Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_sordedad_0.png

El plagio en la escuela

Por Carlos Santos Henao
Magisterio
08/02/2018 - 11:45
0
Foto dejannoon028. Tomada de Freepik

Plagiar: Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias. RAE

 

¿Enseñamos a nuestros estudiantes a citar adecuadamente el trabajo académico de los demás? o simplemente es algo que no interesa; a menudo cuando les decimos a los chicos que “investiguen” en extrañas ocasiones les pedimos que referencien la fuente de la cual obtuvieron la información. Si bien este ejercicio permite generar un poco más de rigurosidad en las aulas, debemos preguntarnos cuál es la finalidad del mismo: darse cuenta de que el estudiante “copió y pegó”, o si se asume esa información como conocimiento. En últimas es importante hablar de plagio en la escuela.

 

Debemos desarrollar estrategias que permitan a los estudiantes problematizar la veracidad de la información a la cual acceden, en esta etapa donde los fakenews y la postverdad imperan en la web, dotar de herramientas de discernimiento es un apartado fundamental para la formación de estudiantes, profesionales y ciudadanos.

 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

+Conozca el libro Manual de escritura académica

 

Ahora pensemos en el desarrollo de estas actividades de investigación en el aula, y lo digo porque este es el factor determinante de este tipo de conductas, ubiquemos un ejemplo: a sus estudiantes de grado once se les plantea un trabajo investigativo cuyo único parámetro es la extensión del texto y nada más.

 

Este tipo de situaciones deja de lado toda pretensión sensata sobre el sentido investigativo, pero aceptémoslo, generalmente los trabajos que vemos en el aula adquieren ese tinte, copiar algo de internet - además olvidamos por completo que los libros también son fuente de conocimiento - y transcribirlo en cuadernos u hojas examen o simplemente imprimirlo y ahí se acabó todo.

 

No pretendamos entonces que los estudiantes no hagan plagio cuando entre líneas eso les estamos pidiendo, debemos antes dotarlos de herramientas. Inicialmente debemos plantear ejercicios que tengan concordancia con el nivel de desarrollo de los chicos, retomar los libros como fuente de información, incentivar la lectura y la reflexión, pero sobre todo acompañarlos en el proceso, o recordemos si nos gustaba hacer tareas solo para recibir una firma, o era más interesante cuando el profesor nos leía y retroalimentaba.

 

Citar, citar y citar, esa parece ser la solución que está a mano cuando de rigurosidad académica se trata, pero la escuela es un escenario que plantea un desafío más importante, estamos formando seres humanos integrales que luego van a ir a academias a elaborar conocimiento, y cuando se enfrentan a su primer trabajo universitario no tienen idea de cómo funcionan las Norma APA, qué es Vancouver, cómo se referencia y qué se debe o no referenciar.

 

+Lea: Cómo citar según las normas APA

 

El trabajo escolar implica el desarrollo de estrategias pedagógicas que apunten a curricularizar la investigación y de paso llevar una fuerte apuesta por convertir la información en conocimiento. Cómo se podría plagiar cuando la tarea es ser creativos, la ecuación se invierte en este caso ya que la consulta pasaría a ser la base de una acción final, esto en últimas permite que como lo hemos planteado recurrentemente se tenga en cuenta la opinión del estudiante sobre lo que quiere aprender y cómo quiere que esto tenga impacto en su vida diaria. Finalmente, el plagio es una sombra amenazadora que persigue toda estructura académica, lo importante es educar en el valor de la honestidad y el trabajo bien hecho.

 

Foto dejannoon028.  Tomada de Freepik