Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

El currículo y los modelos pedagógicos

Magisterio
19/03/2019 - 12:00
0
Foto de Adobe Stock

Es innegable que los distintos tipos de currículo que se han formulado obedecen a la orientación, criterios y fundamentación que le han brindado los modelos pedagógicos predominantes en momentos históricos y tipos de sociedades concretas.

En la historia de la humanidad son innumerables los modelos pedagógicos desarrollados. No obstante, han sido cinco los modelos que más han permeado al currículo desde la antigüedad hasta nuestros días, siendo los más importantes los siguientes: tradicionalista, transmisioncita (conductista), romántico, progresista y social.

El modelo tradicionalista ha ejercido un indiscutible dominio en la enseñanza, desde la antigüedad hasta las primeras décadas de este siglo, encontrándose algunas manifestaciones en el proceso docente educativo de nuestros días. Al referirse a este modelo Pedagógico Julián de Zubiría Samper precisa

“En una primera aproximación, de manera sintética podríamos decir que en la Escuela Tradicional, bajo el propósito de enseñar conocimientos y normas, el maestro cumple la función de transmisor. El maestro dicta la lección a un estudiante que recibe las informaciones y las normas trasmitidas”(23).

El modelo transmisionista-conductista, cuya concepción de desarrollo está apoyada en la acumulación y asociación de aprendizajes y la metodología de enseñanza está erigida en la fijación a través de objetos conductuales.

El modelo romántico, surgido a mediados del presente siglo tuvo una gran acogida, por lo que influye a nivel de las concepciones curriculares. Pregona el alcance de una máxima autenticidad y libertad individual, el desarrollo natural, espontáneo y libre, con una metodología de enseñanza que niega la interferencia y sustenta la libre expresión.

Las concepciones curriculares más importante que se han desarrollado en la actualidad están sustentadas en los modelos pedagógicos progresista (constructivista) y pedagógico Social, respectivamente.

+Lea: Los principales problemas en las transformaciones curriculares

Así encontramos cómo la teoría del diseño curricular por procesos que ha sido desarrollada por Stenhouse, está enmarcada dentro del modelo pedagógico progresista. Para Flórez Ochoa

“la elaboración de un currículo por proceso genera estructuras de procedimientos, modelos de descubrimientos, en vez de técnicas de instrucción. Ello exige la participación activa de profesores y alumnos que interactúan en la preparación y desarrollo de la clase, y su reflexión en torno a la comprensión de las estructuras profundas del conocimiento”(24).

La propuesta de Stenhouse consiste en pasar de un diseño curricular por objetivo a un diseño curricular por procesos, cuyas características son la flexibilidad, la autoevaluación y el carácter flexible compartido y comprensible.

El diseño curricular por proceso incluye la propuesta del desarrollo de las habilidades del pensamiento, abandonando los contenidos convencionales y diseñando proyectos educativos de destrezas cognitivas. Se apoya también en los procesos dinámicos de aprendizaje, en la selección e interpretación de situaciones problémicas que los estudiantes deben solucionar partiendo de sus conceptos previos y apoyado también en los aprendizajes significativos.

El diseño curricular por procesos y el currículo para el desarrollo de las habilidades de pensamiento se inscriben en un modelo pedagógico progresivo cuyo eje fundamental es el progreso de los alumnos a través de su experiencia en el mundo, estimulándolos secuencialmente hacia estructuras cognitivas y conceptos cada vez más elaborados, partiendo de lo que ya saben, de sus experiencias anteriores”(25).

El modelo pedagógico progresista en esencia procura intervenir al alumno en sus conceptos previos, influyéndolos y modificándolos a través de su experiencia en la escuela, mediante experiencias confrontadoras y prácticas contextualizadas.

En este plano el estudiante construye sus conocimientos, asimila e interioriza los conceptos y reorganiza sus conceptos previos partiendo de las experiencias de éstos con la vida o con las ciencias.

En materia de metas el modelo pedagógico progresista permite a los educandos acceder a niveles intelectuales superiores, con un concepto de desarrollo progresivo y secuencial y con unas estructuras jerárquicamente diferenciadas. En cuanto al papel que desempeña el maestro, hay que decir que éste se convierte en facilitador y estimulador del desarrollo del proceso docente educativo, aplicando una metodología de enseñanza sustentada en la creación de ambientes y experiencias de desarrollo según etapas evolutivas. Para este modelo evaluar no significa calificar, sino la consideración de procesos, que deben ser evaluados según criterios cualitativos.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

El modelo pedagógico social, impulsa una concepción curricular en la que la escuela como institución social que es, está llamada a constituirse en un agente de cambio social.

La escuela en estas condiciones se constituye en un puente entre el mundo real y su posible transformación en proceso del bien común.

El currículo que se constituye desde la perspectiva de este modelo está articulado a la problemática del establecimiento educativo, teniendo en cuenta los valores sociales y las posiciones políticas, propendiendo por el desarrollo del individuo para la sociedad en permanente cambio y a la cual debe transformar.

Referencias

22 SÁNCHEZ GAMBOA Silvio. Op. Cit. p.33.

23 DE ZUBIRÍA SAMPER, Julián. Los Modelos Pedagógicos, Tratado de Pedagogía Conceptual, Santafé de Bogotá, D.C, Fundación

Alberto Merani para el desarrollo de la inteligencia, 1994, pp.50-51.

24 FLÓREZ OCHOA Rafael. Ob cit, Introducción XXVIII.

25 FLÓREZ, OCHOA Rafael. Op.cit. Introducción XXVIII.

Título: Currículo y planeación educativa. Autor: Hoyos R. Santander E., Hoyos R. Paulina E., Cabas V. Horacio A. pp. 45-49

Foto de Adobe Stock