Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO whatsapp_image_2020-10-26_at_9.04.20_am_1.jpeg

Enseñemos a nuestros niños, niñas y jóvenes a soñar y a que sean felices

Magisterio
20/12/2019 - 11:15
0
Imagen de Tasy Hong en Pixabay

Recuerdo cuando era niña, las sabias palabras de mi padre (maestro, periodista y abogado) sobre la importancia de estudiar, tener sueños y de buscar en las pequeñas cosas de la vida, la felicidad.  

Toda mi vida me he desempeñado como maestra y esas enseñanzas de mi padre han sido uno de mis principales propósitos, buscando que mis estudiantes amen el estudio, sueñen con lo que quieren ser en la vida y aprendan a ser felices. 

que se comprometan a ser cada día mejores, partiendo de su conocimiento personal (cualidades, fortalezas, aspectos por mejorar) y que identifiquen los valores más importantes para ser personas de bien, que sepan escuchar, que respeten las diferencias, que acepten los errores y aprendan a ser agradecidos con la vida y las personas. 

Albert Einstein decía que

“Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”. 

Nosotros los maestros, tenemos el deber de lograr que nuestros estudiantes vean en el estudio, una gran oportunidad para ser alguien en la vida, para poder cumplir sus sueños, que aprendan a ser responsables de sí mismos y poder así planear su futuro, con metas reales a corto, mediano y largo plazo. 

Parte de nuestra misión es ayudarles a desarrollar su proyecto de vida, a que se comprometan a ser cada día mejores, partiendo de su conocimiento personal (cualidades, fortalezas, aspectos por mejorar) y que identifiquen los valores más importantes para ser personas de bien, que sepan escuchar, que respeten las diferencias, que acepten los errores y aprendan a ser agradecidos con la vida y las personas. 

+Lea: Educar para la felicidad

Cuando estamos dispuestos como maestros a escuchar las alegrías, tristezas, dificultades, aciertos y desaciertos de nuestros estudiantes, podemos ayudarles a mejorar su desarrollo personal, orientarlos a planear sus metas para poder cumplir sus sueños, que puedan identificar la importancia de mejorar cada día a nivel personal, familiar y social y que la felicidad se alcanza como decía Gandhi " cuando, lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía".  

Este acompañamiento por parte de nosotros, es lo que nos hace incrementar nuestra vocación como maestros, al contribuir a que la “educación sea un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes”, como lo enuncia el artículo 1º de la Ley 115 de 1994. 

Que puedan plasmar en la “Cartelera de LA FELICIDAD” sus sueños con imágenes, frases, fotografías y que cada día que la lean, puedan recordar qué deben cumplir como meta y realizar como sueño. Cada semana y cada mes puedan reflexionar sobre las metas cumplidas y sus sueños logrados y analizar aquellos que no se pudieron cumplir. Paulo Coelho dice que “La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante” y Aristóteles decía que “La esperanza es el sueño del hombre despierto”. 

Les comparto esta reflexión muy sentida de mi experiencia en la vida como maestra, que me ha permitido acompañar a muchos niños, niñas y jóvenes y que he podido cumplir como persona, esposa, madre y abuela muchos sueños, ser feliz y recordar las enseñanzas de mi padre y de mi madre. 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Un abrazo,  

Silvia María Puerta Echeverri 

Docente Investigadora 

Escuela de Educación y Pedagogía 

Universidad Pontificia Bolivariana 

Red de Gestión y Calidad de la Educación de Medellín 

Medellín, enero 30 de 2014 

Imagen de Tasy Hong en Pixabay