Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
banner_web_1115x116.png

Educar para ser capaces de Comprender

Magisterio
19/10/2017 - 11:45
0
Foto de tirachard. Tomado de Freepik

El aprendizaje de técnicas metacognitivas se puede guiar (Meichenbaum y Goodman, 1971), mediante una enseñanza-aprendizaje basada en la autoinstrucción verbal y articulada en cinco fases que se desarrollan en forma de secuencia; cuando el alumnado alcanza un buen dominio de un nivel, se pasa a la fase sucesiva. Veamos brevemente cada fase:

 

1. Modelo cognitivo: el o la docente ejemplifica las auto-instrucciones en voz alta, mientras desarrolla él mismo la actividad en la que el alumnado deberá aprender a utilizar las capacidades de auto-instrucción.

2. Guía explícita: el docente pronuncia en voz alta las instrucciones mientras el estudiante realiza la tarea.

3. Auto-instrucción explícita: el estudiante realiza la tarea, auto-instruyéndose en voz alta.

4. Auto-instrucción reducida: el estudiante realiza la tarea, auto-instruyéndose en voz cada vez más baja.

5. Auto-instrucción implícita: el estudiante realiza la tarea usando el lenguaje interno para ir dándose las diversas instrucciones.

 

+Lea: Técnicas metacognitivas para el aprendizaje en comprensión

 

Este planteamiento educativo, que vale para todos los aprendizajes, aplicado a la comprensión, se podría concentrar, al menos en una primera fase, sobre los siguientes objetivos.

 

– Tener claro el objetivo con el que se lee o se escucha.

– Generar preguntas durante la lectura.

– Distinguir las informaciones conocidas de las todavía desconocidas.

– Identificar las palabras desconocidas.

– Releer las partes que no estén claras.

– Aprender a construir imágenes mentales.

 

+Lea: Metacognición: cognición y comunicación; como posibilidades de aprendizaje y enseñanza en los niños de preescolar

ANUNCIO
banner_web_336x280.png

 

Con alumnos que ya poseen las competencias básicas consideradas satisfactorias, un recorrido de mediación eficaz dirigido a un dominio metodológico controlado podría desarrollarse del siguiente modo:

 

– Determinar el significado de una palabra utilizando el contexto.

– Predecir cómo seguirá basándose en las informaciones que constituyen el background.

– Cambiar el ritmo en base a la dificultad y a la importancia.

– Identificar los bloques de información (unidad de comprensión).

– Parafrasear a grandes rasgos las unidades de comprensión (con el texto delante).

– Repetir las informaciones de una unidad (sin consultar el texto).

 

También es muy importante guiar en la lectura que podríamos definir como «hipertextual», porque requiere ciertos «alejamientos estratégicos» dentro del texto, similares a los que realizamos, guiados por el link, en la lectura de un hipertexto:

 

– Resúmenes instantáneos.

– Identificación de indicadores.

– Reapariciones estratégicas.

– Interpretaciones por comparación.

 

+Conozca el libro El cambio cognitivo en el niño de aprendizaje lento

 

En definitiva, en un nivel más avanzado se pueden requerir:

 

– Lecturas con diferentes objetivos.

– Aplicación autónoma de procedimientos de lectura (método en el que nos detendremos más adelante).

– Practicar una lectura crítica, guiada, naturalmente, por preguntas adecuadas:

«¿El autor está completamente seguro de lo que dice?», «En vuestra

opinión, ¿por qué dice esto el autor», «¿Qué quiere conseguir?».

– Autoevaluación de las propias capacidades de lectura.

 

+Conozca la Colección Saber Mejor

 

Tomado de: Tuffanelli, Luigi (2014) Saber comprender. Editorial Magisterio: Bogotá.

 

 Foto de tirachard. Tomado de Freepik

 

 

Libros y cursos recomendados

ANUNCIO
ANUNCIO