervención pedagógica (Egger and Swinburn, 1997), y los modelos se caracterizan por la interacción jerárquica de factores individuales, sociales y ambientales (figura 2).

 

Figura 2: Factores determinantes del estilo de vida.

 

Basándose en estos modelos, varios investigadores han llevado a cabo intervenciones pedagógicas de educación para la salud, con el objetivo de promover conductas saludables y prevenir la obesidad, ya que este es un importante problema de salud pública en todo el mundo.

 

Intervenciones Pedagógicas
En Europa, se destacan algunos estudios de intervención educativa, los cuales ofrecen cambios en el entorno escolar, a través de la formación didáctica de los profesores y ofertas de entorno social con actividades para la comunidad.

Entre esas intervenciones, el estudio TOYBOX (www.toybox-study.eu), llevado a cabo en seis países europeos (Alemania, Bélgica, Bulgaria, España, Grecia y Polonia), desarrolló el modelo ecológico de cambio de comportamiento en dos fases: 1) Formación de los profesores; 2) Aplicación de los contenidos en niños de 4-6 años (Manios, 2012).

Este estudio se centró en cuatro comportamientos durante la intervención: 1) Aumento de los niveles de actividad física; 2) Disminución de los niveles de comportamientos sedentarios; 3) Modificación de la conducta alimentaria; 4) Aumento del consumo de agua. La Tabla 1 muestra ejemplos de este tipo de intervención. En la actualidad, este estudio está en desarrollo y no hay datos disponibles sobre su eficacia.

Otro estudio de gran relevancia, cuyo objetivo era promover comportamientos saludables a través de intervenciones educativas, es IDEFICS (www.ideficsstudy.eu). Este estudio tuvo tres focos principales, que se describen en la Tabla 2. Las escuelas de este estudio (niños de 2 a 9 años) fueron divididas en dos grupos: el grupo de intervención (que recibió el contenido educativo) y el grupo control (que no recibió dichos contenidos). También se realizaron actividades de la comunidad para promover conductas saludables (De Henauw et al., 2011).

Los resultados de este estudio muestran que los niños del grupo de intervención mantuvieron un IMC saludable, consumían menos bebidas azucaradas y realizaban más actividad física (Ahrens, 2012)

Tabla 1: Descripción de las actividades pedagógicas en TOYBOX Study.

 

Tabla 2: Descripción de las actividades pedagógicas en IDEFICS Study

 


 

Glosario 

IMC: Índice de Masa Corporal.
Actividad Física: los niños deben hace por lo menos sesenta minutos de actividad física al día.
Comportamiento sedentario: es el tiempo de TV, ordenador y/o video juegos, y la recomendación es que los niños no se deben quedar más de dos horas por día con estos comportamientos;
Consumo diario de frutas y verduras: la recomendación es de comer tres o más porciones de frutas y verduras al día.
Horas de Sueño: la recomendación para un niño es dormir entre ocho y nueve horas al día.

 

Conclusiones
De acuerdo con lo anterior, las conclusiones son:

1) la salud es un proceso continuo y no sólo la presencia o ausencia de enfermedad;

2) la educación para la salud no sólo debe ser implementada en las escuelas, sino también en la formación universitaria del profesorado;

3) el modelo ecológico parece ser el más eficaz sobre el cambio de comportamientos de salud, mediante la adaptación a las realidades de la población;

4) las intervenciones pedagógicas deben ser parte del plan de estudios de la escuela, desde los alumnos preescolares hasta los adolescentes, para la adquisición de hábitos de vida saludables.

 

Agradecimientos 

Agradezco a la Dra. Tara Rendo Urteaga (Post-doctorado en la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo), por la revisión de la gramática, de la ortografía y del contenido científico de este artículo.

Artículo tomado de la Revista Magisterio # 70 Didácticas innovadoras: hacia una formación infantil integral 

Referencias 

Ahrens, W., 2012. IDEFICS Identification and prevention of Dietary -and lifestyle- induced health EFfects In Children and infants. Publishable Final Activity Report. University of Bremen, Bremen.
Assumpção, F., 1994. Psiquiatria da Infância e da Adolescência, São Paulo.
De Henauw, S., Verbestel, V., Mårild, S., Barba, G., Bammann, K., Eiben, G., Hebestreit, A., Iacoviello, L., Gallois, K., et al., 2011. The IDEFICS community-oriented intervention programme: a new model for childhood obesity prevention in Europe? Int J Obes (Lond) 35 Suppl 1:S16-23.
De Moraes, A.C., Adami, F., Falcão, M.C., 2012. Understanding the correlates of adolescents' dietary intake patterns. A multivariate analysis. Appetite 58:1057-62.
De Moraes, A.C., Fernandes, R.A., Christofaro, D.G., de Oliveira, A.R., Nakashima, A.T., Reichert, F.F., Falcão, M.C., 2010. Nutrition-related habits and associated factors of Brazilian adolescents. Int J Public Health 55:661-7.
De Moraes, A.C., Guerra, P.H., Menezes, P.R., 2013a. The worldwide prevalence of insufficient physical activity in adolescents; a systematic review. Nutr Hosp 28:575-84.
De Moraes, A.C., Musso, C., Graffigna, M.N., Soutelo, J., Migliano, M., Carvalho, H.B., Berg, G., 2013b. Prevalence of cardiovascular risk factors among Latin American adolescents: a multilevel analysis. J Hum Hypertens.
Egger, G., Swinburn, B., 1997. An "ecological" approach to the obesity pandemic. BMJ 315:477-80.
Guedes, D., 1999. Educação para a saúde mediante programas de educação física escolar. Revista Motriz 5:1-6.
Guedes, D., 2004. [Atuação do professor de educação física no campo da saúde], in: Lebre, E., Bento, J. (Eds.), [Professor de educação física: ofícios da profissão]. Faculdade de Ciências do Desporto e da Educação Física, Universidade do Porto, pp. 93-104.
Manios, Y., 2012. The 'ToyBox-study' obesity prevention programme in early childhood: an introduction. Obes Rev 13 Suppl 1:1-2.
Musso, C., Graffigna, M., Soutelo, J., Honfi, M., Ledesma, L., Miksztowicz, V., Pazos, M., Migliano, M., Schreier, L.E., et al., 2011. Cardiometabolic risk factors as apolipoprotein B, triglyceride/HDL-cholesterol ratio and C-reactive protein, in adolescents with and without obesity: cross-sectional study in middle class suburban children. Pediatric Diabetes 12:229-34.
Rocho, A., 1996. Educación para la salud: guía para realizar un proyecto. Universidad Autónoma de Barcelona, Barcelona.
Sardinha, L., Matos, M., Loureiro, 1999. Promoção da saúde: modelos e práticas de intervenção nos âmbitos da atividade física, nutrição e tabagismo, Lisboa.
Segre, M., Ferraz, F.C., 1997. [The concept of health]. Rev. Saude Publica 31:538-42.

Nota
*Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo, Departamento de Medicina Preventiva, São Paulo, Brasil. Facultad de Ciencias de la  Salud de la Universidad de Zaragoza – GENUD Research Group (Growth, Exercise, Nutrition and Development) Zaragoza, España.

Más sobre el tema que está leyendo

Preguntas Desde el inicio de mi actividad docente, mis reflexiones han girado en torno a los siguientes interrogantes: ¿Cuál es la función de la...