Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_sexista.png

Espacios de aprendizaje autoorganizado (SOLE)

Magisterio
13/07/2018 - 15:15
0
Foto de Revista Internacional Magisterio No. 84
"Si hay interés, el aprendizaje ocurre"
 Sugata Mitra
Sole (self-organized learning environments) traduce espacios de aprendizaje autorganizado. Son espacios donde se aprende a aprender, enfocados en desarrollar habilidades relevantes hoy.
Sole es una metodología, una comunidad, un movimiento mundial, un espacio, una actividad. Es una herramienta que complementa la educación tradicional. En ciertos contextos funciona también como herramienta de diagnóstico social.
¿De dónde nace SOLE?
SOLE fue creada hace más de 15 años y ahora se encuentra en todas partes del mundo, Colombia es  uno de los lugares con más presencia de este espacio de aprendizaje. Arrancó en 1999 con un experimento llamado "El hueco en la pared", efectuado por Sugata Mitra, quien incrustó un computador en un hueco en una pared de un barrio marginal de Nueva Delhi y observó sin intervenir.
Pronto los niños que nunca habían visto un computador (que además estaba en un idioma desconocido para ellos) empezaron a curiosear y a buscar entender. Como resultado de su exploración conocieron el ratón y los íconos, pronto algunos juegos y luego internet.
Sugata entendió que los niños aprenden solos si están lo suficientemente interesados. Siguieron los experimentos y se empezó a formar lo que hoy se conoce como SOLE. Sugata Mitra cautivó la atención del público con los espacios de aprendizaje autoorganizados. Más de 15 años de investigación desde entonces continúan apoyando sus sorprendentes resultados.
"Los grupos de niños, con acceso a la Internet, pueden aprender casi cualquier cosa por ellos mismos", afirma Sugata Mitra.
Desde los barrios pobres de India y las aldeas de Camboya, a las escuelas en Chile, Guatavita, Argentina, Uruguay, Estados Unidos y Reino Unido, los resultados experimentales del profesor Mitra ofrecen un nuevo futuro intrigante para el aprendizaje:
"Un futuro en donde el ‘saber’ puede estar obsoleto", asevera Sugata Mitra.
Sus esfuerzos innovadores y audaces hacia el avance del aprendizaje para los niños de todo el mundo le otorgó el Premio TED, con un monto de un millón de dólares. En la conferencia TED de 2013, Sugata pidió a la comunidad global de TED hacer de su sueño una realidad, mediante la ayuda para construir la Escuela en la Nube, donde los niños, sin importar si son ricos o pobres, se involucran y conectan con la información y tutoría en línea.
Qué es un SOLE
Un SOLE en pocas palabras es una gran pregunta que responden alrededor de veinte o treinta participantes en grupos de más o menos cinco personas que comparten una pantalla por grupo y utilizan la internet o algún repositorio de información. Los participantes pueden cambiar de grupo, se pueden copiar, pueden hablar y al final socializan sus hallazgos y entre todos llegan a un consenso sobre la respuesta. Más que la respuesta lo importante es que surjan nuevas preguntas, que luego servirán para hacer nuevos SOLE.
Todo SOLE tiene un capitán que se escoge dentro de los participantes. Él es el encargado de resolver cualquier problema, desde un permiso para ir al baño, un computador que no funciona o un pleito entre los participantes. Como el l capitán es un individuo que se encuentra al mismo nivel de los demás, muchos de los problemas desaparecen. Los problemas dentro del aula muchas veces se dan por un deseo de obtener atención por parte del docente o la autoridad a cargo. En este sistema ellos resuelven sus propios problemas.
El encargado, al que se le llama embajador Sole, dirige todo problema al capitán. La misión del embajador es principalmente motivar, como lo haría una abuela. Observa los comportamientos para entender las dinámicas y a cada uno de los estudiantes, más no interviene durante el Sole.
Cómo se ve un SOLE
Cuando se observa una actividad SOLE por primera vez se tiende a ver solo caos. Se escucha ruido y desorden. Si se mira con más  detallada se ve información que se mueve en todas direcciones y en la que se usan todos los sentidos. La información en un aula tradicional se mueve en una sola dirección, del tablero y docente hacia los alumnos, a veces hay realimentación desde los estudiantes hacia el docente.
En Sole cada participante está de una u otra forma en la actividad, algunos escuchan, otros investigan, pintan la respuesta, conversan sobre el tema, algunos observan y otros como por ósmosis se empapan del tema. Cada uno es libre de aprender a su ritmo y manera.
Qué enseña un SOLE
Aprenden a buscar, a juzgar fuentes de información, a liderar, a sintetizar, a argumentar, a trabajar en equipos, a compartir, debatir, exponer y a llegar a un consenso.
Los tiempos cambian y las habilidades que se necesitaban hace unos años empiezan a volverse irrelevantes. Ya no se necesita aprender a seguir instrucciones, ya no se requiere llenar la cabeza de fórmulas y conceptos como si fueran una memoria USB. Ahora es más importante aprender a hacer preguntas y a resolverlas.
La motivación como eje central
Una gran pregunta es aquella que genera más preguntas, que no es fácil de responder (ojala una sin respuesta) y que abarque varias disciplinas. Preguntas como: ¿qué es el amor? ¿Por qué se caen los dientes? ¿Cómo recordamos y por qué olvidamos?, permiten a cada participante explorar desde sus intereses, desde sus pasiones y aprender a aprender.
Hacer buenas preguntas es un arte, y es el trabajo de un embajador SOLE. Con tacto y experiencia se puede enseñar matemáticas, historia, geografía, arte, idiomas y en general cualquier otra disciplina. Un ejemplo es: ¿cómo sabe mi teléfono dónde estoy? Una pregunta que si se exprime, de modo eventual lleva a entender el concepto de seno y coseno, Pitágoras, los satélites y las redes de comunicación.
Los embajadores SOLE comparten sus preguntas y experiencias de una manera abierta para que entre todos desarrollen el arte de motivar.
Cómo hacer un SOLE
Hacer un SOLE es muy sencillo. Lo único que se necesita es una gran pregunta y algún repositorio de información. Hay algunos trucos para que el Sole sea exitoso.
La disposición del espacio debe ser adecuada. Debe fomentar el movimiento de los participantes. Se debe promover la copia. Entre más se muevan y más fácil sea ver el trabajo de los otros, más información se va a mover y más se va a interactuar. Hay que buscar mesas grandes, pantallas grandes y compartidas, entre más color, más ambiente más informal, más confianza y libertad, mejor será la sesión. 
Hacer una buena pregunta requiere armar un espectáculo. Una pregunta tiene dos componentes: el primero, que sea una buena pregunta, y el segundo, presentarla de una manera cautivadora que intrigue y motive a ser resuelta. No es suficiente escribir una pregunta en el tablero. Incluir algo de teatro, videos, un poco de interacción, salir al patio, hacer un pequeño experimento o hacer pequeñas preguntas que vayan llevando la conversación a nuevas y mejores preguntas anticipan una gran actividad. Hay que tomarse el tiempo para plantear la pregunta, porque es como planear la clase, de ella depende todo. De debe enfocar la energía en contagiar curiosidad, en motivar, en mostrar la importancia de la pregunta.
Después de una gran pregunta viene la investigación. Hay que recordarles a todos los participantes que se pueden copiar, que se pueden mover, cambiar de grupo y que pueden hacer ruido y responder como quieran. El tiempo que destinado a la investigación va a depender de la complejidad de la pregunta. Es mejor destinar poco tiempo y dar un poco más si se siente que pueden mejorar las respuestas. Según el ruido y el movimiento se puede establecer qué tanta información está transitando. Cuando el grupo se esté calmando demasiado, es hora de cerrar y hacer una nueva pregunta. Una típica investigación puede durar entre veinte y cuarenta minutos. No hay que intervenir. Para eso fue nombrado el capitán. Hay que utilizar al capitán para intervenir. Hay que llevar un diario de observación.
El cierre se puede hacer de mil maneras: desde coplas, teatro, una rueda que simule una gran junta directiva o presentaciones con carteleras. Este es el espacio en el que se puede innovar. Lo más importante es que lleguen a un consenso y que salgan nuevas preguntas. El capitán muchas veces ayuda a organizar esta parte. Hay que tratar de  que sean ellos los que lleguen a sus conclusiones. El papel del embajador es guiar la conversación, más no imponer verdades. Pasa mucho que llegan a respuestas que para uno son incorrectas, pero no importa. Hay que asegurarse de que las nuevas preguntas desafíen esas "verdades". No se trata de llegar a una verdad, se trata de hacer el ejercicio de aprender, de hacer preguntas y responderlas.
Mantener a un grupo motivado es cuestión de encontrar preguntas que les apasionen y te apasionen. Se debe  aprender a aprender y esto se puede hacer con cualquier tema. Hay mucho que puede aprenderse  con el fútbol, los carros, los pájaros, los aviones y los dinosaurios. Cualquier tema o recurso puede usarse para aprender algo de biotecnología, ciencia, historia, principios y valores. Se quiere desarrollar habilidades, no encontrar verdades. Para mantener la motivación activa es importante innovar, y es por eso que Sole no tiene muchas reglas. Hay que atreverse a hacer la actividad diferente y desarrollar el arte de formular  una buena pregunta.
Esta metodología es abierta. SOLE Colombia tiene un kit y unos manuales que pueden descargarse gratis en www.solecolombia.org y que cuentan con más consejos, una descripción detallada y una gran lista de preguntas que te ayudarán a comenzar.
Retos de SOLE
El gran reto de SOLE es lidiar con unos estándares y un modelo rígido que obliga a las instituciones educativas a enseñar de una determinada manera, lo que frena la innovación en la forma de enseñar.
Lo bueno es que SOLE sirve como una actividad novedosa que se puede incluir dentro de las clases para dinamizar e innovar. Le permite a un docente enseñar casi cualquier tema, sin necesidad de ser un experto. Los niños aprenden más rápido que un docente, y si se aprovecha la motivación, se puede hacer que ellos aprendan solos.
SOLE ha pasado de ser una actividad para niños a convertirse también en una actividad que genera cohesión social cuando se mezclan adultos y ñiños. También sirve como un diagnóstico social visto desde otras miradas. Si se observa con atención, se puede entender mucho de las dinámicas de las comunidades.
Nube de abuelitas
La nube de abuelitas es una gran innovación que potencia SOLE. Abuelas en Inglaterra, India y pronto Colombia donan una hora de Skype a la semana para dirigir una actividad SOLE con niños en otra parte del mundo. Ha probado ser una gran forma de aprender el idioma inglés. Los niños por la sola curiosidad de tener una abuela en otro país y por la necesidad de comunicarse con ella, aprenden su idioma, además de las otras habilidades que promueve SOLE. Las abuelas, por un lado, se sienten importantes, ocupan su tiempo, mientras que espacios donde es complicado tener un buen docente ganan una actividad de aprendizaje.
SOLE Colombia es un colectivo de ideas y acción (think & do tank) que cree en la transformación del futuro del aprendizaje, por medio de contagiar el uso de la metodología SOLE a gran escala en todos los rincones del país por medio de alianzas público-privadas que den uso y apropiación a la infraestructura tecnológica existente. Mediante el fortalecimiento de la comunidad SOLE Colombia se crea conocimiento, herramientas y experiencias para que Sole se convierta en una fuerza transformadora al empoderar a la gente para que tome el control de su propia educación.
Hoy se cuenta con más de doscientos embajadores en quince departamentos de Colombia que participan con comunidades indígenas, población en condición de discapacidad, niños, adultos, reclusos, entre otros.
La invitación es a que todos los que quieran conocer más de la metodología se conecten a través de www.solecolombia.org

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg