Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Enseñanza religiosa en contexto de educación intercultural

Por Constanza Martínez Fajardo
Magisterio
19/10/2015 - 15:30
0
Tomado de Revista Internacional Magisterio virtual

El presente artículo es parte de un informe de investigación y busca relevar la experiencia de la enseñanza religiosa en la escuela particular Butalelbum, comuna de Alto Bío Bío, Chile, con el fin de destacar algunas buenas prácticas educativas que la Iglesia Católica ha logrado articular en contextos de Educación Intercultural Bilingüe (PEIB).

Palabras clave: enseñanza religiosa, Educación Intercultural Bilingüe, identidad cultural, pluralismo, contexto multicultural.

Método

 

Esta experiencia fue abordada dentro del contexto de una sistematización de experiencias y buenas prácticas de educación religiosa pluralista en las escuelas en Chile, que se realizó entre 2005 y 2006 a través de un estudio cualitativo de casos, de carácter no exhaustivo, en que los datos fueron recogidos a través de entrevistas focalizadas a los distintos actores implicados en el proceso, dentro del contexto propio de su quehacer.

Introducción

Siendo el chileno un estado laico, el actual marco legal en torno a educación religiosa en la escuela determina que su único carácter posible sea el confe-sional, acentuado por el hecho de que, tanto los programas, como la certificación de los docentes, deban provenir de la confesión correspondiente. A su vez, este marco establece que esta clase debe ser ofrecida por la escuela con dos horas semanales, pero con un carácter optativo para la familia del estudiante. Se define también que en el momento de la matrícula, la escuela (no siendo confesional) deberá ofrecer distintas opciones respecto de los credos religiosos que tengan planes y programas aprobados por el Ministerio de Educación, derecho por demás, garantizado por el Estado en la Ley de Culto.

(...) los asesores culturales no son profesores dos, son otros conocimientos y (...), es otro el tipo de relaciones que tiene que establecerse al interior del salón de clases, donde las bibliografías y donde todo lo que tú dices que pasa ahí, que tiene que ver con las relaciones de poder, con el saber, con el no saber, con las miradas arbitrarias, autoritarias, necesariamente comienza a romperse cuando este conocimiento representado por diversas personas comienza a equilibrar la balanza en favor (...) de democratizar ese espacio, hacerlo más público, más libre. (Claudio Millacura, Encargado Pedagógico del EIB, MINEDUC).

La contextualización de los planes y programas responde a dos lógicas conducentes a modelos de educación abiertos al pluralismo cultural: la primera, es que evidencia una visión crítica de la comunidad educativa frente a un currículum estático y predeterminado; la segunda, es la capacidad propositiva frente a esa crítica, que implica también capacidad de conocerse, validarse y responder desde la propia identidad dinámica como una comunidad de aprendizaje.

Resultados

Descripción del establecimiento

La escuela Trapa-Trapa Butalelbum se encuentra ubicada en el valle de Trapa-Trapa, entre los ríos Queuco y Bío-Bío en la comuna de Alto Bío-Bío, octava región. Está inserta en la comunidad pewenche más alejada de Ralco, capital de la comuna, por el lado del Río Queuco, y se encuentra a 175 kms. de Los Ángeles. La comunidad, de más de 500 habitantes, tiene una población casi íntegramente pewenche (98,7%). La estadística señala que los índices de pobreza de la comuna son los siguientes: el 60% de la población está bajo la línea de pobreza, el 38% es pobre y el 2% es no pobre. 

La escuela Trapa-Trapa Butalelbum es una escuela básica particular subvencionada gratuita, cuyo sostenedor es la Fundación Juan XXIII de la Iglesia Católica y que atiende en la actualidad a más de 90 niños pertenecientes a cinco distintas comunidades pewenches en calidad de internos, dadas las duras condiciones climáticas del invierno cordillerano. El diagnóstico inicial de la escuela era que, pese al fuerte proceso de aculturación de la población que atendían, la mayoría de los niños aprendían como primera lengua el chedungún (dialecto del mapudugün). 

Hasta el año 2003, la escuela tenía la comunidad de entre ellos mismos e integrado a la escuela para apoyar la enseñanza de la lengua y la cultura; se trae también profesores indígenas que tengan un buen manejo de lengua y cultura; se abren espacios a la comunidad para participar en la construcción de los planes y programas; y, finalmente, se traen nuevas tecnologías como computadores y cámaras para el uso cotidiano de la comunidad, dentro y fuera de la escuela. 

En un primer momento, estos cambios provocaron una actitud de rechazo de la comunidad, que valoraba la escuela sólo como un vehículo de “chileni-zación” que permitiera a sus niños mejorar sus oportunidades económicas. La matrícula decreció a 45 estudiantes. Hoy día, sin embargo, con cuatro años de afianzamiento y la aprobación de sus planes y programas propios por parte del Ministerio, la comunidad acepta y favorece el proceso, que básicamente se distingue por un inicio de la alfabetización en chedungún, que avanza paulatinamente al bilingüismo con el castellano como segunda lengua. No sólo la matrícula y la asistencia real han mejorado, sino que hoy asisten niños provenientes de cinco comunidades, puesto que se ha difundido y valorado en el sector, tanto los resultados en el proceso de aprendizaje de los niños, como la recuperación de la lengua y la cultura propias. 

Diagnóstico que genera el programa

Y uno, a pesar de que veía al pueblo como, no sé, como un poco viviendo del paternalismo, de asistencialismo, sin embargo, al mirar la celebración del nguillatún, yo decía que esa era como el alma que le había sostenido al pueblo pewenche, como pewenche. Ha tenido tanta influencia de la cultura occidental, que si no fuera por eso, yo creo que hasta ahora, habría desaparecido el pueblo pewenche así como ha estado. (Herma-na Marlene Cachipuendo, directivo Escuela Trapa-Trapa Butalelbum)

Cuando en el año 2003 llegaron las cuatro hermanas Lauritas a cargo de la Escuela Butalelbum, se encontraron con una comunidad que declaraba ser católica o evangélica. De la religiosidad propia del pueblo pewenche, nadie decía saber. Sin embargo, en la medida en que fueron ganándose la confianza de la comunidad, y mostrando la valoración que hacían de la cultura, comenzó a surgir una cosmovisión, que lejos de haberse perdido, es la que rige la vida cotidiana de la comunidad. 

Y aun cuando su organización, su salud, su educación se vea como debilitada, pero sí vive su espiritualidad, vive, el pueblo no está muerto, porque está ahí, está su espíritu, su alma. (Hermana Marlene Cachipuendo).

Historia del programa

(...) yo creo que abrí una puertita y la puerta se abrió y aparecieron un montón de cosas, porque al inicio no aparecía, o sea, era como que los niños eran evangélicos, creían en el Dios trinitario, bueno, iban a los cultos, (...). Como que ellos mismos no se convencían de lo que hacían y al hablar de la espiritualidad como que los niños fueron entrando más en su identidad, valorando más su ser pewenche. (Hermana Marlene Cachi-puendo).

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

Las hermanas de la Congregación Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena, conocidas como hermanas Lauritas, trabajan en al menos cinco países de América Latina, generalmente en zonas fronterizas. Su misión no es la de evangelizar en el sentido tradicional, sino la de dignificar a los pueblos, a través de un proceso de revalorización de su cultura, cuando ésta ha sido debilitada y asimilada por la cultura dominante. Desde la perspectiva de las Lauritas, Dios se muestra con un rostro distinto en todas las culturas, y es por ello que su misión pasa también por descubrir ese rostro y por dejarse evangelizar por el pueblo al que están sirviendo. 

En esta perspectiva, el proceso de intervención de las hermanas Lauritas comienza con la observación, el escuchar hablar a la cultura y acercarse de la manera menos violenta a ella. De ahí que el programa Educación para la Fe se iniciara para abrir un espacio de compartir la espiritualidad de cada quién y de ir conociendo los sentimientos religiosos de este pueblo. Las hermanas se propusieron no hablar de su propia religiosidad más que para compartir, y esto ha dado pie a críticas externas, pues hasta el momento no han preparado a los niños para recibir los sacramentos católicos.

Yo creo que el camino que hemos hecho es bastante bueno y que podríamos seguir reflexionando, estamos reflexionando, seguimos reflexionando y es tanto que me he propuesto yo en dos años hablar de la espiritualidad propia, o sea, al inicio yo me sentía mal porque no predicaba a Jesús, la Biblia, sin embargo, estoy convencida de que si uno fortalece la espiritualidad de su pueblo, se fortalece lo otro, y sin que uno diga oiga, tiene que bautizar y esto y lo otro. O sea, no, la gente tiene su propio bautismo, lo triste es que se han ido perdiendo también celebraciones propias, tienen su lakutún(Hermana Marlene Cachipuendo).

A partir de este punto, y luego de un largo período en que los niños afirmaron que no conocían la tradición pewenche, comenzaron a surgir lentamente los mitos (piam) y fue surgiendo la visión de una naturaleza llena de dueños, de un cosmos dividido en cuatro, y de otros muchos elementos que rigen la organización y el quehacer cotidiano del pueblo pewenche. Hasta ahora el programa se concentra en eso, en valorar y revitalizar la religiosidad del pueblo pewenche, mientras paralelamente, a través de otros subsectores y de la vida misma en el internado y en la escuela, se da nueva vida a la lengua, a la tradición y a la identidad pewenche. 

Descripción del programa

Respecto de los objetivos generales de una educación intercultural bilingüe, existe una doble valoración: se trata de buscar, a través de la valoración de la propia cultura, desarrollar en el estudiante un sentido de identidad y una valoración de sí mismo que le permita enfrentar el mundo y mejorar sus logros académicos, y a la vez, se busca revertir los procesos de asimilación y aculturación de las comunidades de modo de no perder la riqueza de la diversidad para nuestra sociedad. Sin embargo, en este caso, se cumple un tercer objetivo: la revitalización para las hermanas Lauritas de su propia fe a través del proceso inverso de evangelización que ellas viven en el contacto con este pueblo creyente.

Y me parece como incluso como con más fundamento cuando este pueblo cree que Dios es padre, madre, es anciano es anciana, es joven, es señorita, me parece como más complementario, me parece como con más sentido a la fertilidad, a la vida. Me parece a mí así, o sea, incluso como que me aumenta mi fe más de lo que había tenido, no me opaca mi fe cristiana, no me opaca mi creer en Jesús, al contrario, es el hijo, es el weché, está ahí el weché, el Jesús en el que uno cree, ahí está. (Her-mana Marlene Cachipuendo).

Los contenidos que aborda el programa son los que van trayendo a él los niños, la comunidad y sus ancianos, y los que ha sido posible recopilar por otros medios. Pero se trata, en lo fundamental, de la cosmogonía pewenche, desde sus mitos y el sentido de sus ceremonias, hasta los rituales que abren cada día en la escuela de Trapa-Trapa.

Yo quería que me contaras de una clase que ustedes tienen que se llama Educación para la Fe. ¿Qué hacen ahí? De la religión pewenche.¿Y tú sabías o aprendiste más aquí? Aquí aprendemos más, pero también nos cuentan los abuelitos. A mí, mi abuelito me contaba sobre la religión pewenche. (...) mira, aquí en este colegio hacemos un llellipún, para pedirle a chaw Ngenechén que nos dé fuerza, energía, sabiduría, newén, para que nosotros seamos mejores. Y ahí nosotros le pedimos, por ejemplo; Dios se representa en el sol. (Victorina Paulina, alumna de 8o básico, werkén electa dentro de la organización escolar). El programa aborda sólo aspectos de la religiosidad pewenche, y como este aspecto cruza la vida cotidiana del pewenche, se desarrolla además como que consiste en no intervenir indefiniun transversal a través de múltiples aspectos de la vida escolar. Siempre tiene que ser par, porque en el kultrún están las cuatro personas (se re-fiere a los cuatro rostros de Ngenechén), los cuatro pewenches que se salvaron (se refiere al mito de Kaikai y Trentreng que ya me relató para explicarme algunos significados de los utensilios usados en el nguillatún). Por eso nosotros siempre aquí sacamos cuatro, siempre sacamos cuatro personas que van a manejar la escuela. No tiene que ser impar, tiene que ser par, tiene que ser dos mujeres y dos hombres. (Victorina Paulina, alumna de 8o básico, werkén electa dentro de la organización escolar).

El programa aborda sólo aspectos de la religiosidad pewenche, y como este aspecto cruza la vida cotidiana delpewenche, se desarrolla además como un transversal a través de múltiples aspectos de la vida escolar. 

Siempre tiene que ser par, porque en el kultrún están las cuatro personas (se refiere a los cuatro rostros de Ngenechén), los cuatro pewenches que se salvaron (se refiere al mito de Kaikai y Trentreng que ya me relató para explicarme algunos significados de los utensilios usados en el nguillatún). Por eso nosotros siempre aquí sacamos cuatro, siempre sacamos cuatro personas que van a manejar la escuela. No tiene que ser impar, tiene que ser par, tiene que ser dos mujeres y dos hombres. (Victorina Paulina).

 

Porque para el pueblo pewenche, lo divino está representado en todas partes, en cada elemento de la naturaleza y en el propio pueblo. 

Dios para nosotros en todas partes existe. Está. En los animales, en la naturaleza, en todas partes existe. En todo lo que hay está Dios. (Juan Domingo, alumno de 7o básico). 

Respecto de las metodologías, se utilizan investigaciones, exposiciones, dibujos, narraciones orales, intervenciones de la comunidad, preparación de material para el colegio por parte de los alumnos, celebraciones, rituales, religiosidad viva, que no se dicta, sino que se recoge desde los que vienen a ser educados, no por un docente, sino por su propia comunidad. El aula está abierta a los que saben. 

¿Cuántas veces te contaron esa historia para que te la sepas tan bien? Buuuu, me la contaban todas las mañanas, sino en la tarde, siempre me contaban, alrededor del fogón. Alrededor del fogón siempre conversábamos de mi familia. (Victorina Paulina).

Para avanzar en este programa las hermanas han tenido que enfrentar, primero la desconfianza de la comunidad y, luego, la crítica de algunos sectores católicos. Además de esto que han superado bastante bien hasta ahora, las hermanas tienen una regla de trabajo que consiste en no intervenir indefinidamente un sector, por lo que se han propuesto quedarse en la zona por un plazo no superior a cinco años más. En este sentido, sienten que es importante que el personal pewenche de la escuela tenga mayor continuidad, de modo que sean ellos quienes más adelante queden a la cabeza de la escuela.

Discusión

El proceso de revertir la asimilación cultural de los pueblos originarios de Chile no queda asegurado a partir de las iniciativas gubernamentales del PEIB Orígenes, sin embargo, se trata de un paso relevante. Que la sociedad civil y los grupos religiosos entiendan la importancia de este proceso y que aporten a él en búsqueda de fortalecer nuestra identidad y avanzar en la igualdad de oportunidades para todos los chilenos es aun más destacable. 

Las preguntas que orientaron esta investigación buscan recoger los límites puestos por el marco legal y problematizarlo a la luz de la experiencia de la escuela de Butalelbum: ¿está o puede estar entre los objetivos de una clase de enseñanza religiosa el desarrollo de las competencias necesarias para vivir en una sociedad multicultural?, ¿bajo qué concepto de enseñanza religiosa es posible pensar que ella sea un aporte a la construcción de una cultura de paz?

Por último, cabe destacar que en torno al tema específico de la enseñanza religiosa, en esta escuela se puede observar cómo se cumple aquello de que el más auténtico camino del ejercicio prosélito es la convivencia y el respeto a la otra persona, donde el elemento persuasivo es el propio testimonio de dignificación del otro. 

Tomado de: Revista Internacional Magisterio No. 30. Educación religiosa