Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

El museo escolar una estrategia didáctica para el rescate de la memoria y difusión del patrimonio cultural

Por Nelson Garzón
Magisterio
16/11/2018 - 10:30
0
Foto tomada de Flickr
La escuela no es un ente aislado en la comunidad en la que está inmersa, por el contrario es un espacio para la diversidad, la promoción de valores, tradiciones, cultura e historia de su entorno. En una era de digitalización de la cultura, la estandarización de gustos y el auge desmesurado de la información, los elementos de identidad se desvanecen en las pantallas del computador y especialmente del Smartphone. El currículo escolar se debe transversalizar y orientar su mirada hacia adentro; recoger los testimonios del pasado, documentarlos y exhibirlos a las nuevas generaciones para fortalecer el arraigo con su cultura y su historia local.
El Museo Escolar es una estrategia didáctica que ha demostrado excelentes resultados en proyectos que se han materializado generando una dinámica que involucra profesores, estudiantes y comunidad en procura de despertar la curiosidad y respeto por la historia y la cultura del sector en que se encuentra la escuela. 
En Venezuela desde 2007 se viene desarrollando un interesante proyecto de museos escolares y se estableció una metodología que consiste en contextualizar el currículo escolar desde la mirada de la museología para de esta manera difundir los valores culturales de las regiones. Se organizan expografías de manifestaciones culturales como los Diablos de Yare, la devoción de la Cruz de Mayo, los tambores de Barlovento. En producciones realizadas con diversos materiales de la mano de los mismos estudiantes y comunidad educativa se organizan muestras itinerantes y temporales que llenan de color los espacios alternos de las escuelas. Pasillos, salones o patios se disponen para la difusión de estas manifestaciones acompañados de una programación que incluye charlas dirigidas, bailes, conciertos, diversas puestas de escena en las que se integra toda la comunidad que hace vida en la escuela. “el manejo de herramientas museológicas y museográficas a partir de la necesidad de “problematizar” sobre la noción de “patrimonio cultural”. Como parte de este proceso de construcción de saberes, se desarrolla una expografía en áreas escolares y comunitarias, sin representar un fin último” Museo Nacional de las Culturas (2010).
Otro caso que cabe destacar los proyectos de museo escolar, es el de los colegios de la Giralda y los Nogales de Bogotá en los cuales se construye una narrativa a través de los objetos para contar la historia de algunas víctimas del conflicto armado en Colombia. En estas muestras objetos de la cotidianidad conectan al espectador con relatos dramáticos de una realidad de la historia contemporánea de Colombia. El proyecto expositivo hace uso de las nuevas tecnologías con dispositivos interactivos que le permiten a los espectadores contar sus propias historias y enviar mensajes a las víctimas. Desde el punto de vista pedagógico, permite a los estudiantes un aprendizaje reflexivo con un sentido de pensamiento crítico que les permite asumir el tema de la memoria y la paz del país. De esta manera un tema tan delicado, es abordado por dos colegios de un estatus social diferente, “Estamos hablando de jóvenes que nacieron y crecieron en un medio urbano y que sólo recuerdan los únicos episodios de violencia que han tocado la ciudad a través de documentales o relatos familiares”. Uniandes (2015). Los estudiantes son protagonistas de proceso museográfico al participar con historias de personas de su comunidad que han sido víctimas del conflicto y ayudan a construir la narrativa de la muestra con testimonios reales de su entorno escolar.
 No hay límites para la puesta en escena de una muestra museográfica desde el espacio escolar. La cuestión es tomar la iniciativa y desarrollar un discurso, para despertar consciencia desde el tema social, la problemática del medio ambiente, las comunicaciones, las ciencias, contar la historia, el mito, la leyenda rural o urbana que está ahí mismo al lado de la institución. Callada, esperando que alguien la tome para que pueda seguir existiendo en las nuevas generaciones.
Para que exista museo son necesarias tres condiciones: la primera es que exista una colección, la segunda, un espacio para exhibir dicha colección y la tercera, que sea expuesta al público, La definición de museo según el ICOM es: “El museo es una institución sin fines lucrativos, permanente, al servicio de la sociedad y de su desarrollo, abierta al público, que adquiere, conserva, investiga, comunica y expone el patrimonio material e inmaterial de la humanidad y su medio ambiente con fines de educación, estudio y recreo”. Ahora bien, en este caso nos debemos remitir al contexto escolar, por lo tanto no debe haber tanta rigurosidad y debemos adecuarnos de acuerdo al patrimonio que se quiera difundir, la colección que se quiera mostrar y el espacio que se quiera emplear. Además, establecer el tipo de muestra. Si esta es temporal o permanente.
Una concepción de museo escolar puede ser desde los elementos que se puedan fabricar en materiales de reciclaje o material desechable con un tema determinado. Estas muestras por lo general son temporales y deberán ir acompañadas de un sinnúmero de actividades culturales. El otro escenario se concreta a partir de una colección existente para la cual se debe hacer un registro de los objetos que la conforman, elaborar dispositivos de exhibición y establecer el espacio que resguarde la misma. Estas pueden ser exposiciones de manera permanente o temporal.
El espacio del museo es un lugar donde se pueden desarrollar cantidad de actividades pedagógicas, artísticas y culturales. Puede convertirse en un espacio de encuentro de la comunidad con la escuela, un espacio para la reflexión, para el desarrollo de experiencias pedagógicas donde el niño y el joven vive su historia a través del objeto.
Obviamente el principal actor de este proceso es el maestro que con su curiosidad e iniciativa promueve experiencias pedagógicas importantes. Desde un proyecto de ciencias, un proyecto de artes o de historia puede ser la partida para la creación de un museo. Siempre volcando su vista al entorno de la escuela, a la historia local, a la herencia cultural que casi se desvanece. Siempre habrá un maestro entusiasta que junto a sus estudiantes tome este tipo de iniciativas. Entonces no todo está perdido en este panorama tan confuso de las redes sociales y sus elementos de enajenación.
Referencias
icom.museum › Portada › Quiénes somos › La visión.
Foto tomada de Flickr
 

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png