Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_3.png

El pensamiento crítico reflexivo como herramienta para la educación de la competencia socioemocional

Magisterio
22/01/2016 - 13:45
0

En el presente trabajo se presenta una reflexión acerca de la importancia del pensamiento crítico reflexivo y el papel que juega en la educación de la competencia socioemocional. Para ello se definen los conceptos básicos y se traen a colación argumentos e ideas para establecer la relación entre el pensamiento como actividad cognitiva y el desempeño socioemocional. Finalmente, se plantean algunas pistas sobre el trabajo en el aula y sobre el papel del docente y de las prácticas educativas, las cuales se han derivado de los diferentes instrumentos aplicados con docentes y estudiantes participantes en las investigaciones que fundamentan este artículo.

 

+Lea: Estrategias didácticas y actividades para la educación emocional en el aula

 

Palabras clave: pensamiento, desarrollo de habilidades, competencia. 

 

In this paper we present a reflection about the importance of critical reflective thinking and its role in education of social-emotional competence. In this order, we define the basic concepts and bring up arguments and ideas to establish the relationship between thinking as cognitive activity and emotional performance. Finally, we present some tips about the work in the classroom and the role of teacher and educational practices, which have resulted from the different instruments used with teachers and students who participated in the research behind this article.

 

Neste artigo, apresentamos uma reflexão sobre a importância da reflexão crítica e da educação papel desempenha na competência social e emocional. Isso define os conceitos básicos e trazer argumentos e idéias para estabelecer a relação entre o pensamento ea atividade cognitiva e desempenho emocional. Finalmente, apresenta algumas pistas sobre o trabalho em sala de aula e sobre o papel do ensino e práticas educativas que resultaram dos diferentes instrumentos utilizados com os professores e estudantes que participaram da pesquisa por trás deste artigo.

 

+Lea: Resolución de conflictos: Estrategias para educar en el valor de la justicia

 

Introducción 

Para pensar críticamente se requiere del soporte lógico y racional de nuestros pensamientos a través de un movimiento dialéctico que rete constantemente nuestra forma de pensar, por ello podemos considerar el pensamiento crítico como una actividad mental disciplinada que permite evaluar los argumentos o proposiciones haciendo juicios que puedan guiar la toma de decisiones. Pero entonces cabe preguntarse, ¿cuándo el pensamiento es no-crítico? La respuesta es simple: cuando es emocional, intuitivo, prejuicioso, habitual o rutinario. Y entonces, ¿en el desempeño emocional no puede asumirse una posición crítica? La respuesta es sí, y con el propósito de explicar esta relación es por lo que se presenta este artículo de reflexión el cual es producto de varias investigaciones y experiencias desarrolladas por el grupo de investigación Estudios cognitivos sobre infancia, cognición y discurso. En particular haremos referencia a los hallazgos de dos de ellas: “La educación de la competencia socioemocional y los estilos de enseñanza en la educación media del Municipio de Caucasia”, y “La educación de la competencia socioemocional y la convivencia en la educación media del Departamento de Antioquia, regiones Bajo Cauca, Oriente, Occidente y Suroeste”. 

 

+Conozca la revista Habilidades de pensamiento

 

Con estas investigaciones se ha podido constatar la pertinencia de efectuar intervenciones tendientes a fortalecer el pensamiento crítico reflexivo como posibilidad de subsanar las dificultades de tipo socioemocional y de convivencia que se viven en las instituciones educativas y se ha podido apreciar la relación directa que existe entre los estilos de enseñanza y las prácticas educativas institucionales con la educación de la competencia socioemocional y del pensamiento crítico reflexivo de los estudiantes.

 

Desarrollo 

Hay personas que en ciertos momentos se comportan como buenas pensadoras, abiertas a las alternativas, atentas a los hechos, claras, consideradas, lógicas, pero hay otras con las que hay que tener cuidado en ciertas situaciones. Cuando estas últimas se encuentran ante un tema o situación socio emocional difícil, el escenario se complica, no quieren oír nada de lo que otro tenga que decir, su mente se cierra ante otras posibilidades y solo tienen en cuenta su punto de vista y la decisión que han tomado. Los nuevos hechos son dejados de lado. No toleran ningún punto de vista. ¿Qué les pasa? La respuesta es sencilla, les falta pensamiento crítico reflexivo. 

 

Para explicar este concepto es preciso remontarse a sus orígenes etimológicos. Originariamente, la palabra "crítico" proviene de la raíz griega krísis, que significa decisión, disentimiento, disputa, distinción, elección, juicio, resolución, separación, sentencia. Disentir es sentir de manera diferente e implica una decisión respecto a otra posición esencialmente distinta; por lo tanto, todo auténtico disentimiento o crítica desemboca irremediablemente en una disputa entre argumentos. 

 

+Lea El juego en el desarrollo de procesos del pensamiento creativo

 

El pensamiento crítico es denominado en la literatura cognitiva con distintas acepciones, desde las que lo definen como mecanismo para “pensar mejor” que permite recolectar, interpretar, evaluar y seleccionar información con el propósito de tomar decisiones (Perkins, 1995), hasta las que lo consideran como un tipo de pensamiento autodirigido que busca fundamentar el conocimiento, cuestionando la forma en que es asimilado en la estructura cognitiva, tomando como base la consideración de los puntos de vista de los demás para incorporarlos a nuestra forma de pensar (Paul, 1995). 

 

Ahora bien, es preciso aclarar que este tipo de pensamiento es poco fomentado en la escuela; una educación que considere el pensamiento crítico reflexivo, le exige al maestro ser un conocedor de este tipo de pensamiento y de sus componentes con el fin de requerir de los estudiantes la utilización de estas destrezas en cada clase e identificar comportamientos esperados, definir metas formativas, desarrollar formas de evaluación, identificar los “mejores” métodos de instrucción correspondientes a cada aspecto del pensamiento crítico y vincular este tipo de pensamiento a otros procesos como el desempeño socioemocional y la convivencia. 

 

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

Edward De Bono considera que el pensamiento proyectivo y el pensamiento lateral se conjugan como una forma de pensar “crítico-reflexiva”. Para De Bono (1991) un pensador eficaz prefiere la sabiduría a la inteligencia, esto es, define sus objetivos y se decide a conseguirlos, es decir, tiene claro lo que se propone, con un enfoque y una visión amplia de la situación. Lo anterior, tiene ciertas implicaciones para el caso de los estudiantes (Beyer, 1987):

 

 Exige pensar acerca de lo que se aprende.

 Exige que se cuestione su propia manera de pensar y se traten de asimilar ideas nuevas y diferentes.

 Hace que el estudiante regule y controle conscientemente su pensamiento (metaconocimiento).

 Hace que el estudiante incorpore a sus compañeros en su aprendizaje a través de la escucha activa. 

 Proporciona al estudiante habilidades que le permitirán seguir aprendiendo por sí mismo y lidiar positivamente con cualquier información o eventos nuevos.

 

Estamos de acuerdo con De Bono (1994) cuando dice que el pensamiento crítico es valioso, pero solo es una parte en el conjunto del pensamiento y no debe estar aislado de la reflexión y la creatividad, ya que la crítica irreflexiva es destructiva y no es funcional en las relaciones. Es decir, es necesaria la capacidad de pensar críticamente, junto con la correspondiente habilidad de pensar creativa y constructivamente. No se trata de criticar, sino de criticar reflexiva y argumentativamente con la finalidad de mejorar lo que se esté criticando. 

 

Por otra parte, Dewey (1989) afirma que el pensamiento es connatural al hombre, es decir, nadie puede enseñar a otro cómo pensar, pero plantea que sí se puede modificar la manera de pensar para que resulte más eficaz, y a esta forma exitosa de pensar la denomina Pensamiento Reflexivo, el cual implica no solo una secuencia de ideas, sino una ordenación consecuencial. Dewey (1989) afirma que la reflexión comienza cuando empezamos a preguntarnos por la veracidad, por el valor de una indicación cualquiera, cuando tratamos de probar su autenticidad; por ello, la reflexión implica identificar una evidencia, prueba, aval, garante o un fundamento.

 

Las principales razones que Dewey (1989) expone sobre la importancia del desarrollo del Pensamiento Reflexivo son: libera de la actividad meramente impulsiva y puramente rutinaria; permite dilucidar entre lo puramente afectivo, ciego e impulsivo de la acción inteligente; permite identificar consecuencias por adelantado. En este sentido, el Pensamiento reflexivo permite la formación de individuos más autónomos, con capacidad para entender la realidad a través de explicaciones, argumentaciones e interpretaciones de los contextos (involucra el razonamiento). Este proceso pone de manifiesto que cualquier individuo puede llegar a él si asume conductas exploratorias, busca aclaraciones y justificaciones de la realidad circundante y se apropia del contexto. Además de lo anterior, el pensamiento reflexivo conlleva las siguientes ventajas:

 

 El mejoramiento del juicio y del enlace entre el pensamiento y la acción.

 La aplicación de criterios múltiples, lo que permite valorar la opinión ajena y, al mismo tiempo, aceptar las aproximaciones contextuales.

 La autorregulación del proceso de pensar, cuando se gradúan las apreciaciones.

 Un estado de duda, incertidumbre y búsqueda que lleva a la exploración, la interrogación y el descubrimiento.

 

En este sentido, y a partir de las investigaciones y experiencias referenciadas, hemos podido constatar que el pensamiento crítico reflexivo es una herramienta que favorece el desempeño socioemocional y la educación de las competencias socioemocionales (CSE). ¿Pero qué se entiende por CSE? Definimos las CSE como:

“(…) las actuaciones sociales y emocionales de los sujetos de forma ética en diferentes contextos y situaciones problémicas. La competencia socioemocional incluye la identificación, interpretación, argumentación y resolución de problemas socioemocionales, integrando valores, conocimientos y habilidades sociales y emocionales que se movilizan en la actuación en la realidad. Como toda competencia, pone en acción de forma integrada tanto el saber ser, como el saber conocer y el saber hacer, en las diversas interacciones y en los diferentes ámbitos en los cuales se desempeñan los seres humanos, incluyendo el ámbito escolar. En este orden, la competencia socioemocional es multidimensional (cognoscitiva, actitudinal y conductual) y su ejercicio involucra la incertidumbre” (Rendón, 2011, p. 2).

 

Vista de esta forma, las CSE implican entre otros aspectos, idoneidad (con sus criterios de eficacia, eficiencia, efectividad, pertinencia y apropiación establecidos para el efecto) y responsabilidad social y emocional (analizar las consecuencias de los propios actos antes de proceder, o corregir los errores), es decir, el ejercicio ético, el desempeño reflexivo y autorregulado de las emociones, la mediación entre pares, el respeto de las ideas y convicciones de los demás y, a la vez, la fuerza para expresar las opiniones y argumentarlas sin recurrir a la violencia, (Rendón, Cuadros, Parra, Barragán, 2009). Estos aspectos instauran las CSE como una base sin precedentes para el aprendizaje y para el posterior desempeño emocional de los individuos y su interacción con el entorno social. Si bien, se las puede considerar muy amplias o con carácter global, las CSE son construidas y desarrolladas según las estructuras mentales de los individuos (lo que cada individuo trae dentro), y dependen, a su vez, del desarrollo de los rasgos cognitivos, la capacidad de comprender de manera crítica, la observación, la voluntad de experimentación y la capacidad de tener criterio y tomar decisiones (Rendón, 2010).

 

Las CSE están muy ligadas a la cultura, en la medida en que permiten al sujeto adoptar un repertorio de habilidades para ser ejercido en situaciones diversas, bajo parámetros consensuados por la sociedad. Sin embargo, la persona que es catalogada como competente socioemocionalmente en un país oriental, puede no serlo en Occidente. Así mismo, los criterios de evaluación de las CSE se modifican considerablemente según la cultura. En función de esto, una persona se entiende como competente si se encuentra en capacidad de transformar una situación o contexto social, empleando de manera activa la información emocional que posee (Rendón et al, 2009).

 

Esta mirada de la CSE se refiere a ser competente (no competitivo) y a la autorrealización, el desarrollo integral y el manejo de habilidades y actitudes como escuchar, aprender a respetar, comprender las opiniones de las demás personas y con la posibilidad de llegar a acuerdos comunes, características relacionadas con el pensamiento crítico reflexivo. 

 

En las CSE se combinan componentes cognitivos (habilidades de pensamiento), afectivos y emocionales (una concepción de sí mismo y del otro) y conductuales (Trianes, de la Morena y Muñoz, 1999). En este orden, las CSE se encuentran estrechamente ligadas a las habilidades de pensamiento, en la medida en que permiten desde el análisis inicial de la información hasta la organización, la aplicación y la valoración de la misma. Además, dichas habilidades, una vez ejercitadas, se emplean en situaciones de carácter social, lo que incide en el desarrollo de las CSE. Estas competencias, entonces, están influenciadas por la calidad de las habilidades del pensamiento como un factor que contribuye a la optimización de los procesos de aprendizaje y a la aprehensión y resolución de situaciones sociales.

 

Desde esta perspectiva, las CSE pueden favorecerse con un proceso de enseñanza-aprendizaje que fomente el ejercicio de las habilidades del pensamiento crítico-reflexivo, puesto que benefician la comprensión de las situaciones y habilidades sociales, enmarcadas en el contexto. Aunque las habilidades del pensamiento y las habilidades sociales son mutuamente influyentes, las primeras involucran actividades para la toma de decisiones, la resolución de problemas y el razonamiento, pero son las habilidades del pensamiento crítico-reflexivo las más determinantes para las CSE y su potenciación depende del estilo y forma de enseñanza del docente y de las prácticas institucionales. 

 

En este sentido, en los procesos educativos se debe propender por la construcción compartida de normas, el empleo del razonamiento, lo cual ayudará a que los estudiantes se reconozcan como actores que intervienen de manera activa en la vida escolar, aspecto desde todo punto de vista indispensable en la educación de las CSE. Para ello, el pensamiento crítico reflexivo resulta de suma importancia, ya que contribuye a la construcción de los criterios morales y a la formación de la conciencia moral y de la autonomía de los estudiantes.

 

Sin embargo, tanto en la literatura especializada sobre el tema como en los hallazgos de nuestras investigaciones hemos señalado que aún sigue muy vigente el papel transmisor de la enseñanza, condición que se relaciona con el papel autoritario y "disciplinador" del proceso docente, que genera ciudadanos “domesticados”. Como respuesta a ello, se hace un llamado para transformar el enfoque educativo tecnocrático y el estilo de enseñanza directivo, el cual obvia la vinculación de los estudiantes con el contexto socio-cultural, y tiene como resultado la formación de ciudadanos acríticos, conformistas y poco creativos, así como el mantenimiento de las desigualdades sociales.

 

Además de lo anterior, los hallazgos de las investigaciones referenciadas que se han llevado a cabo en el territorio antioqueño, nos han permitido identificar un cierto patrón de conducta en los adolescentes y jóvenes, que algunos autores denominarían crisis de valores y de identidad, asunto que nos hace pensar en la indispensable necesidad de fomentar tanto el pensamiento crítico reflexivo como la educación de las competencias socioemocionales. Al respecto expresa Hernández (2006):

“se están copiando patrones de conducta indebidos en distintas áreas de la vida social, se ha extendido la cultura de la corrupción amparada en la impunidad, predomina el irrespeto y el “yo soy más vivo que los demás”, el afán de hacer dinero fácil, prevalece un medio social que favorece la formación de antivalores y las personas con poca base moral tienden a poner en práctica lo que ven, fácilmente son influenciadas por esos patrones de conductas no convenientes, que se manifiestan en la vida cotidiana” (p. 140).

 

Y agrega Hernández (2006): “como consecuencia, se están produciendo aprendizajes que no reportan ningún beneficio, por el contrario, constituyen comportamientos inadecuados que tienden a repetirse, dando paso a una forma de permanencia que se está intensificando como una rutina social…” (p. 141). De acuerdo con la autora, se hace necesario desplegar acciones que conduzcan a desaprender esos comportamientos que hacen daño a la sociedad y a la democracia. 

 

Bajo estas circunstancias, muchos estudios realizados alrededor de la educación emocional reclaman la necesidad de generar climas crítico-reflexivos para facilitar el desarrollo y bienestar de los estudiantes. En la medida en que el pensamiento crítico es un pensamiento que tiene un propósito –probar un punto, interpretar lo que algo significa, solucionar un problema– (Facione, 2007), puede exigir un esfuerzo por trabajar unidos de forma cooperativa para la solución de un conflicto social o la defensa o enjuiciamiento de una situación para así llegar a la verdad y lograr que se haga justicia. Al respecto Brookfield (1987) argumenta que la necesidad de pensar críticamente es crucial para entender las relaciones interpersonales y en relación con ello identificó cuatro características de los pensadores críticos que, a nuestro juicio, contribuyen a alcanzar un mejor desempeño socioemocional: los pensadores críticos intentan identificar los supuestos que subyacen las creencias, valores, acciones e ideas de los demás, poseen la capacidad para imaginar y explorar alternativas a las formas de vivir y de pensar, están conscientes del contexto, y son escépticos frente a las posturas generalizantes y absolutistas (en Guzmán y Sánchez, 2006, p. 6).

 

La educación del pensamiento crítico reflexivo actúa como factor transformador de comportamientos sociales, ya que ayuda a la instalación de otra forma de pensar y de interrelacionarse, para que se produzcan otras formas de comportarse y con ello se pueda solventar la crisis y reducir esas prácticas sociales que han debilitado las bases morales.

 

Referencias 

Beyer, B. (1987). Practical Strategies for the Teaching Thinking. Boston: Ally and Bacon Inc. 

De Bono, E. (1994). Cómo enseñar a pensar a tu hijo. España: Paidós.

De Bono, E. (1991). Aprender a pensar. España: Plaza y Janés.

Dewey, J (1989). Cómo pensamos. Nueva exposición de la relación entre pensamiento y proceso educativo. Barcelona: Ediciones Paidós.

Facione, P. (2007). Pensamiento Crítico: ¿Qué es y por qué es importante? Revista Académica Digital Mesa Redonda, número 1. Recuperado en 

septiembre de 2013 de http://www.eduteka.org/pdfdir/PensamientoCriticoFacione.pdf 

Guzmán, S. & Sánchez Escobedo, P. (2006). Efectos de un programa de capacitación de profesores en el desarrollo de habilidades de pensamiento crítico en estudiantes universitarios en el Sureste de México. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 8 (2). Recuperado en septiembre de 2013 de http://redie.uabc.mx/vol8no2/contenido-guzman.html 

Hernández, M. (2006). Consideraciones previas para la elaboración de un plan de aprendizaje social. Revista Ciencias de la Educación, (2) 28, pp. 133-150.

Paul, R. (1995). Socratic Questioning and Reasoning. Santa Rosa, Foundation for Critical Thinking Press. 

Perkins, D. N. (1995). La escuela inteligente: del adiestramiento de la memoria a la educación de la mente. España: Gedisa.

Rendón, M. A., Cuadros, O. E., Parra, P., Barragán, B. (2009). Aprender a pensar lo social: Programa de intervención pedagógica basado en habilidades del pensamiento crítico reflexivo y aprendizaje cooperativo para el desarrollo de la competencia socioemocional en el contexto escolar. Medellín: Ed. Litoimpresos y servicios Ltda.

Rendón, M. A. (2010). El desarrollo de la competencia socioemocional a través de la educación del pensamiento crítico reflexivo y el aprendizaje cooperativo. Revista Crecemos. Revista Hispanoamericana de Desarrollo Humano y pensamiento. Año XII, 4, pp. 44-50.

Rendón, M. A. (2011).Incidencia de un programa de intervención pedagógica basado en habilidades de pensamiento crítico-reflexivo y aprendizaje cooperativo en la competencia socioemocional de estudiantes de la básica de la ciudad de Medellín. Revista Virtual Universidad Católica del Norte, 32. Recuperado en mayo de 2011 de http://revistavirtual.ucn.edu.co/Trianes, M. V., De La Morena, M. L. & Muñoz, A. M. (1999). Relaciones sociales y prevención de la inadaptación social y escolar. Málaga: Aljibe.

Tomado de: Revista Internacional Magisterio No. 66. Habilidades del pensamiento