Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
cajiao_magisterio_identidad_de_los_maestros.jpeg

El lenguaje de las emociones en la formación de profesores . Configuración de sentidos a partir del ejercicio de la docencia

Por Bernarda Toledo Toledo
Magisterio
02/08/2018 - 10:30
0
Photo by rawpixel on Unsplash

Introducción

Con esta investigación se espera relevar un tema que hasta hoy se encuentra invisibilizado en la formación de profesores: el lenguaje de las emociones (Maturana, 2001; Echeverría, 2005; y Freire, 2003) y el sentido y lugar que ocupan estas en los discursos y acciones en dichos formadores.

Se pretende abordar el papel de la formación inicial docente, rompiendo con los preceptos que las lógicas de la modernidad han instalado desde su génesis en el sistema escolar. Así, al integrar comprensiones sobre el lenguaje de las emociones en los currículos de formación, se puede permitir a los futuros profesores, avanzar en la resolución de problemas con los que la escuela hoy se enfrenta.

Se pretende abordar el papel de la formación inicial docente, rompiendo con los preceptos que las lógicas de la modernidad han instalado desde su génesis en el sistema escolar. Así, al integrar comprensiones sobre el lenguaje de las emociones en los currículos de formación, se puede permitir a los futuros profesores, avanzar en la resolución de problemas con los que la escuela hoy se enfrenta.

El referente teórico de la tesis se articula a partir de los aportes de investigadores que abordan el tema desde distintas perspectivas. Es así como el biólogo, Humberto Maturana, propone una teoría de las emociones en estrecha e indisoluble conexión con el lenguaje; para este autor ambas dimensiones son constitutivas del ser humano.

“Las emociones constituyen el fundamento de todo lo que hacemos, incluso el razonar” (Maturana y Bloch, 1996, p. 91).

Juan Casassus (sociólogo y filósofo chileno), ha indagado en la importancia que tiene la incorporación de la educación del “ser emocional” en los contextos educativos formales, y por ende, en la formación de los docentes, proponiendo el desarrollo de competencias emocionales junto con la exploración de la conciencia y la comprensión emocional (Casassus, 2009). Por su parte, el neurobiólogo Antonio Damasio, ha puesto su atención en la biología de las emociones, distinguiéndolas de los sentimientos, al mismo tiempo hace un llamado a considerar la importancia que tiene el estudio de las emociones en la construcción de la sociedad (Damasio, 2010, p. 199).

Desde las premisas de que somos seres emocionales, que las emociones son la energía vital que nos mueven a actuar (Casassus, 2009, p. 99), y que cuando cambiamos de emoción cambiamos de acción (Maturana, 2001, p. 8), es válido afirmar que el resultado de cualquier acción o proceso de aprendizaje estará fundado en una emoción.

Consideramos que la formación inicial debería dotar de un bagaje sólido en materia de emociones y sobretodo en competencias emocionales. Esto por diversas razones: como aspecto esencial del desarrollo profesional del maestro y por extensión para potenciar el desarrollo en el alumnado. Esto permite afrontar mejor la tarea educativa en toda su complejidad. (Bisquerra, 2005, p.100) 

Objetivos

Los objetivos generales de la tesis son:

1) Comprender el proceso de configuración de los sentidos que los formadores de profesores otorgan al lenguaje de las emociones, en el ejercicio de su quehacer docente.

2) Proponer nuevas comprensiones para la reflexión e integración del lenguaje de las emociones en los procesos de formación docente.

Metodología

La metodología que se utiliza se basa en la “hermenéutica reflexiva” (Ríos, 2013), esta permite a través del proceso de investigación, develar de manera crítica en los discursos y acciones, los sentidos ocultos en el lenguaje, a través del análisis interpretativo de éstos. Al utilizar esta metodología, se saca a la luz el bagaje de orientaciones y referencias socialmente compartidos y encarnados en los sujetos a los que se aplica el estudio, a través del “contenido vivo” de sus acciones y narraciones convertidas en “textos” susceptibles de ser interpretados (Ríos, 2013, p. 50). En definitiva, al develar los sentidos que allí se configuran, queda abierta la posibilidad de instalar acciones orientadas a una transformación que se articule con dichos sentidos.

Se utilizaron dos técnicas para el acopio de información: la “entrevista comprensiva” y la “observación reflexiva”. En relación a la primera y siguiendo la perspectiva de Ríos (2013), esta “implica un proceso de interacción entre entrevistador y entrevistado, donde se despliega una historia personal, que forma parte de una historia colectiva” (p.114), es decir, es posible extrapolar la propia historia en relación al rol de formador, a todos quienes comparten esa experiencia. Y la técnica de “observación reflexiva” permite ir más allá de la observación superficial de los hechos, esta nos va sumergiendo progresivamente a través de “pensar reflexionando”, en la profundidad y complejidad que tienen las acciones que se observan (Ríos, 2013).

La muestra de participantes está constituida por ocho (8) profesores que realizan docencia en carreras de Pedagogía, en distintas especialidades (Matemática, Informática, Ciencias, Educación Física, Educación Básica, Educación Diferencial), la muestra contempla paridad de género. Todos los entrevistados cuentan con al menos diez (10) años de práctica docente universitaria.

La investigación se realiza en cuatro (4) universidades chilenas, ubicadas en la ciudad de Santiago.

El análisis de los datos, en consecuencia, con la hermenéutica reflexiva, se ejecuta a partir del análisis estructural, “este permite descubrir aquello que en el discurso oral quedaba oculto a la comprensión del oyente” (Ríos, 2013, p.63), de este modo al liberar los textos del autor, éstos quedan en condiciones de ser analizados e interpretados.

Los discursos que se han utilizado para este análisis provienen de las entrevistas comprensivas, éstos han sido agrupados de acuerdo a los diferentes temas propuestos en la conversación con cada uno de los docentes: trayectoria académica, interacciones con los estudiantes, formación inicial docente, fortalezas y debilidades en el ejercicio de la docencia, entre otros.

Cabe señalar que los resultados del análisis de los contenidos de las entrevistas, serán triangulados con las observaciones de clases que fueron recogidas en notas de campo y registros fotográficos.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

Análisis y primeros resultados

A continuación y a modo de ejemplo, se presenta una estructura paralela que ha emergido de los discursos, ésta se encuentra tensionada en torno a una disyunción.

El eje semántico dice relación con el Proceso de Formación, la tensión que aquí se descubre se da en la disyunción Humanizador/No Humanizador.

Proceso de formación

               Humanizador                         No Humanizador                                                   

  • Persona profesional  
  • Profesional eficiente
  • Creador
  • Reproductor
  • Motivador
  • Rutinario
  • Desarrolla autonomía
  • No desarrolla autonomía (títere)
  • Centrado en el sujeto
  • Centrado en el objeto
  • Lúdico
  • Rígido
  • Proyectos de vida
  • Proyectos inmediatos
  • Espacios de diversidad
  • Homogeniza
  • Integra lo corporal
  • No integra lo corporal
  • Integra lo emocional
  • Integra solo lo cognitivo

Los procesos de formación se construyen a partir de ciertas racionalidades filosóficas, epistemológicas y metodológicas. Uno de los procesos que asoma en las representaciones de los profesores es el “humanizador”, versus el “no humanizador”. Un proceso formativo humanizador, supone un profesor que tiene características muy desarrolladoras de sus estudiantes, es un profesional, creador, motivador, promotor de la autonomía en sus estudiantes y por tanto, centrado en el sujeto. Es un formador atento a los proyectos de vida, crea espacios de diversidad e integra lo corporal, lo emocional y lo lúdico. Un formador de profesores que asume este proceso, construye desde y con las personas, reconoce y respeta los contextos, los ritmos e impulsa al máximo las potencialidades de sus estudiantes. Se asemeja a una de las ideas que nos ofrece Freire (2003), de manera tan acertada para el tema que nos ocupa. 

El profesor atento, el profesor despierto, no aprende solamente en los libros, aprende en la clase, aprende leyendo en las personas como si fueran un texto.

Mientras les hablo, yo como docente, tengo que desarrollar en mí la capacidad crítica y afectiva de leer en los ojos, en el movimiento del cuerpo, en la inclinación de la cabeza. (p.40)

En oposición, tenemos aquellos procesos formativos “no humanizadores”, detrás del cual encontramos un profesional centrado en la eficiencia, en cuanto busca reproducir el conocimiento, su actuar es rutinario, rígido; es un profesor centrado en el objeto, no desarrolla la autonomía de los estudiantes, teniendo una visión más bien homogeneizadora de los mismos. No integra lo corporal y considera sólo el ámbito cognitivo. Cuando prevalece un enfoque “no humanizador”, el formador tendería a enfocarse en los resultados y productos por sobre el proceso; y en los contenidos por sobre las personas.

Un proceso formativo humanizador, supone un profesor que tiene características muy desarrolladoras de sus estudiantes, es un profesional, creador, motivador, promotor de la autonomía en sus estudiantes y por tanto, centrado en el sujeto

Impacto en la política pública

Un estudio de esta naturaleza, puede impactar en la política pública, en cuanto hace aparecer un tema que ha estado más bien ausente en las propuestas de formación docente, en tanto que la dimensión emocional es inherente y consustancial a todo ser humano. Aportar a la formación de profesores el reconocimiento necesario del diálogo con el lenguaje de las emociones, es ofrecer la oportunidad de avanzar hacia la construcción de comunidades que adquieren mayor conciencia y comprensión en sus búsquedas de bienestar, de justicia, de sana convivencia, de intercambio más generoso de los múltiples bienes culturales, espirituales, materiales, etc. que todo ser humano y grupo social anhela. 

Pertinencia Social 

Los desafíos que enfrentan las sociedades hoy, tienen que ver en cierta medida con la ausencia de herramientas que permitan un desarrollo humano que integre de manera más balanceada, al menos los siguientes tres dominios que constituyen al sujeto: dominio del cuerpo, dominio de la emocionalidad y el dominio del lenguaje (Echeverría, 2005, p. 21). Por otra parte, hace ya dos décadas se nos propuso que la educación del siglo XXI debe transitar hacia el fortalecimiento de cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser; “cada uno de estos pilares debería de recibir una atención equivalente a fin de que la educación sea para el ser humano en su calidad de persona y de miembro de la sociedad, una experiencia global” (Delors, 1996, p.96). Sin embargo, los esfuerzos que las distintas comunidades hacen, aún no logran impactar de manera significativa en el logro de la equivalencia que se busca, un estudio de esta naturaleza, puede ser pertinente a los proyectos que aspiran al desarrollo integral de las personas. 

Referencias

Bisquerra, R. (2005). La educación emocional en la formación del profesorado. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 3(19), 95-114. Recuperado de www.redalyc.org/pdf/274/27411927006.pdf. 
Casassus, J. (2009). La educación del ser emocional. Santiago de Chile, Chile: Editorial Cuarto Propio. 
Damasio, A. (2010). Y el cerebro creó al hombre. ¿Cómo pudo el cerebro generar emociones, sentimientos, ideas y el yo? Barcelona, España: Ediciones Destino.
Echeverría, R. (2005). Ontología del Lenguaje. Santiago de Chile, Chile: LOM Ediciones. 
Freire, P. (2003). El grito manso. Buenos Aires, Argentina: Editorial Siglo XXI. 
Maturana, H. y Bloch, S. (1996). Biología del emocionar y Alba Emoting. Santiago de Chile, Chile: Dolmen Ediciones S.A. 
Maturana, H. (2001). Emociones y lenguaje en educación y política. . Santiago de Chile, Chile: Dolmen Ediciones, S.A. 
Ríos, T. (2013). La hermenéutica reflexiva en la investigación educacional y social. Manizales, Colombia: Universidad de Manizales.

Tomado de:http://bienal-clacso-redinju-umz.cinde.org.co/IIBienal/memorias/Eje%205_.pdf.  pp 346-352.Título: El lenguaje de las emociones en la formación de profesores 2138 . Configuración de sentidos a partir del ejercicio de la docencia.

Photo by rawpixel on Unsplash