Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO whatsapp_image_2021-02-18_at_3.41.59_pm.jpeg

Escuela de Derechos Humanos y defensa del Territorio en la Universidad del Quindío

Por Ingrid Dianey Gómez Neuque
Magisterio
20/06/2018 - 11:00
0
Foto de Freepik. Tomada de Free Photo

Identificación del problema

 A partir de la línea ambiental del Foro Permanente para la Paz y la Democracia (FPPD) se llevó a cabo la aproximación diagnóstica a través de entrevistas semi-estructuradas aplicadas a diversos estudiantes de la universidad del Quindío, con el fin de identificar el conocimientos que estos tuviesen en relación con: las concesiones de las multinacionales minero energéticas en la región; el tipo de participación en dicho tema; la pertinencia de la defensa del territorio; el grado de afectación por los proyectos mega mineros; y los mecanismos de participación para la defensa del territorio. 

Descubriendo que un 90% la población entrevistada no conocía las problemáticas que se viven en la región en torno a las concesiones a multinacionales. adicionalmente, el 70% de los entrevistados dijeron no haber participado nunca en una participación en torno a la defensa del territorio, llegando a casos en los que muchos de ellos demostraron no conocer a que se hacía referencia a la categoría de “Defensa del Territorio” pues varios de los entrevistados, no la relacionaban con la problemática minero-energética, sino con la invasión en barreras territoriales entre predios. De otro modo, solamente el 30% veía el problema de la mega minería como un tema de afectación directa debido a los múltiples impactos que generan; el 70% restante se refería a la mega minería como una problemática de la esfera económica y ambiental, de afectación indirecta que a largo plazo generaría incidencia en toda la sociedad, pero que en el presente cercano no representaba peligro. 

Hallazgos, que permitieron concluir que el problema identificado correspondía con el esconocimiento de las problemáticas socio-ambientales referentes a los proyectos mineroenergéticos en el Departamento, cuyas causas podían estar asociadas a varios factores como el desinterés, la carencia de sentido de pertenencia o la falta de espacios de información, reflexión y debate frente a estos temas. 

Propuesta de intervención 

Por tal motivo, una vez identificado la problemática fue planteada la propuesta de intervención desde un objetivo general que pretendía motivar la reflexiones y al debate en la Universidad del Quindío referente a las problemáticas ambientales que permitieran implementar los cuatro objetivos específicos.

1.  Fomentar el interés de los estudiantes de la Universidad del Quindío frente a dichas problemáticas ambientales y territoriales que acontecen en Colombia y específicamente en el Quindío

2.  Promover la re significación de los vínculos existentes entre los sujetos de intervención y el territorio que habitan

3.  Potencializar el surgimiento de sujetos históricos y políticos que reconozcan la importancia de la relación ambiente

4.  Ser humano e incentivar procesos de reivindicación de derechos y movilización social entorno a la defensa del territorio.

En este sentido, la propuesta de intervención se sustentó teórica y metodológicamente desde los planteamientos del materialismo histórico y dialéctico. Por lo cual la metodología fue entendida según Mendoza (1990) como una posición científica, ubicada necesariamente en una visión teórica, o ya sea una opción ideológica y a través de ella el ser encuentra su capacidad de modelar una posible solución para la historia y los acontecimientos; parte de lo que es real, se vislumbra lo posible, encuentra los límites de lo posible, los caminos que retomo para proyectar de manera rigurosa la nueva búsqueda, ubica en la visión teórica, los objetivos, límites y posibilidades de nuestra acción. En concordancia con esta definición, se acude algunos aportes teóricos que Hegel (1964) expone en su filosofía del derecho, en el cual se profundiza la relación existe entre necesidad, arbitrio, Estado racional y Sociedad Civil; pues mediante estos conceptos se puede moldear una posible solución o respuesta al problema particular antes identificado, es decir, los postulados de Hegel enunciados previamente se convierten en la visión teórica que fundamentan la acción. 

De acuerdo a lo anterior se plantea las siguientes preguntas:

¿Cómo entiende Hegel la Sociedad Civil y el Estado racional?

¿Son estos dos conceptos aplicables para el caso colombiano?

 La persona concreta que es para si un fin particular, en cuanto totalidad de necesidades y mezcla de necesidad natural y arbitrio, es uno de los principios de la sociedad civil. Pero la persona particular está esencialmente en relación con otra particularidad, de manera tal que sólo se hace valer y se satisface por medio de la otra y a la vez sólo por la mediación de la forma de la universalidad que es el otro principio. (Hegel, 1964, p.172)
La sociedad civil contiene los tres momentos siguientes según Hegel (1964):

 • La mediación de las necesidades y la satisfacción del individuo por su trabajo y por el trabajo y la satisfacción de necesidades de todos los demás: el sistema de las necesidades. 
• La realidad efectiva de lo universal de la libertad contenido en ese sistema, la protección de la propiedad por la administración de justicia. 
• La prevención contra la accidentalidad que subsiste en aquel sistema y el cuidado de los intereses particulares como algo común, por medio del poder de policía y la corporación. (p.179)

 Por consiguiente, se resalta que, para la existencia de la Sociedad Civil, es necesario en primera instancia un proceso individual y posteriormente, un proceso colectivo, en el cual los individuos gocen de forma conjunta de la satisfacción de las necesidades y de la libertad misma; esto tal como se plantea en los momentos de la Sociedad Civil, se logra mediante una mínima conciencia de las relaciones de producción; en tal medida, las sociedades actuales y en particular el caso colombiano, implicando las múltiples problemáticas, tanto laborales como el desempleo u otras repercusiones ya sean la pobreza o desigualdad, son una muestra fehaciente de que el primer momento de Sociedad Civil no se cumple en país.

 De igual forma, si se pone a consideración el segundo momento, en que se alude al sistema de administración de justicia, puede denotarse que en Colombia dicho sistema presenta grandes fallos, entre ellos el alto grado de corrupción; cuestión que también incurre en el tercer momento, pues cuando Hegel enuncia la prevención de accidentalidad quiere con decir que se crea un sistema conformado por un conjunto de elementos ideológicos, políticos, sociales y culturales que se encargan de prevenir los desequilibrios y así conducir al sistema a la anomia, a la realidad efectiva de la idea ética de Hegel, de forma adversa no se da en Colombia, pues las instituciones sociales, políticas, administrativas e incluso culturales no previenen, pero promueven en muchos casos, el desequilibrio, la accidentalidad.

 Así mismo, Hegel (1964) plantea que en lo ético y en la conciencia-de- sí del individuo, el Estado tiene su existencia, es decir, se forma en cada uno de los individuo, con lo que se da por entendido que el estado debe ser pensado por cada sujeto y en la medida que el Estado cumpla de forma moral su deber de dar los medios necesarios a los individuos, estos reforzaran sus lazos identitarios con el él, se sentirán libres y pasaran de una conciencia-de-sí a una conciencia- para-sí, pues sólo un Estado pensado, ético y moral dan cuenta de un estado racional como espíritu absoluto en el que se trasciende de a la conciencia de-sí-para-sí.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

 A partir de esto, puede pensarse que la realidad Colombia presenta ambigüedades normativas; se muestra ético en la construcción de normas que respaldan los derechos fundamentales y la calidad de vida, sin embargo, actúa de forma inmoral al no dar los medios suficientes para que ciudadanos cubran sus necesidades básicas o cumplan sus finalidades, por ende, no se trasciende de la conciencia del sí, no se piensa el estado, no existe sociedad civil y en definitiva, desde el análisis de las categorías de Hegel, Colombia no se constituye como un estado racional y ético; evidencia de ello se expone en la toma de decisión desde la concesión a multinacionales para la exploración y extracción de recursos naturales, la generación de todos los efectos colaterales que esto provoca a nivel social y ambiental y el desinterés y desconocimiento de los ciudadanos en relación a estas problemáticas de afectación colectiva.

Escuela de Derechos Humanos y defensa del Territorio 

Por tal motivo, la propuesta de intervención se plantea desde el enfoque de derechos a través de una alternativa de tipo educativa- participativa en el que esta última es entendida como La voluntad y práctica de una comunidad de individuos ligados en origen por una descripción territorial y/o por un determinado interés colectivo que se da mediante la concurrencia cotidiana y horizontal de todos sus miembros (Ibarra, 2001).

 Por consiguiente, la propuesta se materializa a través de la estrategia denominada “Escuela de Derechos Humanos y defensa del Territorio”, con la cual se ha pretendido incentivar la autoconciencia de los participantes desde la incidencia de lo individual hasta lo colectivo. En este caso, la estrategia fue trabajada frente a dos de las tres posibles causales encontradas en la identificación del problema; por un lado, el desinterés por parte de los estudiantes y, por otro lado, la falta de espacios de información, reflexión y debate frente a temas de mega minería y otras problemáticas socio-ambientales.

 Por tal motivo, los resultados de escuela se relacionan con la ejecución de ocho sesiones educativas ejecutadas durante dos fases que comprendieron desde el periodo 2014-II al 2015-I en las que se trabajaron temas como la mega minería y Paisaje Cultural Cafetero, mega minería en Territorio indígena, el conflicto armado y la defensa del territorio, mecanismos de participación y defensa del territorio, semillas en Colombia, movimientos de no violencia en Colombia, Conflicto armado y resiliencia y defensa del territorio desde una mirada étnica. 

Desde ambas fases se permitió, pasar del análisis general de los problemas a un análisis puntual y contextualizado desde lo local a lo nacional, a través del conocimiento de propuestas alternativas al problema en las que se propuso pasar de una conciencia-de-sí a una conciencia-desí-para-sí mediante el reconocimiento de la problemática desde una perspectiva crítica y cuestionadora. 

En este sentido, la escuela contó con un total de 120 asistentes adscritos a diversos programas académicos principalmente al programa de Trabajo social, sin embargo, se permitió generar interés voluntario de algunos de los asistentes que generaron discusiones profundas desde sus áreas disciplinares en relación a los temas tratados, a punto tal, que algunos participantes de las primeras sesiones, fueron los encargados de direccionar las últimas. En estos casos particulares, se entiende que logró transitarse de la información, a un primer momento de autoconciencia que encaminó a los participantes a querer compartir sus propios aportes desde la reflexión profesional, es decir, se permitió iniciar un proceso en la toma de autoconciencia de sujetos críticos y políticos que a través de la generación de diálogo de saberes sustentados en relaciones horizontales, permitiendo conocer las problemáticas contextualizadas desde el panorama político, social, ambiental y normativo transversales al territorio. 

Conclusiones

 En consecuencia, es necesario reconocer que los antagonismos sociales y económicos que son cada vez más evidentes y se derivan de la fragmentación social generada por la primacía de un modelo económico capitalista de tipo neoliberal que incide directamente en la calidad de vida de muchas personas, llegando a atentar directamente contra la dignidad humana y se muestran contra los derechos fundamentales de los sujetos; la mega minería, los megaproyectos, la acumulación por despojo e incluso la exigencia normativa del cultivo con semillas transgénicas son ejemplos claros de la ruptura de armonía y las buenas relaciones entre el individuos y el ambiente o el territorio que habita. 

Finalmente, puede plantearse la Escuela de Derechos Humanos y defensa del Territorio”, adelantada en la universidad del Quindío, como la estrategia educativa previa a la institucionalización de la cátedra de la paz como lo contiene la Ley 1732 de 2014 y decreto 1038, en los cuales se establecen aspectos similares, relacionados con el ambiente, la paz, la resolución de conflictos desde el territorio como categoría transversal. Es decir, sin la necesidad de acudir a la imposición de políticas nacionales, la escuela ha permitido reconocer de manera abierta, las problemáticas ambientales y territoriales que posibilitaron el abordaje de lo público y lo político, desde el enfoque de derechos, en este sentido puede decirse que la pertinencia social de dicha escuela se relaciona con el proceso de retorno hacia la conciencia que promueve la liberación y el surgimiento de sujetos políticos, para que hagan uso de la democracia y la participación como mecanismo de co-construcción de paz, y reivindicación de derechos que promueven, desde la categoría hegeliana, el surgimiento de sociedad civil en Colombia que desde la educación contextualizada le aporten al cambio y la transformación social.

 Referencias
Mendoza. M. (1990.) Una opción metodológica para los Trabajadores Sociales. Buenos aires, Argentina: Humanitas. 
Hegel. F. (1964) Filosofía del Derecho. Buenos Aires, Argentina: Claridad S.A.
Ibarra, P. (2001). Participación política y desarrollo humano. En P. Ibarra y K. Unceta (Coord.), Ensayos sobre desarrollo humano. (pp.339). Barcelona, España: Icaria

Título tomado: http://bienal-clacso-redinju-umz.cinde.org.co/IIBienal/memorias/Eje%205_.pdf.
Escuela de Derechos Humanos y defensa del Territorio en la Universidad del Quindío. pp. 84-90

Foto de Freepik. Tomada de Free Photo