Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
cajiao_magisterio_identidad_de_los_maestros.jpeg

El arte y la paz

Magisterio
14/12/2016 - 15:30
0
Foto de Srgpicker. Tomada de Flickr

¿Tiene algo que aportar el arte en la construcción de la paz en Colombia? Pienso que sí y mucho. El filósofo Adorno sostuvo en una afirmación problemática que escribir poesía después de Auschwitz era un acto de barbarie. Paul Celam, entre otros supervivientes de los campos de exterminio, contradijo esta idea escribiendo poesía.

 

El arte es una actividad espiritual y material a la vez. Tiene su raíz en el impulso lúdico, que también está presente en los animales superiores. Tanto el juego como la libertad son posibles por la hipercomplejidad cerebral. El homo sapiens-demens, como lo llama E. Morin, produce arte desde que emerge de la inconsciencia a la conciencia. La conciencia tiene que ver con la constatación de la muerte. La pintura y la sepultura son signos esenciales de la naciente humanidad.

 

+Conozca la revista Arte y educación

 

El arte en cualquiera de sus formas es la creación de formas bellas. Dar forma es vencer al caos informe. La belleza está relacionada con el orden, la verdad y el bien y apunta a lo sagrado. La obra de arte es un símbolo polivalente que exige una interpretación que nunca se agota y que es una co- creación por parte del que recibe la obra.

 

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

Si, como pensaba Nietzsche, la vida es una gran artista creadora de infinitas formas, el arte es de alguna manera una imitación de la Vida. El arte sería la actividad metafísica por excelencia, pues hace lo que el Ser es, creación.

 

+Lea: Mujeres y arte en la construcción de una cultura de paz

 

Los artistas son intermediarios entre el mundo de las ideas y la materia, del entendimiento y de la sensibilidad. Según Hegel una obra bella expresa una idea a través de una forma material.

 

El arte es distinto de la política y de la moral. Pero tiene relaciones con ambas. La belleza subleva y nos impide conformarnos con una realidad insatisfactoria. También nos llama a cambiar aquello que no está bien en nuestra vida. Nos insta a mejorar el mundo imperfecto.

 

Vivimos en un mundo inhóspito y donde abunda lo feo, como la miseria, la crueldad, la injusticia, la violencia y todo aquello que se resume en el mal. El mal es parte de lo real e imposible de erradicar completamente. Pero podemos aminorarlo con nuestro trabajo y tal vez sea ese el sentido último de la existencia humana: agregar lo que falta para alcanzar un mundo mejor, más bello y más justo.

 

El artista está llamado a crear belleza en el mundo. La creación artística se rige por el principio de placer y en esto se distingue del trabajo, obediente al,principio de realidad; habita en el presente más que en el futuro. La obra de arte carece de utilidad, salvo la de producir un placer desinteresado y, como decía Schopenhauer, una relajación de la voluntad en su frenético desear.

 

El arte muestra la belleza posible y que entre todos podemos realizar. La vida misma se puede transformar en obra de arte, como estética de la existencia, según Foucault. Schiller y Marcuse han hablado de una educación estética del ser humano y de una dimensión estética como forma de vivir en sociedad.

 

El arte como modo de ser y de vivir creativa y libremente, unificando el mundo espiritual y el sensible, guiado por el principio de placer y orientado a la belleza, es fundamental para construir una sociedad en armonía y en paz.

 

Frente al mal, solo la belleza y el amor pueden hacerle frente. Dostoievski dijo que "la belleza salvará al mundo".

 

Foto de Srgpicker. Tomada de Flickr

 

 

 

Más sobre el tema que está leyendo