Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
editorial_magisterio_cajiao.png

Escuela Nueva: ¿Desarrolla el activismo la flexibilidad?

Por Julián De Zubiría Samper
Magisterio
05/07/2019 - 09:30
0
Foto de Pixabay
Indudablemente frente a la Escuela Tradicional, la Escuela Activa es mucho más flexible en la manera como enfrenta las individualidades, como asigna papel al maestro, como dispone el salón de clase, como permite y aborda las preguntas infantiles. La Escuela Nueva favorece la diferenciación y el trato individual. En este sentido no puede leerse de la misma manera que la homogenizante, rutinaria y sometedora Escuela Tradicional. 
Se identifica y defiende la diversidad como lo ejemplifica la diversidad de instituciones que bajo su amparo se desarrollaron, desde una visión pragmática como la de Dewey hasta una radicalmente idealista como la de Neill; desde una postura individualista como la de Ferriere y Herbart, hasta otras con marcado acento social como las de Freire, Freinet y Makarenko; desde posiciones más tradicionales como las de Montessori y Decroly, hasta posturas radicales como las de Neill y Freire, desde concepciones no directivas por completo como las expresadas en Summerhill, hasta modelos algo más directivos como los defendidos por Freinet y Montessori. Se acepta la flexibilidad al postular el trato individual e incluso se recomienda la diversificación de la atención según las capacidades e intereses de los individuos (Gilbert, 1975). 
La Escuela Nueva favorece la diferenciación y el trato individual. En este sentido no puede leerse de la misma manera que la homogenizante, rutinaria y sometedora Escuela Tradicional. 
Respecto a la educación especial de niños discapacitados, Decroly manifestó que era necesaria y conveniente por cuatro razones (Citado por Besse, 1989):
Razones de piedad y justicia para con los niños y sus familias. 
Razones de prudencia y de responsabilidad para con los niños normales en las escuelas. 
Razones de protección social, ya que estos niños sin educación pueden volverse peligrosos y onerosos. 
Razones de economía social, ya que muchos de ellos pueden ser entrenados en ocupaciones regulares.
Sin embargo, el mismo aporte que se observa en la creación de instituciones flexibles, no puede observarse de manera análoga en la formación individual. Esto es así debido a que su concepción de la flexibilidad es marcadamente espontaneísta y por ello en la práctica es débil la incidencia que pueda tener al formar individuos flexibles y de mentalidad amplia, como lo mostraremos a partir de la siguiente analogía sobre la improvisación de un científico y un artista. Veamos.
Si invitáramos a Manuel Elkin Patarroyo a que improvisara una conferencia sobre la malaria es muy posible que él nos aceptara y que incluso estuviera en capacidad de realizar una excelente improvisación desarrollando algunas ideas que inicialmente no hubiera previsto. A Paco de Lucía le sucedería una situación análoga en un supuesto concierto improvisado de guitarra. La preparación previa le permite a cada uno de ellos enfrentar un reto novedoso en su área de formación sin mayor dificultad. Esto es así, ya que sólo pueden improvisar aquellos que previamente han trabajado de manera sistemática en la materia de la improvisación. Sólo improvisará aquel que en sentido estricto no está improvisando. Así, Paco de Lucía no tendría ninguna dificultad en jugar con las escalas de la guitarra, recorriendo todo el diapasón, generando nuevos sonidos y armónicos a partir de otros previamente dominados por él. Patarroyo por su parte, lograría explicar de manera profundamente didáctica y agradable el origen y la importancia que para la historia humana representa llegar a la primera vacuna sintética de la humanidad. Lo que ello implicará cara al futuro humano y la diferencia entre éste tipo de vacuna y las vacunas biológicas que hasta entonces eran las únicas con las que contábamos los seres humanos.
Lo que no sería pensable, es ver a Paco de Lucía improvisando una conferencia sobre la malaria y a Patarroyo realizando de manera espontánea un concierto de guitarra andaluz de calidad, ya que el trabajo previo desarrollado por ellos no les permitiría desempeñarse en este sentido. En realidad, la creatividad exige un trabajo riguroso y sistemático que el activismo desconoce.
Detrás de un poema o cuadro creativo hay miles de poemas y de cuadros que no cumplieron esta condición y fueron rechazadas por el propio artista. De allí que los artistas, casi por definición, no dejen ver las obras que ellos no sacan a la luz pública.
El peso que el activismo asigna al aprendizaje por descubrimiento conduce a la formación de concepciones espontaneístas que privilegian la “opinión” sobre la investigación y la intuición sobre el trabajo sistemático, produciendo además una gran indiferenciación entre el conocimiento cotidiano y el conocimiento científico. Abusando del lenguaje, podríamos decir que favorece un pensamiento “silvestre”. ¿Debe ser propósito de la educación promover estas características a otras edades? 
La espontaneidad, la intuición y la opinión pueden ser importantes en varias esferas de la vida, pero como demostró Bachelard, en las ciencias suelen ser un obstáculo.
Título: De la escuela nueva al constructivismo..  Autor: Julián De Zubiría Samper. pp.129-132
Foto de Pixabay
 

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png