Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

El aprendizaje grupal y sus técnicas

Por Kenneth Delgado
Magisterio
22/09/2017 - 11:15
0
Foto de Freepik. Tomado de Free Photo

El método de grupos puede utilizarse como medio de organización permanente del trabajo estudiantil o, también, como método complementario de otros (exposición, casos, visitas, etc.) Se considera que debe emplearse como medio de organización permanente de la clase, o en forma complementaria, por las siguientes razones:

 

— Incentiva la capacidad participativa de los alumnos.

— Contribuye a un mejor conocimiento de los estudiantes de parte del profesor, quien puede recordar con facilidad nombres y/o apellidos.

— Los alumnos aprenden unos de otros y todos contribuyen con sus experiencias individuales, reforzando el aprendizaje personal.

— El proceso educativo se hace ameno, agradable y novedoso a medida que el trabajo grupal se va desarrollando.

— Se facilita el proceso de evaluación, porque los alumnos no están dispersos sino agrupados. La devolución de pruebas para detectar errores y corregirlos (evaluación formativa), garantiza una mejor confrontación de resultados.

 

+Lea: El aprendizaje en equipo

 

Cuando se utiliza el método de grupos como medio de organización permanente de los estudiantes, deben formarse a principios del año o período académico y por iniciativa de los mismos estudiantes, en forma libre y espontánea. El profesor debe abstenerse de imponer grupos por orden alfabético o en razón a los domicilios, por ejemplo; lo más que puede hacer es sugerir criterios o condiciones mínimas de organización.

 

El método de grupos funciona bien con niños de 9 ó más años de edad, pero no antes porque los niños aún no están habituados a compartir intereses. No obstante, es posible utilizarlo de manera eventual entre niños de corta edad para ir preparándolos a participar en trabajos grupales de carácter permanente.

 

Tomando en cuenta que el método es un camino para lograr uno o más objetivos, debemos considerar los elementos que hacen posible desarrollarlo y cumplen el rol de “vehículos” en el “camino”. Nos referimos a las técnicas.

 

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_4.png

+Conozca el libro Aprendizaje colaborativo

 

Hay muchas técnicas en la aplicación del método grupal, existiendo múltiples posibilidades de combinación de acuerdo con la habilidad del profesor y en función de los objetivos concretos que se pretenda alcanzar. Es importante decir que algunas de las técnicas grupales también pueden utilizarse para complementar la exposición docente, antes o después de ésta.

 

Asimismo, varias técnicas grupales son necesarias en el método de juegos o el método de casos, que para algunos autores constituye una técnica dentro del método grupal. Nosotros consideramos que el método grupal lo es en la medida que movilice la atención, la participación creativa y organizada, en pequeños conjuntos, de todos los alumnos en la clase.

 

Si sometemos un caso a discusión plenaria no empleamos el método de grupos; pero si pedimos el estudio de un caso en pequeños grupos, entonces vamos aplicando una combinación de ambos métodos. Algo similar se podría decir de la exposición o conferencia (“charla”), que algunos autores (George Beal, 1962) también consideran una técnica grupal. No lo es. Una disertación formal sólo permite la comunicación unilateral y, por tanto, no siempre incentiva la participación activa de los oyentes.

 

+Lea: El aprendizaje cooperativo en clase

 

Solamente si combinamos la exposición con alguna técnica de participación en pequeños grupos, estaremos incentivando la comunicación en su verdadera dimensión. El método expositivo sirve para informar, mientras que el método grupal sirve para manejar e intercambiar informaciones entre todos los participantes; ésa es la gran diferencia.

 

Es importante también que no confundamos trabajo grupal con trabajo colectivo. Este último es el tabajo normal de los alumnos en clase, de manera individual y dispersa dentro del aula. El método de grupos organiza a los estudiantes e incentiva su participación, productividad, comunicación, creatividad y solidaridad.

 

Técnicas grupales básicas

Son cinco las técnicas grupales básicas en el trabajo pedagógico, de las cuales derivan otras que podrían asumir el carácter de técnicas derivadas. Las técnicas grupales básicas son diálogos simultáneos, grupos de discusión, panel, mesa redonda y examen por comisión. Las dos primeras corresponden a técnicas de elaboración o preparación de un trabajo, mientras que las tres restantes son técnicas de presentación.

 

Diálogos simultáneos

Consiste en la conversación de todos los alumnos en parejas o, excepcionalmente, hasta tres personas, para responder a una pregunta planteada por el profesor o para hacer una pregunta. Es sumamente motivador y logra la participación de todos los alumnos en la clase.

 

También es aplicable a grupos pequeños, para ofrecer mayor oportunidad de participación.

 

De los diálogos simultáneos deriva la técnica del diálogo simple, cuando sólo conversan dos y lo hacen en público. El tema debe interesar a todos y no solamente a los que hacen el diálogo; no deben hacerse discursos ni lectura de algún material. Posteriormente los que están en el auditorio deben participar en pequeños grupos de discusión .

 

Grupos de discusión

Es cuando un grupo pequeño (de cuatro hasta veinte personas), discuten y buscan solucionar un problema o dar respuesta a preguntas planteadas por el profesor.

 

De esta técnica derivan tres: reunión en corrillos o chasqui 6’6 (también la llaman Phillips(25) o discusión 6’6), reunión de colmena y grupo de investigación.

 

El chasqui 6’6 es muy conocido: seis personas en seis minutos deben responder a una pregunta formulada por el profesor. El número puede ser inferior (cuatro) o mayor (ocho) y el tiempo podría ampliarse hasta diez minutos.

 

Esta técnica sirve también para que el grupo manifieste sus necesidades, intereses, sugerencias o preguntas. Permite una rápida reunión de ideas o planteamientos, con una amplia participación. También puede servir para descomponer un tema en varias partes según el número de grupos, solicitándose —por ejemplo— la idea central o una conclusión por tema.

 

Título tomado del libro: Educación participativa. El método del trabajo en grupo. Autor: Kenneth Delgado SantaGadea. pp. 73-76

 

Foto de Freepik. Tomado de Free Photo