Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

El aprendizaje cooperativo en clase

Por Carlos Santos Henao
Magisterio
29/08/2017 - 10:15
0
Foto de jcomp. Tomada de Flickr

El aprendizaje cooperativo como propuesta metodológica debe lograr que los estudiantes generen espacios de convivencia e interacción en el marco de la actividad escolar, el poder trabajar juntos, cooperar, ayudarse, debatir y respetarse. Todo esto con el fin de lograr prácticas educativas dialógicas y significativas.

Lea: Diferencias entre el aprendizaje cooperativo y el aprendizaje colaborativo

A continuación les presentamos cinco principios básicos del aprendizaje cooperativo:

  • El protagonista debe ser el grupo de trabajo. Los estudiantes deben sentirse los personajes principales de su proceso de aprendizaje, para esto se debe articular dos situaciones; la primera, tiene que ver con la elección temática, ya que si no somos capaces de rastrear los intereses de los estudiantes, la vinculación de los mismos al ejercicio que se quiera llevar a cabo no será la esperada; la segunda, tiene que ver con la posibilidad de que el grupo se fije objetivos, con esto se garantiza el desarrollo autónomo del ejercicio por parte de los miembros, distribuir responsabilidades, plantear actividades y, finalmente, trazar una ruta de trabajo que permita al grupo lograr los objetivos planteados.
  • La elaboración del contrato didáctico. Este es el momento previo de la elaboración de cualquier actividad, aquí es donde podemos concertar con nuestros estudiantes las reglas de juego de nuestra metodología, como inamovibles debemos plantear la distribución de cargas equitativas en el grupo de trabajo, el uso de tiempo y el producto final. Recordemos que los contratos didácticos tienen como finalidad plantear negociaciones sobre alternativas, entre estas la evaluación de las actividades, por lo tanto, debemos estar abiertos a recibir por parte de los estudiantes recomendaciones y a partir de estas construir un contrato didáctico que motive al maestro y a los alumnos.
  • Valoración del aprendizaje. Si bien el trabajo es desarrollado en grupo y como tal debe ser evaluado de esta manera, es necesario considerar que cada uno de los miembros del equipo de trabajo hicieron aportes individuales, que articulados, brindaron el éxito al trabajo cooperativo, por lo tanto, es necesario elaborar una estrategia donde se pueda medir el aprendizaje individual de cada uno de los estudiantes.

+Lea: El trabajo colaborativo en grupo

  • El mejoramiento individual es el mejoramiento colectivo. El trabajo cooperativo tiene como finalidad anudar los esfuerzos individuales en pro de lograr un objetivo, en este caso a partir de una temática deben lograr metas de aprendizaje colectivo. En las aulas encontramos con frecuencia que los grupos de trabajo terminan recargados en un par de estudiantes, es importante entonces, en la selección de los grupos dejar claras las pautas de trabajo donde se especifique que la idea es lograr que el grupo funcione como un engranaje, donde el esfuerzo de cada uno de los miembros es necesario.
  • Autoorganización y escucha. Se aprende a trabajar en grupo, trabajando; si bien es necesario hacer una apertura frente a la corresponsabilidad, depende de los estudiantes el asumir su lugar en el grupo. Tengamos en cuenta que la identidad de los grupos de trabajo se consolida con la discusión y distribución de responsabilidades, por ello, un momento fundamental en este tipo de ejercicio es la socialización de las actividades que se van a desarrollar y la presentación de los encargados.

+Conozca el libro Aprendizaje colaborativo

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

Referencias

Barnett, L. 2003.El aprendizaje cooperativo en clase. Más allá del trabajo en grupo.Barcelona: Graó.

Przesmycki, H. 2000. La pedagogía del contrato. El contrato didáctico en educación. Barcelona: Graó. 

Foto de jcomp. Tomada de Flickr